Universidad Nacional de las Artes - Rectorado

21 de Diciembre de 2020 | 4 ′ 10 ′′


Origen y presente del bioarte

Origen y presente del bioarte


La tecnología nos actúa, nos habla, nos construye, y crea un mundo en el cual somos parte de la reproducción de la misma tecnología. Hasta el propio concepto de “vida” puede ser intervenido técnica, política y artísticamente. Investigadores buscan construir un canal de diálogo entre la filosofía y las artes, para abordar el recorrido del bioarte desde su origen hasta la actualidad.

El proyecto, dirigido por Gabriela D’Odorico, del Departamento de Artes del Movimiento de la UNA, busca interactuar, establecer relaciones y canales de diálogo con el arte en general y se propone encontrar un espacio de diálogo que no fuera el campo de la filosofía ni el campo del arte en sentido estricto. “Ese lugar tenía que ser el impacto tecnológico”, comenta D’Odorico.

La ciencia y la tecnología en nuestro siglo van operando y redefiniendo, junto a otros actores, el concepto de “lo viviente” en la actualidad. Desde los proyectos sobre el genoma, las células madre" data-toggle = "tooltip" title = "Célula con la capacidad de autorrenovarse mediante divisiones mitóticas o bien de continuar la vía de diferenciación para la que está programada y, por lo tanto, producir células de uno o más tejidos maduros, funcionales y plenamente diferenciados.">células madre, los biobancos, la biología sintética, la medicina genómica o la farmacogenómica han surgido objetos de estudio que ya no se circunscriben estrictamente al campo bio-científico-tecnológico y ha puesto de manifiesto cómo el concepto de “vida” puede ser intervenido técnica, política y artísticamente, con los consecuentes debates sociales ante esa intervención.

“La vida ya no es sólo un objeto de estudio científico. Ahora puede ser intervenida técnica, política y artísticamente para optimizarla, producirla y hacerla proliferar fuera de células, órganos y cuerpos” explica D’Odorico. Es importante resaltar que hay artistas trabajando (en lo que algunos llaman una nueva vanguardia del siglo XXI) en mostrar que los procesos de la vida pueden ser redefinidos para generar situaciones que se ubican en un “entre la vida y la muerte”. En ese sentido D’Odorico comenta que “pueden producirse objetos vivientes que no es la vida pensada en un sentido tradicional”.

El bioarte trabaja con fenómenos de la vida, es decir, toma a la vida como material para la producción artística. Y algunos artistas que también son biotecnólogos, o biotecnólogos que también son artistas, comienzan a tomar tejidos humanos y/o animales, células, embriones, bacterias, distintos fenómenos de la biología para producir obras de arte. La definición sobre la vida y la muerte en estos fenómenos es uno de los aspectos centrales que les interesa abordar a los investigadores.

¿Cómo sería un mundo en donde los procesos de la vida pudieran generarse todo el tiempo? ¿Qué pasaría con otros problemas ya no éticos sino más políticos respecto de la propiedad privada? ¿De quiénes son esas producciones: de los laboratorios, de los artistas, de los científicos, de la población? Son algunas de las preguntas que motivan a los investigadores.

Tomemos como ejemplo la obra de Eduardo Kac, quien clonó a una coneja con materiales biológicos fosforescentes de habitantes del fondo del mar, para luego tener un conflicto legal con el laboratorio en donde generó la obra, que se consideraba propietario de la misma, sin permitirle a Kac la difusión del hecho.

Otro ejemplo es el proyecto de cultivos de tejidos de Oron Catts y Ionat Zurr, conocido como “Cuero sin víctimas”, quienes generaron una prenda con tejidos de piel orgánica dentro de un biorreactor, generó una fuerte polémica con el público al momento de desconectar el biorreactor que mantenía a la obra en estado de tejido vivo.

Hay muchos ejemplos de cómo el arte se adelanta y nos interpela generando nuevas preguntas acerca de nuevos problemas que emergen, en este caso relacionados con lo biotecnológico y el desarrollo de las sociedades. Es importante generar espacios de reflexión en torno a estos procesos de los cuales somos parte.

Gabriela D’Odorico es doctora y profesora en Filosofía por la UBA, investigadora del Instituto Gino Germani de la UBA y profesora titular de Filosofía y Estética y Ética en la UNA.

Daniel Roldán
d.roldan@una.edu.ar
Adriana Almagro / Francisco Tizón
Prosecretaría de Medios y Comunicación


Chagas: investigadores avanzan en estudios claves de la infección parasitaria

Un equipo de la UNCUYO y del Conicet logró describir cómo funciona el proceso por el cual el parásito se diferencia de la forma no infectiva epimastigote a la forma tripomastigote metacíclico infectiva. Es un paso hacia la identificación de blancos terapéuticos que permitan el diseño futuro de fármacos que eviten que la infección se propague a órganos como el corazón y que se genere la enfermedad.

COVID-19: cómo funcionan las vacunas y la inmunidad

La investigadora Ana Rosa Pérez explicó de qué manera funcionan las vacunas. Destacó la rapidez de los múltiples desarrollos en la búsqueda mundial de un freno a la pandemia y remarcó el riesgo que representa para la sociedad el movimiento antivacunas.

La serología, una herramienta clave para combatir la pandemia

En entrevista con Argentina Investiga, el docente investigador de la Universidad Nacional de Quilmes Alejandro Castello relata por qué estudiar los anticuerpos de diferentes pacientes resulta fundamental.

Cáncer de mama: una terapia menos tóxica y más efectiva

Un equipo investiga una combinación de fármacos para lograr una quimioterapia menos tóxica y más efectiva en el tratamiento del cáncer de mama triple negativo, un tipo de tumor de mama con pocas alternativas terapéuticas y de muy mal pronóstico.

Rescatan del olvido al capuí, una leguminosa de gran calidad nutricional

Una legumbre de larga tradición en los cultivos de la región del Iberá será rescatada del olvido popular por un grupo de científicos, quienes están detrás de su revalorización a partir de la obtención de diversos productos con potencial aplicación en la industria alimentaria y farmacológica.

Nanotecnología y botellas recicladas para purificar el agua de efluentes urbanos

Con botellas de plástico recicladas y nanopartículas, investigadores de la Universidad Nacional de La Plata y de la Universidad Nacional del Litoral desarrollan un sistema de filtros que sirve para purificar el agua residual urbana. De este modo, a muy bajo costo, logran disminuir su carga microbiana y toxicidad para luego utilizarla para el riego en zonas semiáridas.

Canal de videos 104