Nanopartículas magnéticas, buscan la aplicación localizada de fármacos mediante este sistema

Universidad Nacional del Sur - Departamento de Biología, Bioquímica y Farmacia

02 de Noviembre de 2015 | 4 ′ 17 ′′


Nanopartículas magnéticas, buscan la aplicación localizada de fármacos mediante este sistema


Un grupo multidisciplinario de científicos desarrolla sistemas magnéticos de tamaño diminuto, comparables a los de los virus y menores que las células, para la acción localizada de fármacos en enfermedades crónicas. Permitiría minimizar los efectos secundarios asociados a la mayoría de las drogas, además de reducir las dosis administradas.

Investigadores de Bahía Blanca, en colaboración con científicos de Mar del Plata y Bariloche, fabrican sistemas de partículas magnéticas diminutas que pueden minimizar los efectos secundarios de los fármacos en el tratamiento de dolencias crónicas.

Se trata de un trabajo multidisciplinario de laboratorio, que incluye pruebas en ratones, y del que toman parte al menos cinco grupos de investigación de diferentes institutos dependientes del Conicet y de la Universidad Nacional del Sur.

La investigación da cuenta de que, cuando se logra dirigir las nanopartículas magnéticas hacia el órgano afectado, se reducen las consecuencias que el tratamiento farmacológico produce en el resto del cuerpo sano. Por lo tanto, sería de vital importancia en el caso de afecciones crónicas, como artritis o cáncer.

Según explicó a Argentina Investiga la doctora Verónica Lassalle, del Instituto de Química del Sur (UNS-Conicet), las nanopartículas (compuestos de tamaños del orden de una millonésima parte de milímetro) tienen diversas aplicaciones, pero se destaca su uso en medicina y en el barrido de contaminantes. En el caso de las nanopartículas magnéticas, la ventaja adicional es que pueden dirigirse mediante la aplicación de un campo magnético externo.

“La mayor desventaja de los tratamientos que implican transporte de medicamentos es su inadecuada distribución en el cuerpo. Las drogas terapéuticas se administran generalmente en forma intravenosa y, por lo tanto, se dispersan en el torrente sanguíneo, con el consecuente efecto no deseado de que actúan sobre todo tipo de células, incluidas las sanas. Por ejemplo, los efectos secundarios de la administración de antiinflamatorios en pacientes con artritis crónica conllevan a la suspensión de su uso. Si su aplicación pudiera localizarse sólo en la parte afectada, podría aplicarse una droga potente y efectiva de forma continua”, destacó.

“Las propiedades magnéticas son las que vuelven a estos sistemas particularmente interesantes, dado que pueden dirigirse, guiarse u orientarse por simple aplicación de un campo magnético externo generado por un simple imán”, agregó.

Lasalle también explicó que “la posibilidad de guiar a los nanosistemas al lugar donde se requiere el fármaco permitiría minimizar los efectos secundarios asociados a la mayoría de las drogas, además de reducir las dosis administradas. Este tipo de beneficios son especialmente valorados para el tratamiento de enfermedades oncológicas o inflamatorias crónicas (artritis reumatoidea, por ejemplo)”.

“La investigación que desarrollamos pretende contribuir a la solución de las problemáticas descriptas a partir del diseño y aplicación de nanopartículas magnéticas (formadas por un corazón que presenta magnetismo recubierto con diferentes sustancias), encapsulando el fármaco deseado (un antiinflamatorio o antitumoral)”.

A tal efecto, indicó que se realizaron estudios in vitro usando fluidos que simulan el medio corporal y sobre líneas de cultivos celulares. Se estudió la liberación de fármacos y los perfiles registrados resultaron ser apropiados de acuerdo a la acción terapéutica esperada. Los ensayos de bioacumulación se realizaron con ratones a los que se les administraron nanopartículas magnéticas durante distintos períodos de tiempo (24 horas y 28 días). En la actualidad se realizan ensayos para evaluar la selectividad de las nanopartículas para alcanzar el órgano o tejido de interés y la acción terapéutica.

