El avance de la frontera agrícola contra la biodiversidad

Universidad Nacional de Córdoba - Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales

24 de Junio de 2013 | 5 ′ 6 ′′


El avance de la frontera agrícola contra la biodiversidad


Un grupo de investigadores estudia cuáles serían las áreas de conservación prioritarias para la herpetofauna en la provincia de Córdoba, a partir de la distribución estimada de las especies de anfibios y reptiles. Los científicos afirman que el avance de la frontera agrícola disminuye las posibilidades de conservar la biodiversidad y que las áreas protegidas coinciden, llamativamente, con los terrenos de menor valor.

El biólogo Javier Nori, junto a un grupo de investigadores, estudia cómo afecta el avance de la frontera agrícola a las áreas prioritarias de conservación de la herpetofauna en Córdoba. Nori explica que a medida que la frontera agrícola avanza y las decisiones en conservación se posponen, disminuyen las posibilidades y aumentan los costos para conservar la biodiversidad.

El investigador señaló a Argentina Investiga que la distribución de las áreas protegidas no representa de manera equitativa los distintos ambientes de la provincia. Ilustra su afirmación con el hecho de que en Córdoba existen grandes áreas protegidas, donde el valor de la tierra es muy bajo, como en las Salinas Grandes, mientras que menos del 1% de la superficie de áreas protegidas se ubica en la región pampeana del sur de Córdoba, donde el valor de la tierra es alto y ésta puede ser usada para realizar cultivos intensivos.

La posibilidad de establecer áreas prioritarias de conservación está en tensión con el avance de la frontera agrícola, que hace que se vayan perdiendo los lugares donde existen ecosistemas naturales. En su investigación, el científico determinó áreas prioritarias de conservación de acuerdo a estimaciones de distribución de 70 especies de reptiles y anfibios. El suyo es un trabajo de cartografía, donde se superponen mapas para cruzar la información entre escenarios posibles y, finalmente, determinar las áreas prioritarias para la conservación.

Para el estudio, los investigadores plantearon cómo sería el sistema ideal de áreas protegidas bajo tres objetivos de conservación diferentes. En el primero, para conservar el 5% de la distribución de las especies. En el segundo objetivo, para conservar el 15% de la distribución de especies amenazadas, el 10% de las especies vulnerables, el 7% de las especies poco conocidas y el 5% de las restantes. En el tercer objetivo, el más ambicioso, se plantea proteger el 25% de especies amenazadas, el 15% de las especies vulnerables, el 10% de las especies poco conocidas y el 5% de las restantes.

Luego, para estudiar la influencia del avance de la frontera agrícola en las áreas prioritarias, estos tres objetivos se aplican a tres escenarios de uso de suelo distintos: una situación ideal donde toda la provincia estuviera disponible, un escenario real de 2004, y otro de 2009.

“Lo que vemos es que, a medida que pasa el tiempo, es más difícil cumplir con los objetivos de conservación. Habría que proteger cada vez perímetros mayores y zonas más fragmentadas para poder cumplir con los objetivos. Y mientras mayor es el perímetro, menos efectivas son las reservas. Asimismo, mientras más fragmentado, menor eficiencia en términos generales. Además, la distribución es importante ya que cuando se interponen áreas sembradas en medio de sus ecosistemas, los anfibios y reptiles tienen que moverse entre zonas no conectadas y se pierden especies, servicios ecosistémicos y el flujo de agua” señaló Nori.

Los resultados de esta investigación indican que las áreas prioritarias para la conservación se ven afectadas en forma significativa por el avance de la frontera agrícola. Además, los investigadores aportan datos para discutir la situación actual: “Muchas de las áreas hoy protegidas no han sido elegidas en función de los patrones de distribución de la biodiversidad. Un criterio que prevalece es el valor y la productividad de la tierra. Se protegen grandes extensiones donde el valor de la tierra es bajo, como las Salinas Grandes, mientras que casi no hay superficie protegida en la región pampeana, donde el valor de la tierra es alto y ésta puede ser usada para cultivos intensivos. No es casualidad que en Córdoba, sólo el 1% de la superficie protegida esté situada en ambientes altamente productivos”.

El trabajo sobre “Áreas prioritarias para la conservación de la herpetofauna” forma parte del proyecto general “Analizando los patrones de distribución espacial de la herpetofauna del Chaco de Córdoba desde diferentes escalas jerárquicas” que dirige Gerardo Leynaud y en el cual participan como investigadores Javier Nori, Julián Lescano, Paola Carrasco y Nicolás Frutos. Colaboraron, además, para la realización de este trabajo los doctores Mario Cabrera de la UNC y la investigadora mexicana Patricia Illoldi-Rangel, especialista en los análisis de detección de áreas prioritarias para conservación. El trabajo ya fue aceptado para ser publicado en la revista “Biological Conservation”.

Andrés Fernández
comunicacion@rectorado.unc.edu.ar
Eliana Piemonte
Prosecretaría de Comunicación Institucional


La comunidad sorda demanda reconocimiento como minoría lingüística y cultural

La comunidad sorda demanda reconocimiento como minoría lingüística y cultural

El objetivo del trabajo es reconstruir las historias de los sordos y sordas argentinos a partir de una cartografía que los recupere colectivamente.

Un tesoro en riesgo

Un tesoro en riesgo

Un trabajo de investigación en el Humedal Llancaneloza, identificó numerosas amenazas para la biodiversidad y propusieron acciones necesarias para mejorar las condiciones del Área Natural Protegida.

Bacterias: la vida secreta en las lagunas

Bacterias: la vida secreta en las lagunas

Una investigación detectó ciertas bacterias "anormales" en las lagunas de la cuenca alta del Río Salado, provincia de Buenos Aires. ¿Cuán riesgosas resultan para la salud de la población de la región?

La Universidad de Belgrano impulsa biocorredores para Buenos Aires

La Universidad de Belgrano impulsa biocorredores para Buenos Aires

Eduardo Haene, Ingeniero Agrónomo y Profesor de la carrera de Ciencias Biológicas de la Universidad de Belgrano lleva adelante una investigación sobre biocorredores como estrategia para garantizar la conservación de la biodiversidad en la CABA. Se trata de un apasionante desafío para el paisaje urbano que caracteriza a la ciudad. El desarrollo urbano justamente trabaja “contra la conservación de especies”, fragmentando los hábitats, introduciendo especies exóticas e interrumpiendo ciclos naturales del paisaje.

En pocos meses, 160 mil hectáreas de Río Cuarto y la zona tendrán un actualizado y preciso mapa de suelos

En pocos meses, 160 mil hectáreas de Río Cuarto y la zona tendrán un actualizado y preciso mapa de suelos

Es una valiosa documentación cartográfica que se hará a partir de un detallado análisis de imágenes satelitales y el chequeo de más de 300 pozos de observación y estudios de laboratorio. Estará lista en 2019 y permitirá mejoras en el uso agropecuario de los campos.

Una red de sensores para proteger la selva misionera

Una red de sensores para proteger la selva misionera

Un equipo de investigadores trabaja para crear una red de monitoreo con el objetivo de controlar áreas protegidas de la selva misionera, estudiarlas con mayor profundidad y protegerlas tanto de amenazas medioambientales como de actividades ilegales que pongan en peligro la flora y fauna de la región.

Canal de videos 103

Palabras Claves