Universidad Nacional del Nordeste - Facultad de Agroindustrias

08 de Diciembre de 2008 |


Hacia una “nutrición óptima”



Con el agregado de ácidos grasos Omega 3 y antioxidantes naturales provenientes de la soja, un grupo de científicos de la UNNE busca que los productos elaborados a partir de carnes tengan menor contenido de grasas saturadas, aporten al desarrollo visual y cerebral, tengan alto valor nutritivo y no se oxiden.

En la actualidad ha comenzado a emerger un nuevo concepto de alimentación, centrado en la calidad de vida y el bienestar integral del individuo. La nutrición adquiere así un enfoque terapéutico y preventivo y participa en la promoción de la salud. EL proyecto de la UNNE se basa en esta concepción, además de contribuir al desarrollo técnico y económico de nuevos productos que puedan ser elaborados en industrias de la región.

La ciencia busca a diario técnicas para mejorar la calidad nutricional de los alimentos. Barras energéticas que reemplazan la comida de varios días fueron desarrolladas para los astronautas. Para las personas que desean cuidar la línea, los productos light son moneda corriente. Casi todos los alimentos industrializados que consume el hombre son intervenidos por la ciencia porque la aplicación de conservantes, antioxidantes y colorantes requiere de diversos estudios.

Especialmente en Argentina, dentro de los alimentos la carne representa una buena parte de la dieta y es un alimento reconocido por sus “pro” (brindar vitaminas, hierro y zinc) aunque también por sus “contra”: el colesterol y los problemas cardíacos que éste acarrea.
Los científicos advirtieron este problema y comenzaron a trabajar para conseguir productos derivados de la carne bajos en colesterol y con alto valor nutricional. Esto lo consiguieron agregándoles ácidos grasos tipo omega-3. El problema fue que los investigadores siguieron buscando y notaron que al agregar estos ácidos aumentaban peligrosamente la oxidación de los productos cárnicos frente a actividades habituales como el picado o la cocción. Ahí aparecieron los antioxidantes en escena, que llegaban para permitir que las carnes sean nutritivas, con bajos niveles de colesterol y no se oxiden. Pero otra vez hubo un inconveniente: ciertos estudios demostraron que los antioxidantes tenían efectos cancerígenos cuando eran sintéticos. De allí partieron los investigadores de la UNNE.

El grupo de trabajo, perteneciente a la carrera de Ingeniería en Alimentos, estudia la efectividad del agregado de antioxidantes de origen natural sobre la estabilidad oxidativa y la calidad nutricional de sistemas alimentarios cárnicos con y sin la incorporación de ácidos grasos omega 3.
Los resultados obtenidos fueron plasmados en revistas internacionales como el European Journal of Lipid Science and Technology, European Food Research and Technology, en la Revista Internacional Información Tecnológica, La Alimentación Latinoamericana, Anales de la Asociación Química Argentina y en diversos congresos nacionales e internacionales tales como el IX, X y XI Congreso Argentino de Ciencia y Tecnología de los Alimentos y en el International Congress of Meat Science and Technology.



Las dietas occidentales afectan a los espermatozoides

Las dietas occidentales afectan a los espermatozoides

Investigadores de la UNCUYO y del Conicet comprobaron que una alimentación elevada en grasas genera alteraciones en el desarrollo espermático y la producción seminal. El estudio realizado en modelos animales también sugiere que el reemplazo parcial por aceite de oliva virgen extra podría ayudar en la recuperación de los parámetros de normalidad.

Incrementan el omega 3 en la carpa herbívora

El omega 3 es un nutriente asociado a mejoras en la salud que se encuentra en alimentos a base de pescado. Desde la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora comprobaron que una estrategia alimentaria basada en pasturas aumenta la presencia de este ácido graso en la carne de la carpa herbívora.

Producen nanocápsulas de origen natural para conservar alimentos

A partir de plantas aromáticas, como el orégano, el laurel, el romero y otras especies, extraen aceites esenciales con propiedades antioxidantes y antimicrobianas que prolongan la vida útil de los alimentos. Bajo la forma de cápsulas diminutas, lograron incorporar esos aditivos naturales en pescados, nueces y leche de soja. Comprobaron que mantienen el producto en buen estado, entre un 30% y 50% más que los conservantes artificiales. El proyecto es desarrollado por un equipo interdisciplinario, en el marco del Programa Institucional y Multidisciplinar (Primar) en Temas Prioritarios, que impulsa la Secretaría de Ciencia y Tecnología de la UNC.

Investigadoras crearon microcápsulas que previenen la contaminación del maní

Las probaron con éxito tanto en el laboratorio como en plantas acopiadoras de la zona. Sirven para el tipo de maní confitería, el que va a la industria y el que se utiliza como semilla para nuevas siembras.

Desarrollos de la chía para la industria de alimentos

La harina que se desecha en la extracción del aceite demostró tener alto poder antioxidante y ser capaz de mejorar la textura y duración de alimentos.

Aportes para optimizar la producción de soja y girasol

Un estudio detalla el impacto de las plagas insectiles de fin de ciclo en dos de los cultivos oleaginosos más importantes de Argentina y revela el modo en que afectan el rendimiento en grano, tamaño y calidad de semillas.

Canal de videos 104