Universidad Nacional de Lanús - Departamento de Salud Comunitaria

12 de Julio de 2021 | 18 ′ 13 ′′


“Cuidar a las fuerzas”: un aporte a la deuda con el sistema de seguridad en términos democráticos



En octubre de pandemia, se publicó el ensayo “Cuidar a las Fuerzas”, escrito por el psicólogo y académico Daniel Russo. Los especialistas definieron la obra con una lógica de crisol multi y transdisciplinario, que se desarrolla a partir de una escena arquetípica: el encuentro en la vía pública entre un funcionario policial y alguien que está intoxicado por alcohol y/o drogas, junto con las opciones que esa escena tiene para resolverse.

Esa pequeña escena, a su vez, le ha permitido a Daniel Russo trazar distintas líneas para abordar y desentrañar los procesos de formación de las fuerzas policiales; el salto entre la formación policial y la función real; los criterios que organizan la función policial; representaciones y subjetividades de los agentes; así como el modo en que el poder público interviene sobre los sujetos que se encuentran en ese estado de vulnerabilidad por intoxicación. Elementos, a su vez, desplegados en su tesis como Doctor en Salud Mental Comunitaria (UNLa).

Criado en el conurbano bonaerense, vivió su adolescencia con la salida de la dictadura y la primavera alfonsinista. “Fue un periodo vivaz, aunque aún las fuerzas policiales mantenían una vigencia represiva. Mostraban mucha rigidez y nadie miraba qué hacían y cómo se manejaban con los jóvenes”, afirmó Daniel. Múltiples escenas de violencia, particularmente en las que participaba la policía de la Provincia, se le tornaban incomprensibles desde los 14 años. Todo indica que fue entonces cuando comenzó a desplegar esas preguntas que lo sensibilizarían a lo largo de su carrera.

Censura vieja y obsoleta
en films, en revistas y en historietas.
Fiestas conchetas y aburridas
en dónde está la diversión perdida.
Represión a la vuelta de tu casa
Represión en el quiosco de la esquina
Represión en la panadería
Represión 24 horas al día.

“Represión” por Los Violadores

Con un vasto recorrido como docente regular de la UNLa, fue responsable también de la Dirección Nacional de Capacitación en SEDRONAR durante la gestión de Rafael Bielsa. Allí, lo primero que hizo fue elaborar una guía para las fuerzas federales con información basada en evidencias e investigaciones científicas, acerca de cómo intervenir en una situación en la calle con alguien intoxicado. No existía en la Argentina, por ese 2013, un documento similar, salvo un antecedente que luego de una búsqueda exhaustiva apareció en Canberra (Australia) y que tomaron como precedente.

Con respuestas quirúrgicas Daniel respondió nuestros interrogantes acerca de los hallazgos que desentrañó en su libro.

–¿Partiste de alguna hipótesis de trabajo?
–Sí, pero la investigación me llevó al punto contrario de mi hipótesis central. Fue una experiencia de humildad académica maravillosa, porque mi hipótesis partía de la base que había una intencionalidad de regular el espacio en relación con las personas intoxicadas. Como que los policías tomaban su turno y salían deseando encontrarse con alguien intoxicado para ponerlo en cuadro. Y nada más alejado de la realidad. De hecho, me encontré con toda una serie de recursos que ponen en juego para echar a la persona de la parada, sacarla del otro lado de la avenida, cambiarla de jurisdicción, esquivarla. Y esto es porque les representa un problema. Porque si esa persona queda registrada en la intervención, en alguna cámara, en una denuncia de algún vecino o lo que sea, y luego le pasa algo, o si activa contra un tercero, ese policía queda afectado y a tiro del incumplimiento de funcionario público.

–¿Desde qué paradigmas abordaste la temática?
–En este enfoque, la UNLa me forjó respecto de lo que implica la institución policial, el trabajo policial y la responsabilidad política del Gobierno sobre la seguridad. Estoy atravesado por estas coordenadas que implican una perspectiva multi y transdisciplinar, y el aporte del Doctorado también fue fundamental.

