Universidad Nacional de La Matanza - Departamento de Ingeniería e Investigaciones Tecnológicas

01 de Junio de 2015 | 4 ′ 8 ′′


La impresora 3D más económica del mercado nacional



El proyecto surgió de los alumnos que cursaban la última materia de la carrera Ingeniería en Informática de la Universidad Nacional de la Matanza. La máquina funciona a partir de plástico PLA que es muy flexible y poco contaminante, además de que su estructura es de fácil manipulación.

La impresión 3D está revolucionando la matriz productiva de muchos sectores públicos y privados, desde industriales y pequeñas empresas hasta laboratorios y centros de investigación. Así, gracias a ella, ya se han fabricado casas a medida, automóviles, células madre, robot automatizados, órganos y prótesis a medida, obras de arte, drogas medicinales, y la lista es tan eterna como la imaginación misma.

En ese sentido, un grupo de estudiantes de la Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM), integrado por Adrián Parisi, Cristian Gastón Castro, David Suárez Cano y Roberto Bravo y dirigidos por los docentes Roberto Eribe y Jorge Eterovic desarrolló la impresora 3D más económica del mercado nacional.

El proyecto se desprende de la carrera Ingeniería en Informática, donde los estudiantes del último año debieron volcar todos los contenidos metodológicos y prácticos que aprendieron a lo largo de la carrera.

“Al principio se nos ocurrió diseñar una impresora 3D que se utilizase para pastelería, pero después nos dimos cuenta de que ninguno sabía de cocina”, contó a Argentina Investiga Cristian Castro, uno de los cuatro integrantes del proyecto. “Por ello, buscamos otras alternativas y como vimos que el plástico era más factible, por el hecho de ser más fácil de manejar y menos costoso, decidimos que sea su materia prima”, continuó Castro.

Por lo general, el material de las impresoras varía según la finalidad del producto: desde óxido de titanio, para diseñar huesos, hasta porcelana, madera e incluso zumo de frutas. En este caso, los ingenieros incursionaron con plástico PLA, ya que al ser utilizado mayormente en la fabricación de botellas PET, es más flexible y menos contaminante.

“Este plástico es de tipo tanza para bordeadora, un poquito más grueso, y se coloca dentro del extrusor para que una de las resistencias lo derrita y caiga en forma vertical sobre una segunda resistencia con forma de plancha”, explica David Suárez Cano, otro miembro del grupo, tras señalar que “esa resistencia está estratégicamente calibrada por medio de coordenadas para que el plástico vaya formando el objeto tridimensional diseñado en forma previa por un software”.

La plataforma que moldea el objeto mantiene una temperatura constante para generar una mayor adhesión del plástico. Cuando la impresora está en proceso, una luz verde se enciende para avisar que las resistencias están en funcionamiento, por lo que se recomienda no tocarla por la elevada temperatura que levanta. “Las coordenadas de la plataforma deben estar calibradas para que el diseño del objeto sea perfecto y no salga torcido o cortado”, sostiene Castro.

Hoy en día, una impresora 3D convencional cuesta alrededor de 20 mil pesos, según la marca y el comercio. La impresora de los futuros ingenieros costó 4 mil pesos, entre cableado USB, resistencias, plástico, diseño de software y carcasa. “Todavía no sabemos qué vamos a hacer con ella, creemos que podemos utilizarla para realizar un servicio de impresiones tipo post venta a través de un administrador web”, asevera Castro. Y, concluye: “También pensamos en dejarla en la universidad para que sirva de repuesto ante futuras eventualidades”.

El proyecto estuvo coordinado por el docente Pablo Pomar, Silvana Ardanaz yAnalía di Tommaso, quienes trabajaron con los jóvenes durante toda la cursada. “Como docente creo que esta es una de las materias soñadas porque uno se enriquece con los conocimientos que traen los alumnos a la clase. Además, la Universidad demuestra, una vez más, que está a la vanguardia en tecnología e investigación aplicada”.


Guillermo Meliseo


Juegos de realidad virtual para la rehabilitación articular de muñeca

Diseñan un dispositivo basado en juegos de realidad virtual que favorece los tratamientos para mejorar el movimiento activo de la articulación. En la aplicación desarrollada, los juegos requieren que el usuario ejerza movimientos sobre un dispositivo de detección de movimiento, que se reflejan en el juego proyectado en una pantalla.

Un tablero epidemiológico para el seguimiento de poblaciones hospitalizadas por COVID-19

Se trata de un software que realiza el seguimiento y el monitoreo de la gestión de camas y de pacientes en los servicios asistenciales de los municipios de Florencio Varela, Berazategui, Quilmes y Almirante Brown. Esta región del conurbano bonaerense funciona con un sistema de salud en red, que le permitió sistematizar de la mejor manera esta iniciativa.

Centros clandestinos de detención: cuando la memoria es lo último que se pierde

Luciano Grassi, docente e investigador de la UNQ y referente en el área, explica que el distrito de Quilmes tuvo una decena de centros clandestinos utilizados para practicar terrorismo de Estado. En diálogo con Argentina Investiga, el especialista habla de la importancia de realizar un trabajo arqueológico del pasado para alumbrar el presente y orientar el futuro.

Sensores infrarrojos para controlar la calidad del aire intramuros

Sensores infrarrojos para controlar la calidad del aire intramuros

Con un sistema de sensores infrarrojos, investigadores de la Facultad de Informática buscan monitorear los ambientes interiores para garantizar una buena aireación en espacios cerrados. Un factor clave en tiempos de pandemia.

Nueva propuesta de posgrado: Industria 4.0

Nueva propuesta de posgrado: Industria 4.0

Se trata de la Especialización de Tecnologías de Fabricación Digital y cuenta con la aprobación de la CONEAU (Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria). La oferta académica es totalmente novedosa e innovadora, dado que no existe ninguna Universidad Nacional que ofrezca este tipo de formación.

Mediante inteligencia artificial buscan mejorar el diagnóstico de osteoporosis

El proyecto apunta a generar estructuras sintéticas que no son reales, pero lo parecen, y así entrenar algoritmos para mejorar las técnicas de diagnóstico actuales. El desarrollo fue seleccionado por una empresa de software entre más de 180 propuestas de 30 países.

Canal de videos 104