El grupo está integrado por las investigadoras Mariela Agotegaray y Fernanda Horst y la becaria Pamela Azcona, del Instituto de Química del Sur, y trabajan en colaboración directa con grupos de investigación de la Planta Piloto de Ingeniería Química, otro instituto que depende del Conicet y la UNS, y del Departamento de Biología, Bioquímica y Farmacia, de esa Casa de Estudios, como también del Instituto de Tecnología de los Materiales (Conicet Mar del Plata), y del Instituto Balseiro (Centro Atómico Bariloche).

Marcelo C. Tedesco
prensa@uns.edu.ar
Karina Cuchereno
Dirección de Prensa y Ceremonial


Un viejo antibiótico podría ayudar a combatir el Parkinson

Un viejo antibiótico podría ayudar a combatir el Parkinson

La doxiciclina es utilizada para tratar enfermedades como sífilis, malaria o rosácea y ahora será probada en animales de experimentación para comprobar su efecto en las neuronas. Los investigadores analizan el efecto que causa sobre una proteína para evitar la toxicidad de las neuronas afectadas en la enfermedad de Parkinson. La investigación será publicada en una revista de la serie Nature.

Hormonas sexuales femeninas: conexión entre el cerebro y el ovario

Hormonas sexuales femeninas: conexión entre el cerebro y el ovario

En el Laboratorio de Fisiopatología ovárica y neurobiología del Instituto de Medicina y Biología Experimental de Cuyo investigan los efectos de las hormonas sexuales femeninas sobre el cerebro y el íntimo vínculo entre éste y el ovario. Revelan que el estrés podría causar desórdenes y desequilibrio en la síntesis y el metabolismo de estas hormonas, lo que predispone a enfermedades como el cáncer de ovario. También destacan la importancia de estos cambios sobre la fertilidad.

Extractos de lisianthus para combatir hongos del durazno

Extractos de lisianthus para combatir hongos del durazno

Investigadores de Esperanza utilizan un destilado de flores azules de Eustoma grandiflorum. Se trata de una flor de gran importancia económica por su uso en ornamentación, pero los especialistas estiman que puede tener valor agregado por su actividad biológica contra un hongo que es patógeno de frutas y puede ser una alternativa a los antifúngicos de síntesis química.

Brócolis fortificados para ayudar a prevenir enfermedades

Brócolis fortificados para ayudar a prevenir enfermedades

Es la hortaliza acumuladora de selenio por excelencia, por eso investigadores de Esperanza trabajan en su biofortificación. El selenio es un elemento químico involucrado en el mecanismo de detoxificación de radicales libres y tiene efecto antioxidante, por eso se presume que hay una relación directa entre la falta de selenio, las enfermedades cardiovasculares y el desarrollo de cáncer.

Amianto, analizan el peligro mortal del contacto con esta fibra

Amianto, analizan el peligro mortal del contacto con esta fibra

Investigadores de Colombia, Brasil, Estados Unidos y Argentina explican los impactos en la salud que produce el amianto, la peligrosidad de estar en contacto con la fibra, el riesgo en el que viven los países donde es legal y cómo se convive con uno de los contaminantes más nocivos para la salud y no se tiene registro del riesgo. El amianto tiene un altísimo poder carcinogénico y produce un tipo de cáncer llamado mesotelioma.

Virus, especies sin peligro de extinción

Virus, especies sin peligro de extinción

Investigadores de la UNQ del Laboratorio de Ingeniería Genética y Biología Molecular (área de Virus Emergentes y Zoonóticos) buscan generar un método capaz de determinar con mayor especificidad qué parásitos infecciosos habitan la sangre de los pacientes enfermos, dado que el principal inconveniente que presentan muchos virus es su reactividad cruzada, es decir, que es muy difícil detectar con qué agente están infectadas las personas que presentan síntomas.

Dirección Nacional de Desarrollo Universitario y Voluntariado

Canal de videos 103

Más enviadas