–¿Qué implica?
–Por un lado, la vulnerabilidad de la intoxicación, sobre todo en la situación de vía pública. Estamos frente a alguien que, además de lo que puede provocar, puede sufrir muchas situaciones o daños, como accidentes, robos o agresiones sexuales. Y, por el otro, el funcionario que tiene que intervenir, que no cuenta más que con criterios de orden personal respecto de lo que le está pasando al otro. Si la otra persona está alcoholizada, quizás tiene algo de experiencia de lo que le pasa por la cabeza. Pero, hasta cierto punto. Entonces, es una escena en donde el criterio particular juega un rol potente. Y el policía, en esa intervención, va a intentar contener y controlar la escena también con las herramientas propias de su formación. Pero con una pequeña cuestión, salvo que haya una situación de violencia, la intoxicación en sí misma no es un delito, salvo en situaciones muy puntuales. Si uno camina por la vereda en la Ciudad de Buenos Aires alcoholizado, no hay delito, entonces, la intervención policial no encuentra demasiados elementos que habiliten al ejercicio de la función. Ese es el punto ciego de la escena. Si la persona está alcoholizada en la cancha o en un recital, ahí sí hay una contravención y la policía puede intervenir. Si la persona está consumiendo drogas ilegales en la vía pública, ahí está en falta por la ostentación, entonces, el artículo 12 de la Ley de Drogas ampara al policía a la hora de intervenir. Si la persona intoxicada tiene en su poder sustancias también puede intervenir, porque lo que se pena es la tenencia, no el efecto. Pero cuando hay alguien que “está puesto”, como se dice generalmente, la acción de un policía en el 99 por ciento de los casos va a ser intentar salir del problema, esquivar el contacto.

–¿Cómo debería actuar la policía?
–En ese punto, me sugerí un punteo básico de una intervención ideal. Tiene que ver con tomar cuenta de la situación, hacer una evaluación de riesgos potenciales. Ver si esa persona puede sufrir un accidente en la vía pública, si tiene algún elemento corto punzante, o cualquier situación que pueda escalar, cuando la situación en sí no tiene violencia en el medio. Modular rápidamente para pedir apoyo a otros policías si el agente se encuentra solo. Pedir automáticamente intervención del SAME y contener verbalmente hasta la llegada de los agentes de la salud, con el fin de que puedan hacer una evaluación profesional de qué le está pasando a esa persona. Ese sería el cuadro ideal y que la persona intoxicada –acá se abre otro capítulo– acepte ser asistida. Porque nadie está obligado a ser asistido por personal sanitario.

He estado esperando a un guía que venga y me coja de la mano
¿Podrían estas sensaciones hacerme sentir los placeres de un hombre normal?
Nuevas sensaciones apenas me interesan un día más
Tengo el espíritu, pierdo el sentimiento, llévate el shock
Va más de prisa, se está moviendo más de prisa, se nos está yendo de las manos.

“Disorder” (Desorden) por Joy Division

-Las fuerzas no son un todo homogéneo, ¿encontraste diferencias entre ellos?
–Reconozco que no pude seguir la premisa de proporcionalidad de género para las entrevistas. Pero en las entrevistas que tuve con personal femenino, no encontré ninguna diferencia de criterio en relación con los varones.

–¿Y la experiencia?
–Tuve una situación significativa. Justo hice las entrevistas en el momento de creación de la Policía de la Ciudad. Entonces, nadie se identificaba con la institución y allí coexistían policías de distintas fuerzas. Era una situación muy compleja, porque no había ningún policía en la ciudad de propio cuerpo, y todavía no había egresado ninguna camada. Esto generó que tenían criterios muy diferentes entre ellos. Aunque la experiencia era una línea divisoria clara. Los policías de mayor experiencia aseguraron el “fervor de las nuevas camadas”. Esto significa que, según ellos, las nuevas promociones pasan muy rápidamente a una matriz confrontativa. Y los más experimentados se diferencian a partir de la siguiente afirmación: “las situaciones las llevamos de pico”. Es decir, que llegan a acuerdos dialogando para que las situaciones no escalen como posicionamiento estratégico. ¿Por qué lo hacen? Porque prefieren evitar papeleos, quedar a disposición de un fiscal cuando hay lesiones o una intervención física, evitar riesgos.

