Universidad Nacional del Noroeste de la Provincia de Buenos Aires - Centro de Investigaciones Básicas y Aplicadas (CIBA)

10 de Agosto de 2020 | 5 ′ 26 ′′


Los anuncios del Alzheimer

Los anuncios del Alzheimer


Una investigación apunta a encontrar un método rápido y sencillo para detectar la enfermedad de manera temprana. Esto permitiría generar estrategias preventivas en los grupos de riesgo. Los investigadores analizan la correlación entre ciertas moléculas halladas en sangre y el déficit cognitivo leve que antecede a esta enfermedad neurodegenerativa.

La investigación, dirigida por María Laura Palumbo (investigadora adjunta del CIT NOBA-UNNOBA-UNSADA-Conicet), se realiza luego de un estudio en ratones dirigido por la doctora Ana María Genaro (BIOMED-UCA-Conicet) en el que comprobaron que el déficit cognitivo en estos roedores estaba asociado a la alteración de citoquinas, unas moléculas de comunicación entre el sistema inmune y el sistema nervioso central. Concretamente, los animales que mostraban un déficit cognitivo también exhibían una alteración de dos citoquinas en linfocitos (una disminución de interferón-gamma y un aumento de interleuquina-4).

De esta manera, el equipo que dirige Palumbo desde el Centro de Investigaciones Básicas y Aplicadas (CIBA) de la UNNOBA se encuentra ante el desafío de probar que en humanos el déficit cognitivo leve está asociado a una alteración de estas citoquinas. Como ese déficit puede ser una especie de “anuncio” de Alzheimer, a futuro podrían evaluarse distintas estrategias terapéuticas que permitan frenar o mitigar la enfermedad neurodegenerativa. “Nuestra hipótesis es que en personas que tengan un déficit cognitivo leve están alteradas las citoquinas en sangre”, explica a Argentina Investiga la doctora en Ciencias Biológicas quien, en la UNNOBA, dirige un equipo de investigación interdisciplinar dentro de un área denominada Psiconeuroinmunología.

“Que tengas déficit cognitivo leve no significa necesariamente que vayas a tener Alzheimer”, aclara Palumbo. Pero, con todo, esta deficiencia puede incrementar el riesgo de padecer la enfermedad.

El proyecto contempla a tres grupos de personas de 55 a 85 años a quienes se les miden las citoquinas en sangre: normales (grupo de control), con déficit cognitivo leve y con Alzheimer. Mientras que el Alzheimer es diagnosticado por un médico, para conformar los grupos de control y con déficit cognitivo leve las personas se someten a un test neurocognitivo, realizado por la psicóloga Romina Pavón, otra integrante del proyecto. “El test neurocognitivo determina el nivel de cognición, es decir, si una persona está dentro de los parámetros normales o tiene déficit cognitivo leve, el cual se manifiesta por un problema de memoria”, informa Palumbo y aclara: “No es fácil de determinar por una persona no experimentada. No es porque te olvidaste una lapicera o no sabés dónde están las llaves. Son entrevistas de dos horas que evalúan distintos tipos de memoria. Además, se tienen en cuenta el nivel de educación, socioeconómico, la edad, entre otros aspectos”. En rigor, hasta el momento, estos test son la única manera de detectarlo.

Palumbo plantea la relevancia que la investigación podría revestir en el campo de la salud humana: “Se sabe que un porcentaje alto de personas que padecen déficit cognitivo leve van a desarrollar Alzheimer en el transcurso de tres años. El avance de la enfermedad es rápido, de ahí la importancia de detectarla tempranamente”, añade.

Los resultados obtenidos en personas, hasta el momento, parecen corroborar la hipótesis que se probó en ratones: un claro aumento de una citoquina (interleuquina-4) y una tendencia a la disminución de la otra (interferón-gamma) en personas con déficit cognitivo leve. La idea del equipo es ampliar la investigación a mayor cantidad de personas que residan, también, en diferentes lugares para así poder establecer con certeza el vínculo entre la alteración de citoquinas y el futuro Alzheimer.

“En la actualidad la enfermedad de Alzehimer la determina un médico capacitado en trastornos cerebrales, un neurólogo. El médico la diagnostica evaluando las pruebas neurocognitivas solicitadas y los análisis de laboratorio, o pruebas de diagnóstico por imágenes del cerebro para descartar otras afecciones cerebrales. El problema es que en esta instancia la enfermedad ya generó daño”, subraya la investigadora. Si, en cambio, la enfermedad pudiera ser detectada con antelación, mediante una sencilla muestra de sangre, entonces podrían estudiarse terapias eficaces para evitarla y disminuir sus efectos.

