Universidad Nacional del Litoral - Facultad de Bioquímica y Ciencias Biológicas

23 de Abril de 2012 | 4 ′ 26 ′′


Cómo se adaptan las plantas a los suelos salinos



El mecanismo por el cual las raíces de las plantas se adecuan a los suelos con gran cantidad de sal fue desentrañado por un joven investigador del Conicet. Los resultados del estudio, que fue premiado como la mejor tesis en bioquímica y biología molecular de Latinoamérica, permitirían seleccionar las variedades de leguminosas que mejor toleran esas condiciones o generar transgénicos para recuperar suelos.

Los suelos con gran cantidad de sal provocan desiertos. Esto no es nada nuevo para algunas postales del norte santafesino, sin embargo, las plantas tienen mecanismos que las ayudan a adaptarse a esas condiciones extremas. Un joven investigador del Conicet identificó y estudió uno de los genes que regulan cómo se adapta la raíz al suelo y descubrió el proceso por el cual las plantas intentan protegerse del exceso de sal.

“Tanto la falta de agua como el exceso de sal en el suelo afectan al crecimiento de la planta: si a dos semillas iguales de la misma especie se las pone a crecer en un lugar con sal y en otro sin ésta, la raíz va a ser distinta”, explicó a InfoUniversidades Federico Ariel, flamante doctor en ciencias biológicas cuya tesis fue premiada por la Sociedad de Bioquímica y Biología Molecular (SBBq) de Brasil por ser la mejor en Latinoamérica.

En el laboratorio

Con el objetivo de estudiar los genes que regulan cómo se va a adaptar la raíz al suelo, Ariel realizó su investigación sobre una leguminosa -Medicago truncatula- que se utiliza como modelo para la soja, o forrajeras como la alfalfa. Se trata de una planta chica y simple pero muy similar a otras que son de interés agronómico.

“Identificamos qué genes se expresan en las raíces en respuesta a la sal y vimos cómo adaptan la planta al suelo. Elegimos uno de estos genes -MtHB1- y encontramos que ayuda a disminuir la superficie de contacto con la sal. Pero lo más importante es que logramos descubrir cómo lo hace”, señaló el investigador. Se trata de mecanismos moleculares que evitan que la planta desarrolle raíces laterales, es decir, hacia los costados. Por el contrario, la raíz es más larga para llegar a alcanzar más profundidad donde tal vez la concentración de sal sea menor” comentó Ariel.

Para recuperar suelos

Conocer estos mecanismos abre al menos dos opciones para intentar recuperar suelos salinos que se han convertido en desiertos. La primera es seleccionar de las variedades de plantas que existen, aquellas que cuenten con un mecanismo eficiente para ayudar a soportar las condiciones de estrés generadas por la sal. La otra es desarrollar transgénicos, es decir, incorporar a las plantas de interés agronómico un transgén que las haga más tolerantes frente al exceso de sal.

“Imaginemos que vos y yo salimos por la mañana, pero sólo yo llevara un paraguas. Si acaso por la tarde lloviera, lo más probable es que vos te mojes y te enfermes y yo no, por estar preparado de antemano. Eso buscamos con una planta transgénica al incorporarle un mecanismo de respuesta antes de que sienta el estrés, para que esté mejor adaptada”, ejemplificó el investigador.

En cualquier caso, la soja o la alfalfa, sin que se transformen en un monocultivo, pueden ser pioneras para rescatar suelos. “Las leguminosas no necesitan tanto nitrógeno, así que pueden sobrevivir en un suelo más pobre. Poder cultivar alfalfa en terrenos poco fértiles para disponer ganado sería una excelente opción”.

Por el mundo

A sus 28 años, con el título de doctor bajo un brazo y el premio de la SBBq bajo el otro, Ariel se instaló en Francia para hacer un posdoctorado. Allí seguirá estudiando las raíces y su respuesta al estrés, pero en un nuevo modelo y con un enfoque diferente. “Mi objetivo es volver a la Argentina. Tengo un contrato por dos años y puede extenderse, pero mi intención es volver. Es el tiempo suficiente para terminar un proyecto, aprender técnicas nuevas, entablar contactos, trabajar en otros sistemas y volver para establecer una línea propia”, adelantó.


Priscila Fernández - Comunicación científica UNL


Científicos unidos contra la infodemia

Un grupo de investigadores del Conicet se dedica a chequear noticias falsas sobre COVID-19 que circulan en las redes sociales y los medios de comunicación para brindar a la población respuestas claras y basadas en evidencia científica. Entre las fake news que circularon los especialistas señalaron la utilización de dióxido de cloro, las gárgaras con sal, o la nicotina para combatir el COVID-19.

La cuarentena de los adultos mayores

La cuarentena de los adultos mayores

Desde hace varios años los adultos mayores son parte de la comunidad universitaria de la UNLa, en el campus universitario realizan actividades culturales, de recreación, de aprendizaje y de estimulación. Silvia Molina, quien investiga y trabaja desde el Centro del Adulto Mayor y la Especialización en Gerontología, explica cómo atraviesan los adultos mayores el ASPO y cómo los acompaña la Universidad.

Cultivo de frutillas “sin suelo”, una alternativa de producción sustentable

Evalúan un nuevo sistema de producción de frutillas sin suelo, para reducir el uso de agroquímicos. Se busca la implementación de alternativas sustentables para el manejo del suelo y los sustratos bajo invernadero. El objetivo es reemplazar el bromuro de metilo, un desinfectante de suelos y sustratos que daña la capa de ozono y la salud de las personas.

Los efectos de la pandemia en la salud mental de la población

Investigadores desarrollan un estudio epidemiológico sobre el impacto anímico del COVID-19 en población adulta de la Argentina y América Latina. Los resultados preliminares del estudio arrojan que entre el 50 y el 70% de los entrevistados tienen dificultades para dormir, se sienten deprimidos, decaídos o sin esperanzas.

COVID-19: Estudian los efectos del aislamiento social en la salud mental y física

Un grupo de profesionales del área de psicología y de la actividad física y salud elaboró una encuesta online con el objetivo de conocer qué hábitos y conductas se modificaron con la cuarentena. Sostienen que la práctica de actividad física es clave para combatir el estrés y la depresión. La investigación es parte de un estudio a nivel mundial en el que intervienen más de diez países.

Las consecuencias fisiológicas del trabajo en los cuerpos de antiguos habitantes

Un análisis bioarqueológico de la UNCUYO ayudó a comprender algunas características del sistema laboral colonial de Mendoza. Además de revelar altos niveles de actividad física, tanto en mujeres como hombres entre los 35 y los 50 años, un dato sorprendente proviene del rol de la mujer, con su incorporación de forma sustanciosa al mundo productivo en actividades nuevas, y el impacto fisiológico y de salud del trabajo que varió de acuerdo a la posición estamental que ocupó.

Canal de videos 104