Universidad Nacional de Córdoba - Rectorado

13 de Marzo de 2017 | 5 ′ 27 ′′


La yerba mate, una importante fuente de antioxidantes

La yerba mate, una importante fuente de antioxidantes


Lo comprobó un estudio, que además estableció que la forma en que consumimos normalmente la yerba mate garantiza la incorporación de compuestos antioxidantes. Entre los distintos tipos de yerba estudiadas, la que incorpora menta, poleo, peperina y melisa presentó la mayor concentración de antioxidantes.

La yerba mate –en su denominación científica, Ilex paraguariensis– es el insumo fundamental de las bebidas más importantes en varios países de Sudamérica y su cultivo constituye una actividad de gran relevancia socioeconómica regional en Argentina. Además de registrar un elevado consumo doméstico, también moviliza a los sectores productivo, industrial y comercial, al tiempo que representa un cultivo estratégico desde el punto de vista de la mano de obra requerida.

Entre las principales cualidades asociadas a su consumo, se destaca la de estimulante del sistema nervioso central. También se ha sugerido que el mate podría ser útil para tratar trastornos de atención, emocionales y de alimentación, depresión, enfermedad de Parkinson, hipertensión, abuso de sustancias y síndromes de abstinencia.

Si bien existen algunos estudios que aseguran que la yerba mate también puede ser considerada como una de las principales bebidas ricas en antioxidantes –incluso más potente que el vino tinto, el té verde y el té negro–, investigadores del Instituto Superior de Investigación, Desarrollo y Servicios en Alimentos (ISIDSA) de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), realizaron un estudio para identificar las sustancias antioxidantes presentes en la yerba mate y yerba mate compuesta, y analizar si el modo en que habitualmente se consume es suficiente para incorporar todos los polifenoles con propiedades antioxidantes que se encuentran en este producto.

El poder antioxidante de la yerba

En el marco de la tesis de Maestría en Ciencia y Tecnología de los Alimentos, Geraldine Cheminet analizó ocho variedades comerciales de yerba mate, en las que identificó un total de 23 compuestos fenólicos. Al comparar estos resultados con los obtenidos del análisis de yerbas compuestas, encontró diferencias significativas en la variedad y cantidad de polifenoles presentes, según la hierba adicionada. En algunos casos observó una capacidad antioxidante similar o más elevada en aquellas yerbas que contienen agregados de menta, poleo, peperina y melisa.

Asimismo, análisis de laboratorio demostraron una elevada actividad antioxidante presente en la yerba mate, comparada con otros alimentos. La misma ha sido evaluada por dos métodos in vitro, así como por un modelo in vivo, para poder determinar si existen diferencias entre la extracción de polifenoles en laboratorio (utilizando solventes) y el modo de consumo habitual.

Veronica Baroni, investigadora del ISIDSA y codirectora del proyecto, resalta: “Se hicieron dos tipos de extractos; uno, utilizando los modos en que generalmente consumimos la yerba mate, y otro, en el laboratorio utilizando solventes. El resultado es que no hay diferencia significativa en la cantidad de polifenoles que se obtienen entre cualquiera de los dos métodos. Esto es importante ya que la presencia de polifenoles en un alimento no garantiza que estén accesibles para que nuestro organismo incorpore estas sustancias. En el caso de la yerba mate, se comprobó que con sólo agregar agua caliente ya estamos extrayendo todos sus componentes antioxidantes”.

Los resultados obtenidos por los investigadores demuestran, por un lado, que las mezclas de hierbas agregadas realizan un aporte a las propiedades antioxidantes y biológicas de la yerba mate. Por otro, que la forma habitual de consumo de yerba mate favorece una extracción eficiente y satisfactoria de polifenoles, haciendo un aporte significativo de antioxidantes a la dieta alimentaria.

¿Por qué necesitamos incorporar antioxidantes?

El organismo, normalmente, genera especies reactivas de oxígeno, que son moléculas llamadas ‘radicales libres’, que dañan las células de nuestro cuerpo, lo que favorece el desarrollo de enfermedades crónicas como hipertensión, cánceres, enfermedades neurodegenerativas, enfermedades cardiovasculares, entre otras.
Nuestro organismo tiene la capacidad de regular estos procesos naturalmente; sin embargo, cuando este balance entre efecto oxidante y antioxidante se rompe, se genera un proceso llamado ‘estrés oxidativo’.