Hay una escena muy clara. Si la persona intoxicada está en el curso de una conducta violenta o amenazante, lo que prima es la conducta violenta y amenazante. Pero si la persona intoxicada reconoce la autoridad del policía y rápidamente va acompañando lo que este le propone, la escena no escala. Ahora, si la persona intoxicada empieza a mostrar algún rasgo de desafío o a mostrarse reticente, el policía sabe que en esa escena no tiene muchas herramientas para intervenir, porque no hay delito ni contravención. Allí lo que hace es embarrar la cancha, generar desafíos directos o imperceptibles para producir algún tipo de reacción. Cuando esto sucede, ya puede enmarcar su intervención en el campo penal, porque se enmarca como resistencia a la autoridad.

–¿Las percepciones varían de acuerdo al tipo de sustancia que produce la intoxicación?
–Hay dos líneas divisorias muy marcadas. La primera, mayoritaria, tiene que ver con la intoxicación con alcohol y la intoxicación con drogas ilegalizadas. La intoxicación con alcohol de por sí ya baja algunas tensiones en las representaciones del policía. ¿Por qué? Porque alguna vez el policía tomó de más, o lo hicieron algunas de sus personas allegadas. Es una práctica compartida, que tiene cierto beneplácito, en tanto no aparezcan conductas desafiantes o violentas, porque ahí la cosa cambia. Pero si la persona responde hay una corriente empática, una comprensión. En cuanto a las drogas ilegalizadas, automáticamente se activa un registro en que se asocia a esa persona con la figura de delincuencia. ¿Por qué? Porque para poder llegar al estado de intoxicación, tuvo que tener contacto con proveedores. Ser parte de un circuito en donde está presente la infracción a la ley penal. Muchos policías critican esto. Consideran que es injusto, pero mientras la ley penal diga que la tenencia para consumo es alcanzada por la pena, listo. Asocian directamente la figura con la delincuencia.

–¿Y el accionar policial cambia según la clase social a la que pertenece el intoxicado?
-Sí; cuando la persona intoxicada tiene marcas y señas de pertenecer a la clase media, media alta o alta, la evitación de intervención es total. Aquí, lo que suponen es que la red de contactos de esa persona en algún momento puede conectarse con la red de aquellos que pueden tirarle las orejas: comisarios, fiscales, jueces, etcétera. Van a tener un trato extremadamente cuidadoso. No así cuando es joven y pertenece a los sectores populares. Ahí se van a desplegar muy pocos reparos intermedios en la intervención. Va a ser más directa y con los fines de pensarlo como una intervención de seguridad pública.

Ellos están formados en línea recta
van a través del viento
los chicos se están enloqueciendo
la guerra relámpago
están amontonándose en el asiento trasero
generando vapor
pulsando con los latidos
la guerra relámpago
“Ataque relámpago” por Los Ramones

–¿Qué impacto tuvo la reglamentación de la salud mental, es una legislación argentina que asegura el derecho a la protección de la salud mental de todas las personas, y los derechos humanos de aquellas con padecimiento mental.">Ley de Salud Mental que aborda a las adicciones como un padecimiento?
–Te diría que la ley es taxativa. Artículo 4: las adicciones constituyen parte de lo que se entiende como problemática de la salud mental. Artículo 7: debe garantizar el tratamiento adecuado a las personas que lo requieren. En este caso, justamente, lo que se muestra es una baldosa en donde se producen incompatibilidades entre lo que la ley espera y la Ley de Drogas, que es una unidad que se orienta en términos de penalización. Pero después, en esta escena puntual hay un tema que es excluyente, porque quienes intervienen en la vía pública son los policías. Y ellos no tienen, ni pueden tener formación en salud mental. Pueden tener criterios, capacitaciones, actualizaciones, protocolos como los que nosotros tratamos de formular oportunamente desde SEDRONAR. Pero no hay una agencia estatal que circule y que pueda intervenir de manera rápida para atender a personas padecientes en la vía pública. Me enteré hace poco de una experiencia en Oregon, en donde una asociación civil de profesionales de la salud cumplía esa función de intermediación en la calle de un pueblo pequeño. Pero en la Argentina, cuando llamás al 911, la respuesta ya es de intervención policial, y un policía no es un agente sanitario.

