Universidad Nacional del Litoral - Facultad de Ciencias Veterinarias

21 de Febrero de 2011 |




Investigadores de la UNL estudian cómo conservar la sangre aviar con microorganismos unicelulares que presentan un tamaño de algunos micrómetros de largo (entre 0,5 y 5 μm, por lo general) y diversas formas incluyendo esferas, barras y hélices.">bacterias para poder usarla en la elaboración de alimentos balanceados para animales. Para ello elaboran, a partir del aislamiento de ciertos microorganismos, un cultivo bioprotector que limita la acción sobre la fermentación de bacterias nocivas. Al reutilizar la sangre aviar como materia prima, se reduce su impacto ambiental, dado que es un desecho muy contaminante porque demanda gran cantidad de oxígeno.

Como en otras industrias, los frigoríficos de pollos generan desperdicios que pueden provocar altos niveles de contaminación. En el caso de la producción aviar, la sangre es un subproducto reutilizable pero, para ello, debe procesarse rápidamente; de lo contrario, comienza a deteriorarse, por lo que muchas veces se desecha. Es por esto que investigadores de la Facultad de Ciencias Veterinarias ensayan un método para prolongar la vida útil de la sangre a partir del desarrollo de un cultivo bioprotector, esto es, un conjunto de microorganismos que al crecer desarrolla ciertas características que evitan que las bacterias deteriorantes puedan tomar el control de la fermentación y provocar la putrefacción.

“La idea es reutilizar la sangre aviar como producto que pueda incorporarse a la cadena agroalimentaria. Así, se aprovecha algo que de otro modo sería un desecho que, por su alta demanda de oxígeno, es capaz de perjudicar a la flora y la fauna de los ecosistemas acuáticos”, detalló a InfoUniversidades el veterinario Laureano Frizzo. Como materia prima, la sangre aviar es rica en proteínas de alto valor biológico, por lo que, si se procesa en forma adecuada, puede usarse como insumo alimentario en la elaboración de balanceados para consumo animal. La sangre aviar, continuó el investigador, “se deteriora muy pronto, al igual que ocurre con la leche. Pero, en la industria lechera ya hay una infraestructura y una cadena más consolidada que hace posible el procesamiento adecuado”.

En el laboratorio

Para desarrollar el cultivo, en una primera etapa los investigadores seleccionaron los microorganismos con los que iban a trabajar. “Nos orientamos hacia las bacterias acidolácticas que durante su crecimiento producen ácido láctico, un fuerte inhibidor de microorganismos deteriorantes. Podemos agregar otras, pero preferimos usar las que son propias de ese ambiente. Las identificamos, evaluamos cómo crecen en distintas condiciones para luego seleccionar las más adecuadas”, señaló Frizzo.

Los investigadores cuentan con cerca de 150 aislamientos y el próximo paso es reintroducirlos en la sangre para que crezcan. “La sangre, a diferencia de la leche, no tiene azúcares, que es lo que usan los microogranismos para crecer. Necesariamente, hay una segunda etapa, en la que vamos agregar un aditivo que ayude a esta bacteria a crecer”, aclaró Frizzo. La idea es utilizar distintas barreras: unas que ayuden a los microorganismos deseables y otras que eviten el crecimiento de los indeseables.

Proteínas para animales

Entre el 95 y 99 por ciento de la sangre está constituido por proteínas, que pueden ser aprovechadas tanto para consumo humano como animal. “En el caso de la de origen aviar, descartaría el destino de alimentación humana porque las condiciones en que se recoge todavía no son adecuadas. Esto hace que haya una alta carga de microorganismos indeseables desde el momento de la recolección. La manipulación de pollos es más complicada que la de los bovinos. El ambiente está más contaminado y eso repercute en la calidad de la sangre. Existen métodos de higienización que podrían aplicarse, pero en general se apunta a aprovecharla para alimentación animal, en la elaboración de balanceados”, detalló.

El trabajo comenzó en 2009, en el marco de los Cursos de acción para la investigación y el desarrollo, una iniciativa en la que se articulan los sectores académicos y productivos a fin de afrontar los desafíos propios de la región. En esta ocasión, participa un frigorífico entrerriano, “Las Camelias”, que apostó a la investigación como estrategia de innovación.

Esta empresa frigorífica cuenta con la tecnología para secar la sangre que luego será reutilizada. Por eso su interés, al igual que el de los investigadores, es posibilitar condiciones adecuadas de transporte para que la materia prima llegue del frigorífico a la procesadora en buen estado.


Prensa UNL - Dirección de Comunicación Institucional


Nanotecnología y botellas recicladas para purificar el agua de efluentes urbanos

Con botellas de plástico recicladas y nanopartículas, investigadores de la Universidad Nacional de La Plata y de la Universidad Nacional del Litoral desarrollan un sistema de filtros que sirve para purificar el agua residual urbana. De este modo, a muy bajo costo, logran disminuir su carga microbiana y toxicidad para luego utilizarla para el riego en zonas semiáridas.

Producen nanocápsulas de origen natural para conservar alimentos

A partir de plantas aromáticas, como el orégano, el laurel, el romero y otras especies, extraen aceites esenciales con propiedades antioxidantes y antimicrobianas que prolongan la vida útil de los alimentos. Bajo la forma de cápsulas diminutas, lograron incorporar esos aditivos naturales en pescados, nueces y leche de soja. Comprobaron que mantienen el producto en buen estado, entre un 30% y 50% más que los conservantes artificiales. El proyecto es desarrollado por un equipo interdisciplinario, en el marco del Programa Institucional y Multidisciplinar (Primar) en Temas Prioritarios, que impulsa la Secretaría de Ciencia y Tecnología de la UNC.

Ácido hialurónico, clave en tumores de mama

En un paper publicado en la revista The Febs Journal, la doctora Laura Alaniz, docente-investigadora del Centro de Investigaciones y Transferencia del Noroeste de la Provincia de Buenos Aires; describió la influencia del ácido hialurónico en la angiogénesis y en la acción sobre los macrófagos, que son un tipo de glóbulo blanco que rodea los microorganismos, los destruye, elimina las células muertas y estimula las respuestas inmunitarias.

Un fotodesinfectante en productos frutihortícolas para reemplazar a los agrotóxicos

Investigadores desarrollaron un fotodesinfectante para productos frutihortícolas. El producto está en tratativas para salir al mercado. Lo que permite hacer este compuesto es alargar la vida de frutas y verduras desde que se produce la cosecha hasta que llega a la góndola.

Relevan en aserraderos hongos causantes de algunas patologías

Más de 40 especies de hongos fueron detectadas en el aire interior de aserraderos, como parte de un estudio que buscaba analizar la composición y concentración de la micota aérea en estos talleres.

Un compuesto de la frutilla protege cuatro cultivos

Un compuesto de la frutilla protege cuatro cultivos

Investigadores tucumanos aplican un extracto de esta fruta sobre caña de azúcar, soja, citrus y en la misma frutilla, para combatir enfermedades. Estimula las defensas y ayuda al crecimiento.