La impresora 3D más económica del mercado nacional

Universidad Nacional de La Matanza - Departamento de Ingeniería e Investigaciones Tecnológicas

01 de Junio de 2015 | 4 ′ 8 ′′


La impresora 3D más económica del mercado nacional


El proyecto surgió de los alumnos que cursaban la última materia de la carrera Ingeniería en Informática de la Universidad Nacional de la Matanza. La máquina funciona a partir de plástico PLA que es muy flexible y poco contaminante, además de que su estructura es de fácil manipulación.

La impresión 3D está revolucionando la matriz productiva de muchos sectores públicos y privados, desde industriales y pequeñas empresas hasta laboratorios y centros de investigación. Así, gracias a ella, ya se han fabricado casas a medida, automóviles, células madre, robot automatizados, órganos y prótesis a medida, obras de arte, drogas medicinales, y la lista es tan eterna como la imaginación misma.

En ese sentido, un grupo de estudiantes de la Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM), integrado por Adrián Parisi, Cristian Gastón Castro, David Suárez Cano y Roberto Bravo y dirigidos por los docentes Roberto Eribe y Jorge Eterovic desarrolló la impresora 3D más económica del mercado nacional.

El proyecto se desprende de la carrera Ingeniería en Informática, donde los estudiantes del último año debieron volcar todos los contenidos metodológicos y prácticos que aprendieron a lo largo de la carrera.

“Al principio se nos ocurrió diseñar una impresora 3D que se utilizase para pastelería, pero después nos dimos cuenta de que ninguno sabía de cocina”, contó a Argentina Investiga Cristian Castro, uno de los cuatro integrantes del proyecto. “Por ello, buscamos otras alternativas y como vimos que el plástico era más factible, por el hecho de ser más fácil de manejar y menos costoso, decidimos que sea su materia prima”, continuó Castro.

Por lo general, el material de las impresoras varía según la finalidad del producto: desde óxido de titanio, para diseñar huesos, hasta porcelana, madera e incluso zumo de frutas. En este caso, los ingenieros incursionaron con plástico PLA, ya que al ser utilizado mayormente en la fabricación de botellas PET, es más flexible y menos contaminante.

“Este plástico es de tipo tanza para bordeadora, un poquito más grueso, y se coloca dentro del extrusor para que una de las resistencias lo derrita y caiga en forma vertical sobre una segunda resistencia con forma de plancha”, explica David Suárez Cano, otro miembro del grupo, tras señalar que “esa resistencia está estratégicamente calibrada por medio de coordenadas para que el plástico vaya formando el objeto tridimensional diseñado en forma previa por un software”.

La plataforma que moldea el objeto mantiene una temperatura constante para generar una mayor adhesión del plástico. Cuando la impresora está en proceso, una luz verde se enciende para avisar que las resistencias están en funcionamiento, por lo que se recomienda no tocarla por la elevada temperatura que levanta. “Las coordenadas de la plataforma deben estar calibradas para que el diseño del objeto sea perfecto y no salga torcido o cortado”, sostiene Castro.

Hoy en día, una impresora 3D convencional cuesta alrededor de 20 mil pesos, según la marca y el comercio. La impresora de los futuros ingenieros costó 4 mil pesos, entre cableado USB, resistencias, plástico, diseño de software y carcasa. “Todavía no sabemos qué vamos a hacer con ella, creemos que podemos utilizarla para realizar un servicio de impresiones tipo post venta a través de un administrador web”, asevera Castro. Y, concluye: “También pensamos en dejarla en la universidad para que sirva de repuesto ante futuras eventualidades”.

El proyecto estuvo coordinado por el docente Pablo Pomar, Silvana Ardanaz yAnalía di Tommaso, quienes trabajaron con los jóvenes durante toda la cursada. “Como docente creo que esta es una de las materias soñadas porque uno se enriquece con los conocimientos que traen los alumnos a la clase. Además, la Universidad demuestra, una vez más, que está a la vanguardia en tecnología e investigación aplicada”.

Guillermo Spina
gspina@unlam.edu.ar
Guillermo Meliseo
Área de Prensa y Difusión


Maker Lab, un espacio abierto para diseñar y reciclar

Maker Lab, un espacio abierto para diseñar y reciclar

Con la meta de desarrollar ideas que ayuden a la comunidad, estudiantes y docentes de la Facultad de Arte y Diseño (FAyD) investigan y crean en el Maker Lab, un taller abierto que integra diferentes disciplinas y ya cuenta con varios proyectos en desarrollo y otros a punto de concretar.

Desarrollan un bastón y anteojos inteligentes para personas con discapacidad visual y ceguera

Desarrollan un bastón y anteojos inteligentes para personas con discapacidad visual y ceguera

Un equipo conformado por investigadores y alumnos de la Facultad de Informática desarrolla un kit tecnológico para personas ciegas y disminuidas visuales. El prototipo comprende un bastón y anteojos inteligentes conformados por sensores de proximidad infrarrojos para facilitar la movilidad, el tránsito y la autonomía personal del usuario.

Producción de Arroz: utilizan drones para saber dónde aplicar herbicidas y combatir malezas

Producción de Arroz: utilizan drones para saber dónde aplicar herbicidas y combatir malezas

Un proyecto articulado de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNNE y el Ministerio de la Producción de Corrientes realiza ensayos con tecnología de dron en campos arroceros para identificar sólo los sitios específicos que requieren aplicación de herbicida contra malezas y evitar la aplicación en el total de la superficie del cultivo, como se realiza actualmente.

Desarrollan camas hospitalarias inteligentes

Desarrollan camas hospitalarias inteligentes

Diseñan un software que permite comandarlas por voz y así ayudar a personas con discapacidad motriz. El nuevo desafío es que un paciente pueda mover la cama sólo con los ojos.

Nuevo Biosensor portable para la evaluación de la salud ocular

Nuevo Biosensor portable para la evaluación de la salud ocular

Un equipo de la Facultad de Ingeniería diseñó un dispositivo aplicado a la oftalmología, que permite el diagnóstico clínico de patologías de la superficie ocular con datos objetivos. A través de la modificación de una microbalanza de cristal de cuarzo, se la transforma en un biosensor para mediciones de lágrimas. El doctor Martín Zalazar, investigador e integrante del Laboratorio de Prototipado Electrónico y 3D, informa de los avances obtenidos en este desarrollo.

Una nueva forma de aprender matemáticas

Una nueva forma de aprender matemáticas

En agosto del 2019, más de cinco escuelas cordobesas participarán de un plan piloto de enseñanza de matemáticas, basado en las nuevas tecnologías y en el estudio de los estados emocionales de los alumnos a la hora de aprender. Se trata de un sistema de tutorías inteligentes que creó la cordobesa Ivón Arroyo, en Estados Unidos, junto con su equipo en Worcester Polytechnic Institute (WPI), en Massachusetts y llegará a Argentina gracias a la gestión y al apoyo de la Universidad Blas Pascal.

Canal de videos 103