El daño o estrés oxidativo es la ruptura del equilibrio entre las sustancias o factores prooxidantes y los mecanismos antioxidantes del organismo. Este desequilibrio conlleva alteraciones de la relación estructura-función en cualquier órgano, sistema o grupo celular especializado; por lo tanto, el estrés oxidativo es un mecanismo general de daño celular, asociado con la aparición y evolución de numerosas enfermedades, así como al proceso de envejecimiento.

Habitualmente, el estrés oxidativo se desencadena por contaminación ambiental o estrés emocional. La exposición a sustancias contaminantes o el consumo de tabaco y el contacto con productos químicos tiene efectos perjudiciales sobre la salud y se considera que contribuyen sustancialmente a la mayoría de las enfermedades de importancia para la salud pública, como el cáncer, enfermedad pulmonar crónica, diabetes y patologías neurodegenerativas, entre otras. Aquí cobra relevancia la incorporación -a través de los alimentos- de los polifenoles necesarios para ayudar a nuestro organismo a restablecer ese equilibrio.

Tesis | “Determinación del perfil de compuestos fenólicos y actividad antioxidante de yerba mate (Ilex paraguariensis)”
Autora | Lic. Geraldine Cheminet
Directora | Dra. Romina di Paola Naranjo
Co-directora | Dra. María Verónica Baroni


Leandro Groshaus


Científicos unidos contra la infodemia

Un grupo de investigadores del Conicet se dedica a chequear noticias falsas sobre COVID-19 que circulan en las redes sociales y los medios de comunicación para brindar a la población respuestas claras y basadas en evidencia científica. Entre las fake news que circularon los especialistas señalaron la utilización de dióxido de cloro, las gárgaras con sal, o la nicotina para combatir el COVID-19.

Incrementan el omega 3 en la carpa herbívora

El omega 3 es un nutriente asociado a mejoras en la salud que se encuentra en alimentos a base de pescado. Desde la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora comprobaron que una estrategia alimentaria basada en pasturas aumenta la presencia de este ácido graso en la carne de la carpa herbívora.

Rescatan del olvido al capuí, una leguminosa de gran calidad nutricional

Una legumbre de larga tradición en los cultivos de la región del Iberá será rescatada del olvido popular por un grupo de científicos, quienes están detrás de su revalorización a partir de la obtención de diversos productos con potencial aplicación en la industria alimentaria y farmacológica.

COVID-19: Estudian los efectos del aislamiento social en la salud mental y física

Un grupo de profesionales del área de psicología y de la actividad física y salud elaboró una encuesta online con el objetivo de conocer qué hábitos y conductas se modificaron con la cuarentena. Sostienen que la práctica de actividad física es clave para combatir el estrés y la depresión. La investigación es parte de un estudio a nivel mundial en el que intervienen más de diez países.

Los anuncios del Alzheimer

Los anuncios del Alzheimer

Una investigación apunta a encontrar un método rápido y sencillo para detectar la enfermedad de manera temprana. Esto permitiría generar estrategias preventivas en los grupos de riesgo. Los investigadores analizan la correlación entre ciertas moléculas halladas en sangre y el déficit cognitivo leve que antecede a esta enfermedad neurodegenerativa.

Producen nanocápsulas de origen natural para conservar alimentos

A partir de plantas aromáticas, como el orégano, el laurel, el romero y otras especies, extraen aceites esenciales con propiedades antioxidantes y antimicrobianas que prolongan la vida útil de los alimentos. Bajo la forma de cápsulas diminutas, lograron incorporar esos aditivos naturales en pescados, nueces y leche de soja. Comprobaron que mantienen el producto en buen estado, entre un 30% y 50% más que los conservantes artificiales. El proyecto es desarrollado por un equipo interdisciplinario, en el marco del Programa Institucional y Multidisciplinar (Primar) en Temas Prioritarios, que impulsa la Secretaría de Ciencia y Tecnología de la UNC.

Canal de videos 104