–Los policías que entrevistaste, ¿solicitaron formación en estos temas?
–Sí, y lo exigen de una manera bien plantada. De hecho, reconocen que esos huecos en la formación básica representan para ellos un problema enorme. Tienen conciencia de esta vacancia y que este tipo de intervenciones no son esporádicas, sino que son muy habituales en el recorrido policial.

–¿Querés destacar otras conclusiones a las que hayas llegado?
-Creo que nuestra sociedad debe comprender mejor la importancia de la función policial en el sistema democrático. Para ello, la UNLa tiene una participación histórica de acompañar desde la academia. Hay que empujar también desde el poder político para fortalecer las capacidades de intervención de las distintas policías, pero con perspectivas multidisciplinarias y con una lógica democratizante. Hay que descartar el criterio de confrontación con la institución policial, como si fuese un ejército de ocupación de nuestro territorio. No reconocerla con su importantísima función dentro de la democracia implica una ceguera que dificulta la posibilidad de pensar creativamente cómo mejorar el servicio policial y sus funciones. En esto trato de no ser ingenuo. Hay matrices delictivas en la institución policial muy enquistadas, claro que sí. Hay prácticas que son insoportablemente antidemocráticas y violatorias de derechos humanos, sí por supuesto. Pero eso hay que transformarlo, no alcanza con denunciar. Y lo que percibo es que al interior de las fuerzas también hay voluntad de cambio. Y este proceso de transformación tiene que ser parte de un proceso amplio que involucre a todos los actores. Porque tenemos una deuda enorme con el sistema de seguridad en términos democráticos.

Otra conclusión es la idea de que la problemática policial y la cuestión del abordaje específico de droga forman parte de un gran analizador social. Es un punto en donde se condensan un montón de fuerzas que hablan de quiénes somos como sociedad. Si realmente queremos saber cómo somos como sociedad, hay que ver qué servicio policial tenemos.

–¿Hay algún detalle de color que quieras compartir de la experiencia?
-Sí, las comisarías tienen algo que se llama academia. Se trata de un espacio en el que algún miembro de la institución con experiencia habla con los más jóvenes y les da instrucciones o criterios antes de empezar el turno. Me enteré, a través de estudiantes de Seguridad Ciudadana (UNLa) con funciones de conducción o ciertos niveles jerárquicos, que empezaron a usar el libro como elemento de discusión para esos ámbitos. Eso me hizo alucinar en colores.

Usted tiene derecho a la libertad
Habla, siempre y cuando no estés
Lo suficientemente tonto como para intentarlo

Conozca sus derechos
Estos son tus derechos
“Conozca sus derechos” por The Clash

–¿Qué viene después del libro?
–Tengo ganas de, a partir de otra escena muy chiquita, indagar otro de los núcleos que hablan de la convivencia en la socialización y el sistema de representaciones. Me refiero al factor de ruido o de contaminación sonora en la vía pública. Esto es algo que me preocupa porque sufro mucho los ruidos y tengo un oído sensible. Crecí escuchando música punk, no es que me sorprendo porque haya alguien que escucha música en volumen alto, pero las tecnologías y el modo en que las personas se presentan en la vía pública, en el espacio común, permite abordar esto como una escena que condensa un montón de fuerzas muy extrañas que están ocurriendo en este momento de nuestra vida.

