La impresora 3D más económica del mercado nacional

Universidad Nacional de La Matanza - Departamento de Ingeniería e Investigaciones Tecnológicas

01 de Junio de 2015 | 4 ′ 8 ′′


La impresora 3D más económica del mercado nacional


El proyecto surgió de los alumnos que cursaban la última materia de la carrera Ingeniería en Informática de la Universidad Nacional de la Matanza. La máquina funciona a partir de plástico PLA que es muy flexible y poco contaminante, además de que su estructura es de fácil manipulación.

La impresión 3D está revolucionando la matriz productiva de muchos sectores públicos y privados, desde industriales y pequeñas empresas hasta laboratorios y centros de investigación. Así, gracias a ella, ya se han fabricado casas a medida, automóviles, células madre, robot automatizados, órganos y prótesis a medida, obras de arte, drogas medicinales, y la lista es tan eterna como la imaginación misma.

En ese sentido, un grupo de estudiantes de la Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM), integrado por Adrián Parisi, Cristian Gastón Castro, David Suárez Cano y Roberto Bravo y dirigidos por los docentes Roberto Eribe y Jorge Eterovic desarrolló la impresora 3D más económica del mercado nacional.

El proyecto se desprende de la carrera Ingeniería en Informática, donde los estudiantes del último año debieron volcar todos los contenidos metodológicos y prácticos que aprendieron a lo largo de la carrera.

“Al principio se nos ocurrió diseñar una impresora 3D que se utilizase para pastelería, pero después nos dimos cuenta de que ninguno sabía de cocina”, contó a Argentina Investiga Cristian Castro, uno de los cuatro integrantes del proyecto. “Por ello, buscamos otras alternativas y como vimos que el plástico era más factible, por el hecho de ser más fácil de manejar y menos costoso, decidimos que sea su materia prima”, continuó Castro.

Por lo general, el material de las impresoras varía según la finalidad del producto: desde óxido de titanio, para diseñar huesos, hasta porcelana, madera e incluso zumo de frutas. En este caso, los ingenieros incursionaron con plástico PLA, ya que al ser utilizado mayormente en la fabricación de botellas PET, es más flexible y menos contaminante.

“Este plástico es de tipo tanza para bordeadora, un poquito más grueso, y se coloca dentro del extrusor para que una de las resistencias lo derrita y caiga en forma vertical sobre una segunda resistencia con forma de plancha”, explica David Suárez Cano, otro miembro del grupo, tras señalar que “esa resistencia está estratégicamente calibrada por medio de coordenadas para que el plástico vaya formando el objeto tridimensional diseñado en forma previa por un software”.

La plataforma que moldea el objeto mantiene una temperatura constante para generar una mayor adhesión del plástico. Cuando la impresora está en proceso, una luz verde se enciende para avisar que las resistencias están en funcionamiento, por lo que se recomienda no tocarla por la elevada temperatura que levanta. “Las coordenadas de la plataforma deben estar calibradas para que el diseño del objeto sea perfecto y no salga torcido o cortado”, sostiene Castro.

Hoy en día, una impresora 3D convencional cuesta alrededor de 20 mil pesos, según la marca y el comercio. La impresora de los futuros ingenieros costó 4 mil pesos, entre cableado USB, resistencias, plástico, diseño de software y carcasa. “Todavía no sabemos qué vamos a hacer con ella, creemos que podemos utilizarla para realizar un servicio de impresiones tipo post venta a través de un administrador web”, asevera Castro. Y, concluye: “También pensamos en dejarla en la universidad para que sirva de repuesto ante futuras eventualidades”.

El proyecto estuvo coordinado por el docente Pablo Pomar, Silvana Ardanaz yAnalía di Tommaso, quienes trabajaron con los jóvenes durante toda la cursada. “Como docente creo que esta es una de las materias soñadas porque uno se enriquece con los conocimientos que traen los alumnos a la clase. Además, la Universidad demuestra, una vez más, que está a la vanguardia en tecnología e investigación aplicada”.

Guillermo Spina
gspina@unlam.edu.ar
Guillermo Meliseo
Área de Prensa y Difusión


Celiaquía: investigadores buscan perfeccionar los diagnósticos

Celiaquía: investigadores buscan perfeccionar los diagnósticos

El Ministerio de Salud de la Nación destacó que la celiaquía es considerada la enfermedad intestinal crónica más frecuente. En este marco, se llevan a cabo investigaciones que permitan facilitar el diagnóstico de esta enfermedad.

Crean un caminador para prevenir enfermedades en ancianos

Crean un caminador para prevenir enfermedades en ancianos

La Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM) diseñó, por primera vez en el país, analizadores de marcha que permiten predecir la aparición de enfermedades en adultos mayores hasta con dos años de antelación.

Una aplicación para que no videntes reconozcan los billetes y tarjetas

Una aplicación para que no videntes reconozcan los billetes y tarjetas

Se trata de un desarrollo actualizado a los papeles de curso legal que incluye tarjetas de crédito, débito y transporte urbano. Es gratuita, muy rápida, no requiere conexión a Internet y su tasa de reconocimiento es muy alta.

Biotecnología, la disciplina que promete mejorar la calidad de vida

Biotecnología, la disciplina que promete mejorar la calidad de vida

En la actualidad, se aplica a la regeneración de tejidos en animales para tratar genes alterados y diseñar fármacos más eficaces. Con los avances de este conocimiento se espera tratar otras dolencias como diabetes, artritis y cáncer. Desde el CIBA buscan encontrar mecanismos de progresión de tumores.

Un software para mejorar el diagnóstico de osteoporosis

Un software para mejorar el diagnóstico de osteoporosis

Un trabajo internacional liderado por científicos de Bahía Blanca traza caminos para mejorar el diagnóstico de la osteoporosis y reducir así el riesgo de fracturas de vértebras, cadera o muñecas, entre otras complicaciones. Aumenta del 70% al 90% los parámetros de detección.

Otra forma de estudiar el cerebro

Otra forma de estudiar el cerebro

Marcos Cuadrelli es alumno investigador. Hace 2 años, junto a un equipo de cinco investigadores conformado por cuatro profesionales (tres médicos y un biólogo) y dos estudiantes, iniciaron esta investigación que finalizaría con la presentación de un póster en el Congreso Internacional de Diagnóstico por Imágenes en Brasil y que forma parte del material que usará para realizar un atlas.

Dirección Nacional de Desarrollo Universitario y VoluntariadoConvocatoria Agregando ValorConvocatoria Cultura y Sociedad

Canal de videos 103