Estudiantes: comen menos grasas pero tienen más sobrepeso

Universidad Nacional del Litoral - Facultad de Bioquímica y Ciencias Biológicas

16 de Abril de 2012 | 4 ′ 12 ′′


Estudiantes: comen menos grasas pero tienen más sobrepeso


Entre 1995 y 2010 bajaron el nivel de colesterol total y el consumo de grasas, y se incrementó la actividad física entre los alumnos de la Facultad de Bioquímica y Ciencias Biológicas. Sin embargo, también aumentó el sobrepeso en un 4%, el consumo de cigarrillos trepó a casi un 10% más y los antecedentes familiares directos de patologías cardiovasculares se incrementaron en un 11%. Los especialistas insisten en la importancia de la promoción de los estilos de vida saludables para la prevención.

En los últimos 15 años, los estudiantes se volvieron más activos pero también más fumadores. Así lo reveló una investigación de la FBCB, que comparó los factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares de los estudiantes en 1995 y en 2010.

El estudio mostró que el sedentarismo se redujo del 85% al 61%. Las actividades más frecuentes entre los estudiantes son asistir al gimnasio y salir a caminar, mientras que la práctica de deportes se ubica más atrás.

Otro indicador favorable para la salud de los jóvenes es la reducción de colesterol total y la disminución en el consumo de grasas. “Los estudiantes ahora están mejor informados en cuanto a la alimentación. La de los ‘90 era la generación de alto consumo de hamburguesas; ahora, las tartas y las ensaladas cuentan con una mayor adhesión entre los jóvenes que almuerzan en la cantina de las facultades”, explicó a InfoUniversidades Alejandra Fortino, docente e investigadora.

Si bien todos esos cambios son positivos para la salud de los estudiantes, otros indicadores arrojaron cifras desfavorables. El consumo de cigarrillos entre ambas comunidades universitarias creció del 13,4% al 23%. Otro factor que mostró un cambio alarmante fue el incremento de los antecedentes familiares primarios de enfermedades asociadas a riesgo cardiovascular, es decir, en padres y hermanos. Mientras que en 1995 era de 9%, en 2010 la cifra trepó al 20%.

Por último, no se observaron diferencias significativas entre los valores de glucemia, triglicéridos, índice de masa corporal y tensión arterial en ambas poblaciones.

El trabajo

Los primeros datos fueron recabados hace 15 años por el grupo de investigadores sobre una muestra de 185, entre varones y mujeres, estudiantes de FBCB. En 2010, la muestra abarcó también a estudiantes de la Facultad de Ciencias Médicas y fue de un total de 152 personas. En todos los casos se trató de jóvenes entre los 20 y 25 años. Se tomaron muestras de sangre para analizar, medidas antropométricas, cuestionarios y un recordatorio de comidas.

En la actualidad, entre los estudiantes el índice de obesidad es bajo -del 2,6%- pero superior al de 1995 cuando era de 1,6%. En tanto, sí se evidencian más casos de sobrepeso que alcanzan el 16,6%. Esta cifra representa un aumento del 4% en los años transcurridos. En 2010, las medidas antropométricas incluyeron el diámetro de cintura abdominal que se relaciona con la resistencia insulínica. Así, la tendencia mundial al incremento del sobrepeso afecta también a la comunidad de jóvenes universitarios.

“Las generaciones cambiaron y nosotros queríamos ver esa diferencia. Incluimos a los estudiantes de medicina porque son, específicamente, quienes se ocuparán en el futuro de la promoción de la salud”, señaló Fortino.

Los resultados fueron presentados en el XXIX Congreso Nacional de Cardiología celebrado en Córdoba. Además de Alejandra Fortino, el equipo responsable del trabajo está integrado por Laura Modini, Alicia Zurbriggen, David Folonier, Paula Gonzalo y Lucía Sabbione

La clave, prevenir

Según recalcan los expertos, las enfermedades cardiovasculares tienen en su origen un componente genético que no se puede cambiar, pero también hay otro factor que está relacionado con los hábitos de vida y que, por ello, se puede modificar. “Resulta indispensable el esfuerzo en el diseño e implementación de estrategias tendientes a la promoción de los estilos de vida saludables y la prevención de enfermedades cardiometabólicas en poblaciones jóvenes”, concluye el trabajo de investigación.


Priscila Fernández - Comunicación científica UNL


Picotear ya no será un problema para tu salud

Picotear ya no será un problema para tu salud

La Universidad participa de una investigación que te va a permitir picotear y sentirte satisfecho por más tiempo y sin culpas. Dirigida por Mariana Ugarte, nutricionista y magister en Tecnología de los Alimentos, este desarrollo es novedoso porque implica transferencia hacia la industria y trabaja en el diseño de un snack saludable que se va poder consumir sin impactos negativos en la salud.

Bagazos agroindustriales para la producción de alimentos funcionales

Bagazos agroindustriales para la producción de alimentos funcionales

El estudio se basa en investigar cómo influye la dieta suplementada con bagazo de manzana biodegradado sobre el desarrollo de la flora intestinal, parámetros fisiológicos de los pollos, así como también sobre parámetros de productividad y la calidad de la carne obtenida.

“Juguemos sin pantallas”: una campaña para promover el desarrollo infantil y enriquecer el mundo de niñas y niños

“Juguemos sin pantallas”: una campaña para promover el desarrollo infantil y enriquecer el mundo de niñas y niños

En noviembre de 2018, la Universidad lanzó la primera campaña pública del país que alerta sobre una problemática que afecta a niños menores de dos años: el uso indiscriminado de pantallas digitales pone en jaque el desarrollo infantil ligado con la manifestación de habilidades emocionales, neurológicas, psicológicas y sociales.

Investigadoras crean una “Calculadora de riesgo de hipertensión arterial”

Investigadoras crean una “Calculadora de riesgo de hipertensión arterial”

La hipertensión arterial es uno de los factores de riesgo más importantes para el desarrollo de enfermedad coronaria, accidente cerebrovascular e insuficiencias cardíaca y renal. La prevalencia en el país alcanza al 38% de los adultos y sube al 70% en mayores de 65 años. Conocer su riesgo es fundamental para prevenirla.

Actividad física y buenos hábitos nutricionales un combo perfecto para el adulto mayor

Actividad física y buenos hábitos nutricionales un combo perfecto para el adulto mayor

Dos trabajos de investigación destacan la importancia de la actividad física y los buenos hábitos nutricionales para garantizar la calidad de vida y disminuir la incidencia de enfermedades en la vejez.

Buscan fomentar la actividad física en estudiantes secundarios a través de las motivaciones de sus docentes

Buscan fomentar la actividad física en estudiantes secundarios a través de las motivaciones de sus docentes

Un proyecto de la Universidad de Flores, en conjunto con la Universidad Politécnica de Madrid, estudia las variables motivacionales de profesores de Educación Física y cómo influyen en el alumno. El objetivo es estimular a los adolescentes a ser físicamente activos.

Canal de videos 103