En el pasaje de la escritura académica al ensayo hay un salto cualitativo y una pluma que se torna más plástica. Para esta tarea, Daniel referencia a un actor clave que colaboró con color y chicana. Tomás Pal, editor y quien dirige la colección de Psicoanálisis, Salud Mental de la Docta Ignorancia lo arengó: “me aburro muy fácil leyendo, no me adormezcas”. Con un fuerte amor literario, para Daniel agarrarse de un interlocutor imaginario fue clave. “Los estudiantes de la carrera de Seguridad Ciudadana (UNLa) fueron mis aliados y cómplices. A la hora de escribir el libro, dialogué con ellos y me permití eso que pasa en el aula: dar ejemplos, el humor y las historias. Entonces, este trabajo me permitió respetar la solvencia académica y merodear con ciertas expresiones de humor y fluidez”.

*“Cuidar a las fuerzas”, está disponible en la librería Rodolfo Walsh (Edificio José Hernández – UNLa) y se consigue en la tienda digital de la Docta Ignorancia. Y a partir de abril, estará disponible en librerías comerciales.

**Nota publicada el 9/4/2021 en la Revista Viento Sur (UNLa): Cuidar a la Fuerza - Viento Sur (unla.edu.ar)

Valeria Pujol Buch
vpujol@unla.edu
Valeria Pujol Buch
Secretaría General, Comunicación.


Las narrativas de la pandemia de las y los trabajadores de la salud

Las narrativas de la pandemia de las y los trabajadores de la salud

Los trabajadores de la salud antes de la pandemia ya sopesaban experiencias complejas, no sólo por la labor que realizaban sino por las condiciones en las que tenían que ejercer la profesión. En la actualidad, a dieciocho meses del comienzo de la pandemia, investigadoras de diferentes universidades trabajan con las narrativas de estos trabajadores.

Bajante extraordinaria del río Paraná: preocupa el pronóstico de los próximos meses

Los casi dos años de bajante extraordinaria del río Paraná constituyen el período más prolongado de la serie histórica registrada para este río, según exponen desde la UNNE. La perspectiva de los próximos meses alerta que podrían agudizarse los problemas en navegación, tomas de agua y calidad del agua.

Alejandro Kaufman: “La pandemia nos vulnera de manera tal que nos convierte en números”

En este diálogo, el docente e investigador de la UNQ arroja luz sobre un fenómeno colmado de opacidades sobre el que todavía resta mucho por comprender. “(La prensa) ha desempeñado un papel deplorable, no ha hecho aportes; sólo se ha preocupado por alarmar, a la vez que entretener y banalizar lo que sucedía” sostiene el investigador.

Precisiones científicas para evitar el contagio de coronavirus

Investigadores de la Universidad Nacional de Rosario y del Conicet se agruparon para poder llevar precisiones científicas sobre el COVID-19 y los cuidados necesarios. Aclaran que la ventilación es una medida fundamental para evitar contagios masivos.

Cuidado infantil y condiciones laborales: las fuentes de la desigualdad económica de género

Especialistas de la UNCUYO y la UBA exploraron el fenómeno de forma comparativa en Argentina, Chile y Uruguay durante el 2017. Concluyeron que nuestro país se presenta como el más desigual, con los peores niveles de participación laboral para las mujeres en hogares con responsabilidades de cuidado infantil.

Etiquetado frontal de alimentos: una medida para garantizar un derecho humano fundamental

Etiquetado frontal de alimentos: una medida para garantizar un derecho humano fundamental

El Senado de la Nación ya dio media sanción al proyecto de ley, que ahora analiza Diputados. Prevé que los productos de consumo incluyan un sistema de advertencia con la leyenda “exceso en…”. En la Argentina, siete de cada diez adultos y cuatro de cada diez niños, niñas y adolescentes sufren malnutrición por exceso de consumo. Los motivos jurídicos por los cuales el proyecto es fundamental para proteger los derechos constitucionales a la salud, a la alimentación adecuada y los derechos del consumidor.

Canal de videos 104