Universidad Nacional del Litoral - Facultad de Ingeniería Química

30 de Julio de 2009 |


Diseñan lubricantes biodegradables



Científicos de la UNL y el Conicet trabajan para sustituir productos derivados del petróleo por otros biodegradables y provenientes de fuentes renovables, mientras que los expertos del INTEC investigan cómo sortear los desafíos técnicos que implican estas nuevas alternativas. En conjunto, apuntan a la producción de estos lubricantes a partir de glicerol, un alcohol que se utiliza en distintas industrias como la química y la farmacéutica, y de esta manera lograr un material multipropósito que responda con éxito a las necesidades de los diversos climas.

Sustituir materiales tóxicos de origen mineral por otros biodegradables generados a partir de materias primas vegetales es el objetivo de un grupo de investigadores del Instituto de Desarrollo Tecnológico para la Industria Química (INTEC). “Los aceites vegetales, como los provenientes de las oleaginosas, son fuentes de materias primas que sirven para la generación de muchos productos diferentes”, explicó a InfoUniversidades el doctor Miguel Ángel Baltanás, investigador del INTEC dependiente de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) y del Conicet.

Una de las aplicaciones que se estudia es el diseño de “biolubricantes”, que pueden ser grasas o aceites. “El desafío es que hay necesidades distintas en cada país. No es lo mismo un lugar donde hace -40 grados de temperatura, en el que se requiere un lubricante que no se congele por el frío en el arranque, que los requerimientos de nuestro país que tiene lugares como Santa Fe, donde puede hacer 40 grados, o más. Un material multipropósito no es fácil de hacer y a eso apuntamos”, indicó Baltanás.

Con el desarrollo de sustancias biodegradables se implementa una doble estrategia: por un lado se disminuye el consumo de recursos no renovables, al tiempo que se evita generar un material que luego debe ser desechado y puede contaminar el suelo y las aguas subterráneas. El investigador ejemplificó: “Cada vez que se cambia el aceite de un auto o un colectivo, ese material se desecha; son miles de toneladas. Si se hacen lubricantes biodegradables podemos evitar esa contaminación”.

Una de las nuevas líneas de trabajo apunta a producir estos lubricantes a partir de un subproducto de la elaboración de biodiesel: el glicerol. Se trata de un alcohol que se utiliza en distintas industrias como la química y la farmacéutica. En este caso, los investigadores apuestan, en cooperación con una empresa rosarina, a usar el glicerol como materia prima para el desarrollo de biolubricantes para diversos climas. De esta manera se aprovecha el subproducto sin recurrir a los aceites minerales.

Alternativas verdes

El abordaje, tanto desde el punto de vista académico como en el trabajo conjunto con empresas del sector privado, aspira a superar las dificultades técnicas que conlleva usar aceites vegetales. En las sustancias biodegradables se da una contradicción, ya que los aceites vegetales pueden degradarse precisamente porque son más frágiles, lo que dificulta trabajar con ellos. Esto es diferente a lo que ocurre con derivados petroquímicos que no se alteran con el correr de los años precisamente porque, al ser tóxicos, los microorganismos no sobreviven en ellos y son por eso más estables. “Hay que tomar ciertas precauciones al trabajar con aceites vegetales. Si en la fabricación se tiene el cuidado de evitar la exposición a la luz, el oxígeno y la humedad, es posible lograr materiales muy estables”, afirmó.

Valor agregado

“Lo que estamos procurando hacer en el INTEC es pasar de los usos convencionales de los aceites vegetales a otros no convencionales que implican valor agregado”, manifestó Baltanás. Esto es una transición a un uso más sabio de la biomasa ya que, según explicó el investigador, hay muchas cosas que se pueden hacer gracias a que el sol sale cada mañana.

“En el mundo hubo un gran cambio cuando apareció el petróleo barato, y todo lo que se hacía con materiales renovables pasó a ser producido con derivados petroquímicos. Ahora sabemos, por ejemplo, que eso produce calentamiento global; entonces, ¿por qué no volver a las fuentes vegetales?”, reflexionó Baltanás.

A partir de los aceites vegetales se pueden hacer epóxidos, es decir, moléculas que sirven de intermediarias para hacer una variedad de otras sustancias, por ejemplo lubricantes, pero también se pueden hacer con ellos sustitutos de poliuretanos (como el que se usa en los colchones o, incluso, en las suelas de las zapatillas) o poliuretanos rígidos (que sirven como aislamiento en las heladeras y las cámaras frigoríficas). “Son muchísimas las cosas que se pueden hacer a partir de estos aceites”, cerró el investigador.


Prensa Institucional UNL - priscilaf@unl.edu.ar


Bioetanol a partir del rastrojo de maíz y sorgo

A través de modelos estadísticos, matemáticos y de ingeniería, investigadores de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora determinaron que la localidad de Unión, en la provincia de Córdoba, resulta el lugar más propicio para instalar una planta de producción de bioetanol de segunda generación.

Los recursos marinos argentinos y sus amenazas

Los recursos marinos argentinos y sus amenazas

El profesor e investigador Marcelo Morales Yokobori aborda la enseñanza de los recursos marinos argentinos para estudiantes de Biología. La soberanía, la importancia de la biodiversidad en el Mar Argentino, las amenazas como la pesca ilegal, o la sobrepesca, se cuentan entre los temas que con creatividad y estrategias innovadoras enseña Yokobori.

Tecnología para detectar alteraciones en alimentos, medicamentos y cosméticos

¿Estuvo un alimento expuesto a contaminación cruzada? ¿El medicamento que tengo mantiene sus propiedades farmacológicas o está alterado y puede afectar mi salud? ¿Puedo detectar si una persona tiene fiebre sólo mirando un apósito en su frente? Científicas trabajan en el desarrollo de materiales capaces de dar respuesta a todas esas preguntas.

Hallan microplásticos en las zonas costeras de Buenos Aires

Investigadoras del Instituto de Tecnología (INTEC) de UADE realizaron un muestreo de arena en las zonas costeras del Área Metropolitana de Buenos Aires para analizar la presencia de microplásticos. Los resultados arrojaron la existencia de microfibras plásticas y microperlas. Un estudio de la Universidad de Newcastle advirtió que una persona promedio podría estar ingiriendo, semanalmente, cinco gramos de microplástico, el peso equivalente a una tarjeta de crédito.

Nanotecnología y botellas recicladas para purificar el agua de efluentes urbanos

Con botellas de plástico recicladas y nanopartículas, investigadores de la Universidad Nacional de La Plata y de la Universidad Nacional del Litoral desarrollan un sistema de filtros que sirve para purificar el agua residual urbana. De este modo, a muy bajo costo, logran disminuir su carga microbiana y toxicidad para luego utilizarla para el riego en zonas semiáridas.

Hallan microplásticos en los peces de la costa porteña del Río de la Plata

Un equipo de investigadores analiza la contaminación con microplásticos hallados en el tracto digestivo de los peces de la costa porteña del Río de la Plata. Entre los ejemplares estudiados se encuentran el bagre blanco, el bagre porteñito y la boga, especies con hábitos alimenticios variados.

Canal de videos 104