Estudiantes: comen menos grasas pero tienen más sobrepeso

Universidad Nacional del Litoral - Facultad de Bioquímica y Ciencias Biológicas

16 de Abril de 2012 | 4 ′ 12 ′′


Estudiantes: comen menos grasas pero tienen más sobrepeso


Entre 1995 y 2010 bajaron el nivel de colesterol total y el consumo de grasas, y se incrementó la actividad física entre los alumnos de la Facultad de Bioquímica y Ciencias Biológicas. Sin embargo, también aumentó el sobrepeso en un 4%, el consumo de cigarrillos trepó a casi un 10% más y los antecedentes familiares directos de patologías cardiovasculares se incrementaron en un 11%. Los especialistas insisten en la importancia de la promoción de los estilos de vida saludables para la prevención.

En los últimos 15 años, los estudiantes se volvieron más activos pero también más fumadores. Así lo reveló una investigación de la FBCB, que comparó los factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares de los estudiantes en 1995 y en 2010.

El estudio mostró que el sedentarismo se redujo del 85% al 61%. Las actividades más frecuentes entre los estudiantes son asistir al gimnasio y salir a caminar, mientras que la práctica de deportes se ubica más atrás.

Otro indicador favorable para la salud de los jóvenes es la reducción de colesterol total y la disminución en el consumo de grasas. “Los estudiantes ahora están mejor informados en cuanto a la alimentación. La de los ‘90 era la generación de alto consumo de hamburguesas; ahora, las tartas y las ensaladas cuentan con una mayor adhesión entre los jóvenes que almuerzan en la cantina de las facultades”, explicó a InfoUniversidades Alejandra Fortino, docente e investigadora.

Si bien todos esos cambios son positivos para la salud de los estudiantes, otros indicadores arrojaron cifras desfavorables. El consumo de cigarrillos entre ambas comunidades universitarias creció del 13,4% al 23%. Otro factor que mostró un cambio alarmante fue el incremento de los antecedentes familiares primarios de enfermedades asociadas a riesgo cardiovascular, es decir, en padres y hermanos. Mientras que en 1995 era de 9%, en 2010 la cifra trepó al 20%.

Por último, no se observaron diferencias significativas entre los valores de glucemia, triglicéridos, índice de masa corporal y tensión arterial en ambas poblaciones.

El trabajo

Los primeros datos fueron recabados hace 15 años por el grupo de investigadores sobre una muestra de 185, entre varones y mujeres, estudiantes de FBCB. En 2010, la muestra abarcó también a estudiantes de la Facultad de Ciencias Médicas y fue de un total de 152 personas. En todos los casos se trató de jóvenes entre los 20 y 25 años. Se tomaron muestras de sangre para analizar, medidas antropométricas, cuestionarios y un recordatorio de comidas.

En la actualidad, entre los estudiantes el índice de obesidad es bajo -del 2,6%- pero superior al de 1995 cuando era de 1,6%. En tanto, sí se evidencian más casos de sobrepeso que alcanzan el 16,6%. Esta cifra representa un aumento del 4% en los años transcurridos. En 2010, las medidas antropométricas incluyeron el diámetro de cintura abdominal que se relaciona con la resistencia insulínica. Así, la tendencia mundial al incremento del sobrepeso afecta también a la comunidad de jóvenes universitarios.

“Las generaciones cambiaron y nosotros queríamos ver esa diferencia. Incluimos a los estudiantes de medicina porque son, específicamente, quienes se ocuparán en el futuro de la promoción de la salud”, señaló Fortino.

Los resultados fueron presentados en el XXIX Congreso Nacional de Cardiología celebrado en Córdoba. Además de Alejandra Fortino, el equipo responsable del trabajo está integrado por Laura Modini, Alicia Zurbriggen, David Folonier, Paula Gonzalo y Lucía Sabbione

La clave, prevenir

Según recalcan los expertos, las enfermedades cardiovasculares tienen en su origen un componente genético que no se puede cambiar, pero también hay otro factor que está relacionado con los hábitos de vida y que, por ello, se puede modificar. “Resulta indispensable el esfuerzo en el diseño e implementación de estrategias tendientes a la promoción de los estilos de vida saludables y la prevención de enfermedades cardiometabólicas en poblaciones jóvenes”, concluye el trabajo de investigación.


Priscila Fernández - Comunicación científica UNL


Desarrollan un biosensor electroquímico para análisis clínicos

Desarrollan un biosensor electroquímico para análisis clínicos

Investigadores argentinos y mexicanos desarrollaron un biosensor electroquímico que, entre otras aplicaciones, puede ser empleado en la industria de energéticos y en análisis clínicos. Los biosensores son herramientas analíticas de bajo costo, que permiten realizar medidas rápidas y simples de manipular.

Brócolis fortificados para ayudar a prevenir enfermedades

Brócolis fortificados para ayudar a prevenir enfermedades

Es la hortaliza acumuladora de selenio por excelencia, por eso investigadores de Esperanza trabajan en su biofortificación. El selenio es un elemento químico involucrado en el mecanismo de detoxificación de radicales libres y tiene efecto antioxidante, por eso se presume que hay una relación directa entre la falta de selenio, las enfermedades cardiovasculares y el desarrollo de cáncer.

La dieta y  el déficit alimenticio en periodos de lactancia

La dieta y el déficit alimenticio en periodos de lactancia

Una de las investigaciones llevadas a cabo en conjunto por integrantes de la Universidad Maza (Mendoza) y el Banco de Leche Humana (BLH) del Hospital Lagomaggiore de dicha provincia descubrió que muchas mujeres presentan excesos y déficit en la ingesta de micro y macronutrientes, lo que afecta a la calidad de la leche que reciben los bebés.

Resveratrol, un residuo de la uva que aceleraría la eliminación  del colesterol

Resveratrol, un residuo de la uva que aceleraría la eliminación del colesterol

Pruebas de laboratorio indican que cuando el resveratrol, un compuesto vegetal presente en la piel de la uva, se une a la membrana celular, ayuda al transporte del colesterol. Según los investigadores, que trabajan en ciencia básica, el compuesto potencia los efectos positivos del transporte reverso de colesterol, desde las células hacia el hígado, para su posterior eliminación.

Aceite de oliva, un “arma” contra el colesterol y la infertilidad masculina

Aceite de oliva, un “arma” contra el colesterol y la infertilidad masculina

Investigadores indagan en las causas de la hipercolesterolemia y en cómo puede revertirse esa patología a partir de los beneficios del aceite de oliva. Los especialistas hallaron que existe una serie de proteínas que actúan como sensores del nivel de colesterol intracelular y que cada célula puede manejar la cantidad de colesterol gracias a esas proteínas. Así, el organismo deja de producir colesterol o comienza a hacerlo, si el nivel es bajo. Ese mecanismo de regulación se altera en las dietas grasas y se recupera con la presencia del aceite de oliva.

Desarrollan un aceite saludable único en el país

Desarrollan un aceite saludable único en el país

Investigadores santafesinos diseñaron óleos de girasol y de soja similares en aspecto y sabor a los demás, pero con una gran diferencia: contienen menos triglicéridos y, por lo tanto, engordan menos. Para su obtención, los especialistas sometieron los aceites a un tratamiento llamado Glicerólisis, a partir del cual se emplea glicerina que convierte en forma parcial al triglicérido original en un diglicérido.

Dirección Nacional de Desarrollo Universitario y VoluntariadoConvocatoria Agregando ValorConvocatoria Cultura y Sociedad

Canal de videos 103