Universidad Nacional del Noroeste de la Provincia de Buenos Aires - Escuela de Tecnología

11 de Agosto de 2014 | 4 ′ 6 ′′


Gas natural: innovadora producción a partir de estiércol de cerdo



Investigadores trabajan en la construcción de un biodigestor para la obtención de gas natural a partir de estiércol de cerdo. El gas será empleado para calefaccionar ambientes del campo experimental de la Universidad, pero la meta de la investigación es generar una fuente de energía confiable para el productor agropecuario que a la vez solucione un problema ambiental como el que representan los desechos de los criaderos.

El objetivo del equipo de investigadores de la Universidad Nacional del Noroeste de la Provincia de Buenos Aires es el desarrollo de un gasógeno con tecnología de punta para generar biogás y abastecer a pequeños productores. Como beneficio extra, este tipo de tecnología permitirá minimizar los efectos contaminantes producidos por los malos olores de los desechos orgánicos de los porcinos.

Jacinto Diab, director del proyecto y profesor de las carreras de Ingeniería mecánica e Ingeniería industrial, contó a Argentina Investiga que docentes, graduados y alumnos de estas carreras trabajan en forma conjunta para desarrollar el biodigestor.

El gasógeno piloto tiene previsto funcionar en el campo experimental de la Universidad, donde se recolectarán los desechos de los animales para calefaccionar los ambientes de ese predio. El profesor de la materia Procesos industriales consideró a la generación de gas como un proceso “simple”: se recolecta el estiércol de cerdo y, luego de un lavado con agua, se lo vuelca en el biodigestor. “Una vez fermentado en el equipo se deriva el gas para su utilización a través de un caño que permite su salida. Ese caño es el encargado de transportar el gas natural al predio”, describió.

“Pretendemos que el equipo diseñado sea una fuente de energía confiable para que el productor la pueda utilizar siempre, y que no sea algo alternativo que sólo funcione por períodos”, dijo Diab y agregó que la colocación de un gasógeno en un campo soluciona además un efecto indeseable: “Por lo general los criaderos con sus desechos originan un problema ambiental severo, en el caso de que sean muy grandes y contengan muchos animales”.

El investigador también especificó cómo será el aparato que apuntan a desarrollar desde la Universidad: “No buscamos crear un gasógeno simple como el que uno puede conseguir eventualmente en el mercado, sino un equipo de alto rendimiento, automático y confiable”.

Calefacción y luz eléctrica

El gas natural es un hidrocarburo conformado por átomos de carbono e hidrógeno. La descomposición de los desechos orgánicos genera, como parte del proceso natural, gas metano, el hidrocarburo más común y simple de utilizar. Uno de sus posibles usos es la calefacción. “A través de la descomposición del estiércol, el gas que se crea es más o menos igual al gas que se utiliza en la cocina”, explicó Diab y puntualizó que el gas producido por el estiércol de cerdo también puede quemarse para producir energía eléctrica: “Se realiza en un generador y es necesario contar con una turbina o un motor de combustión interna”.

Los investigadores apuntarán a la creación de un equipo de alto rendimiento y rentable: “Se busca automaticidad, rapidez y mayor porcentaje en la producción del metano. Lograr el producto y el resultado deseado implica que el proceso de trabajo sea constante”.

Sometido a una temperatura determinada el estiércol del cerdo libera dióxido de carbono y, con cierta falta de oxígeno, genera el metano: “Por eso se requiere de la construcción de un biodigestor tecnológico que aplique cierta presión y temperatura”.

Diab definió al metano que sale del biodigestor como un “gas sucio” que puede ser purificado de manera simple y rápida: “Se lo hace pasar por un filtro de manera sencilla. Generalmente es hecho con hierros, donde oxidan el hierro y lo que queda es el gas purificado”.


Ligia Nicolai


Biogás; otra investigación amigable con el medio ambiente

Es en el marco de un proyecto de investigación que se propone revalorizar los residuos orgánicos. Según explicaron los investigadores, este producto “trae beneficios tanto energéticos como ambientales”.

Usan caña de azúcar para producir papel reciclado, películas y geles

Investigadores santafesinos buscan la mejor manera de aprovechar las fibras y la hemicelulosa extraídas del bagazo, la materia que queda luego de que a la caña se le extrae el jugo azucarado.

Hongos misioneros para producir biocombustibles

Hongos misioneros para producir biocombustibles

Desde el Instituto de Biotecnología de Misiones (InBioMis), una investigadora analiza la producción de celulasas (enzimas) a partir del uso de hongos nativos de Misiones para producir bioetanol. El proceso que se lleva adelante implica separar las enzimas del hongo, agregarlas a celulosa, para luego obtener glucosa que se fermenta y permite la generación del biocombustible.

La difícil tarea de generar energías limpias en el extremo sur

Investigadores de la Universidad llevan adelante una experiencia con pequeños aerogeneradores de fabricación nacional para analizar su adaptación a los fuertes y constantes vientos del sur, y las posibilidades de combinación con paneles fotovoltaicos para uso rural. El proyecto contempla, sobre la base del desarrollo de este dispositivo híbrido, poner en funcionamiento un invernadero hidropónico.

Un concentrador solar térmico único en el país

Un equipo de investigadores desarrolla un concentrador solar térmico, único en el país, con la finalidad de generar fuentes no convencionales y no contaminantes de energía eléctrica. Las aplicaciones que permite el concentrador van desde la iluminación local externa o interna de zonas pobladas, la generación de calefacción local, hasta la posibilidad de usarlo en la industria metalúrgica y siderúrgica como horno solar.

Realizan estudios de la cuenca del río Ctalamochita

Lo hacen para trabajar en un sistema de alertas meteorológicas, evitar inundaciones de las poblaciones ribereñas y conservar la calidad física y química del agua. Los investigadores advirtieron sobre la necesidad de disminuir el estrés de los acuíferos. Para ello, planean en dos años continuos de trabajo diagramar un plan de gestión integral de la cuenca que abarca diversos aspectos como lo social y lo económico.

Canal de videos 103