Universidad Nacional de San Juan - Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales

20 de Abril de 2009 |


Centro de Interpretación Paleontológico de vanguardia



En 2009 el Parque Natural Ischigualasto o Valle de la Luna, declarado Patrimonio de la Humanidad en 2000, tendrá un centro de interpretación en el que los científicos extraerán y prepararán fósiles a la vista del público. El proyecto arquitectónico llevará el nombre de William Sill, uno de los principales precursores de la investigación paleontológica en San Juan. La parte superior de la estructura terminará en una cúpula de vidrio y será instalada a 1.350 metros de uno de los principales atractivos geológicos de Ischigualasto. La electricidad será generada con energía solar.

El centro de interpretación que se exhibirá este año reafirmará al Parque Natural Ischigualasto en los primeros puestos del ranking del turismo paleontológico y la investigación científica a nivel mundial. La estructura será de características arquitectónicas ultra modernas y allí, los científicos del Instituto y Museo de Ciencias Naturales (IMCN), de la Universidad Nacional de San Juan (UNSJ) podrán realizar la búsqueda, extracción y tratamiento de fósiles a la vista del público.

La idea surgió cuando el director del IMCN, Dr. Oscar Alcober, comentó a las autoridades de la provincia de San Juan la existencia de este modo de búsqueda, elaboración y exposición de fósiles en Estados Unidos. “Pensamos que en los yacimientos paleontológicos de Ischigualasto se podía realizar lo mismo. Ese lugar le dará muchísimo más prestigio al Parque. Hay pocos lugares en el mundo que tengan un centro de interpretación in situ”, dijo Alcocer a InfoUniversidades.

Vista desde “balcones”

El proyecto arquitectónico ya está listo y la elección del sitio para el local fue realizada por especialistas del IMCN. La estructura, cuya parte superior terminará en una cúpula de vidrio, será instalada a 1.350 metros de la formación conocida como “Submarino”, uno de los principales atractivos geológicos de Ischigualasto. El centro de interpretación será circular y ocupará una superficie de 650 metros cuadrados cubiertos. “Hay un círculo de 10 metros de diámetro. En ese círculo los científicos encontraron un yacimiento en torno al que va a girar la obra. Habrá tres gradas con niveles distintos alrededor de la zona en la que trabajarán los paleontólogos. Allí los visitantes podrán circular y presenciar como si estuvieran en un balcón el trabajo científico”, explicó el arquitecto Muñoz Daract, encargado del proyecto.

El centro de interpretación serrá complementado con áreas de servicio al turista, habrá un café y un multiespacio para conferencias y reuniones. La electricidad del edificio será generada con energía solar y contará con una planta de tratamiento de líquidos cloacales para reciclar el agua y usarla en refrigeración.

Camino ascendente

Ischigualasto es, desde el año 2000, Patrimonio de la Humanidad, y la Universidad Nacional de San Juan es la institución que custodia científicamente al Parque. A partir del trabajo de los científicos del IMCN -fundamental para el logro de aquella declaración de la UNESCO-, el Valle de la Luna inició un camino ascendente que pasó por varias etapas: desde una simple carpa instalada en su entrada para la exposición de fósiles y la explicación al público, hasta obras de infraestructura que elevaron el perfil turístico del lugar. El punto más alto es ahora con esta estructura sobre un yacimiento de fósiles, bautizada en reconocimiento a William Sill, uno de los principales precursores de la investigación paleontológica en Ischigualasto.


Fabián Rojas


Hallaron fósiles de diferentes animales acumulados en bloque

Paleontólogos descubrieron en Ischigualasto un Bone Bed, es decir, un espacio con fósiles que yacen juntos y que corresponden a distintos animales que vivieron allí hace más de 200 millones de años. “Algo nunca visto”, define un especialista.

Semáforos inteligentes

La UNSJ presentó un sistema de semaforización premiado por la Asociación Argentina de Control Automático. El prototipo, instalado en la intersección de dos calles de la ciudad de Rawson, detecta el flujo vehicular a través de sensores colocados debajo de las calzadas. Entre las ventajas que ofrece, reduce el consumo de combustible y la contaminación ambiental, y permite una mayor dinámica en la intersección. Estudios realizados muestran que en ese cruce se pudo reducir el tiempo de espera promedio de 42 a 24 segundos. En el mercado industrial no existen equipos de similares características.

Filosofía en la frontera

Niños y adolescentes de comunidades aisladas son educados para construir “un pensamiento propio”. Entre otras problemáticas, en estos poblados confluyen cuestiones como la pobreza estructural de zonas rurales y el trabajo infanto-juvenil asumido como “natural”. Los talleres también apuntan a que tomen conocimiento de sus derechos y obligaciones.

Canal de videos 104