Universidad Nacional de Rosario - Facultad de Ciencias Bioquímicas y Farmacéuticas

02 de Abril de 2012 | 4 ′ 41 ′′




Una investigación probó la capacidad del azúcar de mesa para atacar la bacteria productora de gangrenas. Se caracterizó a nivel genético porqué y cómo el azúcar previene la contaminación de los tejidos y acelera la cura, ya que impide el desarrollo de microbios que ingresan a través de la piel y producen toxinas que degradan los tejidos. Los investigadores proyectan el desarrollo de un antibiótico que prevenga este tipo de infecciones.

El laboratorio del doctor Roberto Grau, director del proyecto radicado en la Facultad de Ciencias Bioqímicas y Farmacia, está ubicado en el inmenso hospital escuela que constituye el Hospital Centenario. Allí, se lleva adelante una línea de trabajo que investiga a la bacteria Clostridium perfringens.

Esta bacteria es la causante de la enfermedad conocida como gangrena gaseosa. Se trata de una infección necrosante de los tejidos. Clostridium perfringens produce gas dentro de los tejidos gangrenados y, en ausencia de oxígeno, su tendencia expansiva se desarrolla rápidamente, por lo cual con frecuencia resulta mortal.

Según expone Grau, la bacteria Clostridium perfringens también es uno de los principales causantes de intoxicación por alimentos contaminados. Esta bacteria tiene como particularidad su sensibilidad al oxígeno. En contacto con el aire, muere. No obstante, se trata del patógeno de humanos más ampliamente distribuido. Esto se debe a su capacidad de generar esporas, que son estructuras de resistencia inertes e insensibles a cualquier tipo de agresión, como el tratamiento con antibióticos. Cuando llegan a un lugar apropiado, esas esporas desarrollan gangrena.

“Hace unos cinco o seis años atrás comenzamos a estudiar esta bacteria, en particular cómo se regula su proceso de producción de esporas. A medida que avanza la gangrena, la bacteria va produciendo toxinas que degradan los tejidos. Una gangrena tratada tardíamente puede llegar a avanzar diez centímetros por hora. Por eso, hasta el momento, la solución a la gangrena es la amputación”, cuenta Grau.

En 2006, el equipo que dirige publicó un artículo en colaboración con un grupo de investigadores de Estados Unidos donde describieron la forma de regulación de la capacidad esporulante de Clostridium. “En ese momento la llamé ‘la señal salada’, porque descubrimos que los azúcares podían regular negativamente la capacidad de esta bacteria de realizar gliding (de desplazarse)”, indica el investigador a InfoUniversidades.

Entonces, el equipo de Grau comenzó a pensar un proyecto de ciencia aplicada a largo plazo: “Si conocemos la formación de la espora y ahora podemos inhibir el gliding, podemos pensar en un antibiótico para impedir la esporulación y el avance de la bacteria”.

En aquella oportunidad, cuando se publicó el artículo en colaboración, algunos científicos se acercaron al doctor Grau con una inquietud clave: qué relación tenía la vieja práctica médica de aplicar azúcar de mesa en las heridas con la investigación que se desarrollaba en los laboratorios de microbiología en Rosario.

“Parte del porqué de esa práctica médica se debe a la capacidad del azúcar de absorber el agua. Es un proceso osmótico que le quita a la bacteria el agua libre suficiente para crecer. Pero se sabía que eso no era todo. Entonces, cuando avanzamos con nuestras investigaciones, decidimos ver qué tenía que ver el azúcar con la producción de toxinas. Lo que descubrimos es que el azúcar regula negativamente la producción de toxinas esenciales para el desarrollo de la gangrena. De esta manera, se completa la tríada: sabemos impedir que la bacteria esporule. Si la alternativa es escapar, sabemos cómo impedir el desplazamiento. Si produce toxina, también sabemos cómo inhibir ese proceso. Con lo cual, la bacteria estaría totalmente indefensa”, señala el científico.

Próximos pasos

“El próximo paso será desarrollar, a partir de este conocimiento, un nuevo antibiótico que prevenga contra este tipo de infecciones -proyecta el investigador-. A través de Conicet vamos a intentar el patentamiento del descubrimiento para que, el día de mañana, si hay un desarrollo de antibióticos, tanto Conicet como la UNR puedan participar. Por supuesto, nos gustaría que el antibiótico pueda desarrollarse en el país”.

El director de la investigación se enorgullece de que esta última etapa de los estudios sea de producción 100% local: “Trabajamos junto a tres estudiantes, becarios de posgrado. En este laboratorio de microbiología tenemos todo el equipamiento necesario para el desarrollo de este tipo de investigaciones”.


Anahí Lovato


COVID-19: claves para entender el virus

COVID-19: claves para entender el virus

Ina Sevic, doctora en Virología e investigadora de la UNNOBA, explica cómo funciona el universo viral: cómo mutan, con qué frecuencia lo hacen y los saltos de especie. “Es mejor aprender el comportamiento adecuado para las pandemias de una vez, porque no va a ser el último virus que aparezca”, asegura.

Covid-19: Diseñan lámparas ultravioletas para desinfectar ambulancias

Investigadores de la UNT ensayan un sistema portátil para reducir la propagación del Covid-19 y de otros virus en ambulancias y salas hospitalarias. Los especialistas trabajan en que el sistema irradie la dosis necesaria para eliminar virus y bacterias en el tiempo de parada de las ambulancias, después de su limpieza cotidiana y como complemento a las desinfecciones químicas.

Infecciones gástricas: aportan nuevos datos para su tratamiento

Una de cada dos personas en el mundo sufre infecciones gástricas causadas por la bacteria Helycobacter pylori. Investigadores trabajan en identificar los genotipos prevalentes de esta bacteria en el Centro y Norte santafesinos. Además, analizan su estructura genética para estimar su nivel de virulencia o si ha adquirido resistencia a antibióticos. De esta manera buscan aportar datos que permitan generar una medicina personalizada.

Desarrollan biofertilizantes a partir de una bacteria de las manzanas

Desarrollan biofertilizantes a partir de una bacteria de las manzanas

Investigadores crearon un método innovador para optimizar el crecimiento de plantas a pequeña y gran escala. Se trata de perlas biofertilizantes que tienen como ventaja ser promotoras de crecimiento, controladoras biológicas y soportan un amplio espectro de temperatura. Están creadas a partir de bacterias inocuas, obtenidas de la parte exterior de las manzanas.

Un fotodesinfectante en productos frutihortícolas para reemplazar a los agrotóxicos

Investigadores desarrollaron un fotodesinfectante para productos frutihortícolas. El producto está en tratativas para salir al mercado. Lo que permite hacer este compuesto es alargar la vida de frutas y verduras desde que se produce la cosecha hasta que llega a la góndola.

Científicos crean una súper bebida y son reconocidos

Darío Cabezas y Gonzalo Palazolo, docentes investigadores, crearon una bebida y fueron distinguidos con el premio Innovar. Es de tipo vegetal y fue producida a base de grano entero de quínoa, con lo cual se caracteriza por ser nutricionalmente saludable.

Canal de videos 103