“A futuro podría estudiarse la eficacia de algunos fármacos que, modulando el sistema inmune en el que se encuentran estas citoquinas, reviertan la enfermedad de Alzheimer tempranamente”, se permite imaginar Palumbo. De hecho, existe un fármaco puntual empleado para la esclerosis múltiple que, en otras dosis, demostró ser eficaz para tratar el déficit cognitivo en ratones de experimentación. Si la investigación que lleva adelante Palumbo fuera exitosa se podría, entonces, avanzar en probar la eficacia del mismo fármaco en humanos. “Se trata de una droga prometedora, porque ya pasó todos los protocolos respectivos en humanos, aunque para otra enfermedad. Además, funcionó en ratones, aunque en otras dosis”, comenta.

El equipo de investigación que dirige Palumbo está integrado por Alejandro David Moroni (graduado de la UNNOBA y becario doctoral Conicet), María Micaela Castro (graduada y becaria UNNOBA), Rocío Fernández (Licenciada en Genética de la UNNOBA), Romina Pavón (Psicóloga), Mario Oscar Melcon (Médico neurólogo) y Ana María Genaro (Investigadora principal de Conicet).

Ana Sagastume
anasagastume@unnoba.edu.ar
Ana Sagastume
Comunicación


Científicos de la UNLP descubrieron por qué el coronavirus evade al sistema inmune

Ayudar a disminuir los efectos perjudiciales y las secuelas de la infección y diseñar virus atenuados para el desarrollo de vacunas, se cuentan entre las posibilidades del hallazgo. Los especialistas establecieron que el COVID-19 tiene un nuevo mecanismo viral que le permite controlar la respuesta inmune de las células invadidas.

Tecnología para detectar alteraciones en alimentos, medicamentos y cosméticos

¿Estuvo un alimento expuesto a contaminación cruzada? ¿El medicamento que tengo mantiene sus propiedades farmacológicas o está alterado y puede afectar mi salud? ¿Puedo detectar si una persona tiene fiebre sólo mirando un apósito en su frente? Científicas trabajan en el desarrollo de materiales capaces de dar respuesta a todas esas preguntas.

Analizar el cielo para comprender lo que sucede en la Tierra

Analizar el cielo para comprender lo que sucede en la Tierra

Investigadores estudian los efectos de fenómenos anómalos en la ionósfera que les permitirá, entre otras cosas, analizar la fiabilidad de la predicción de terremotos, optimizar las telecomunicaciones y los receptores GNSS (Global Navigation Satellite System), empleados en la agricultura de precisión y el posicionamiento de vehículos.

Producen nanocápsulas de origen natural para conservar alimentos

A partir de plantas aromáticas, como el orégano, el laurel, el romero y otras especies, extraen aceites esenciales con propiedades antioxidantes y antimicrobianas que prolongan la vida útil de los alimentos. Bajo la forma de cápsulas diminutas, lograron incorporar esos aditivos naturales en pescados, nueces y leche de soja. Comprobaron que mantienen el producto en buen estado, entre un 30% y 50% más que los conservantes artificiales. El proyecto es desarrollado por un equipo interdisciplinario, en el marco del Programa Institucional y Multidisciplinar (Primar) en Temas Prioritarios, que impulsa la Secretaría de Ciencia y Tecnología de la UNC.

Combatir malezas con conciencia ecológica

Investigadores de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora indagan la manera de combatir el cardo de castilla desde la ‘ecología de malezas’. “Esta técnica se trata de diseñar y planificar herramientas de control de plagas que incluyan productos químicos, pero no como único método, son alternativas más amigables con el medio ambiente”, indica Roberto Huarte, director del proyecto.

Desarrollan una mano ortopédica de bajo costo que responde las órdenes del cerebro

Fue probada con éxito en personas voluntarias. Es para quienes sufren la ausencia de miembros superiores por amputación o malformación congénita. Se trata de una tecnología creada por investigadores de la Facultad de Ingeniería. Permite que una mano artificial capte y ejecute las señales nerviosas que accionan los músculos del antebrazo. También tiene sensores que le devuelven al paciente la percepción del tacto. No hay en el mercado una prótesis de este tipo de origen nacional. Las importadas cuestan alrededor de 20 mil dólares, unas 45 veces más que este dispositivo diseñado aquí.

Canal de videos 104