Plantas autóctonas de Cuyo podrían curar tumores

Universidad Nacional de Cuyo - Facultad de Ciencias Médicas

10 de Febrero de 2014 | 3 ′ 56 ′′


Plantas autóctonas de Cuyo podrían curar tumores


Cinco especies típicas de la zona cuyana podrían tener propiedades medicinales sobre las células cancerígenas. Un equipo de investigadores analiza estos vegetales y ya logró resultados positivos con uno de ellos: el retortuño. Los especialistas hallaron que en muy bajas concentraciones de extracto de esta especie se logra inhibir el crecimiento de las células tumorales. “Puede ser muy significativo”, afirman.

Investigadores de la facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Cuyo, dirigidos por el doctor Carlos Gamarra Luques, prueba los efectos medicinales que ciertas plantas autóctonas de la región tienen sobre algunas células tumorales, con resultados positivos en una de ellas hasta el momento: el retortuño.

Los profesionales partieron de la necesidad de nuevas opciones terapéuticas que mejoren la situación de los enfermos de cáncer, teniendo en cuenta que la enfermedad representa la segunda causa de muerte en el mundo y que su incidencia anual alcanza a más de 12 millones de personas.

Entre las múltiples especies cuyanas en las cuales la medicina describe distintos usos en el cuidado y preservación de la salud se cuentan el pájaro bobo, el chañar, el retortuño, el aguaribay y la jarilla. Son vegetales autóctonos de los cuales ya se hallan científicamente documentadas sus propiedades antiinflamatorias, antifebriles, antibióticas, insecticidas y antioncológicas. En este último caso, la información es escasa e insuficiente.

Por ello, el objetivo de la investigación es profundizar, describir y comparar las acciones antiproliferativas -aquellas que impiden dividirse y seguir creciendo a las células- sobre líneas celulares de cáncer humano de los compuestos químicos contenidos en los extractos acuosos de las especies enumeradas.

“Esto puede ser muy significativo, ya que si se lograra evitar que las células cancerosas proliferaran sería algún tipo de blanco terapéutico, algún tipo de terapia positiva para esta enfermedad”, explica a Argentina Investiga Gamarra Luques.

Cosechada en origen

El proyecto comenzó en 2011. Las hojas de estas cinco especies se hierven y de ahí se obtiene el extracto. Éste se agrega a los medios de cultivo usados para hacer crecer células tumorales “in vitro” en distintas concentraciones. “A estas plantas las obtenemos siempre en el mismo lugar geográfico. Porque la planta, dependiendo del agua o de la exposición a insecticidas, podría tener distinta composición de químicos. Nosotros la sacamos de un campo virgen, en Lavalle, donde termina el río Mendoza y vamos a cosecharla en diciembre, cuando la planta está en flor. Es importante tener en cuenta la época de la planta, y que el momento de la floración sea el momento de la cosecha.

Una vez cosechadas tenemos 48 horas para separar todas las hojas de los tallos, de los frutos, de las flores y de las raíces”, explica el docente e investigador. Específicamente, el extracto actúa sobre la célula y por distintos mecanismos hace que primero, no se divida más y, al no poder dividirse -que es una función vital para la célula-, tiene mecanismos que determinan su propia muerte.

Como resultado de los ensayos realizados, los investigadores llevaron a cabo un hallazgo interesante, según explica el director del equipo: “Esto lo hicimos en estos cinco compuestos, pero fueron muy importantes los descubrimientos que se obtuvieron sobre el retortuño, porque no había sido descripto nunca y resultó en mínimas dosis. No había ninguna propiedad antiproliferativa descripta para Prosopis (su nombre científico) y nosotros encontramos que, a muy bajas concentraciones, se inhibe el crecimiento de las células tumorales y, si les damos un poquito más, empiezan a morirse” señalaron los especialistas.

“Estamos muy contentos con esto pero, obviamente, es una investigación que recién empieza”, concluye Gamarra Luques.

Prensa UNCuyo
loliva@uncu.edu.ar.
Área de Divulgación científica


Estudian el potencial efecto anticancerígeno de la yerba mate

Estudian el potencial efecto anticancerígeno de la yerba mate

Una línea de investigación, aún en etapa preliminar, podría confirmar el efecto antitumoral de la yerba mate (Ilex paraguariensis). De ser así, sería la más importante de las numerosas propiedades protectoras de la salud que ofrece la planta y que han sido detectadas en diferentes estudios farmacológicos.

Hallan drogas anticancerígenas en un arbusto salteño

Hallan drogas anticancerígenas en un arbusto salteño

El hallazgo de nuevas drogas de origen natural que produce un arbusto autóctono del noroeste del país aviva las esperanzas en la lucha contra el cáncer. La UNRC es la única institución del país donde se trabaja con este tipo de principios activos para el tratamiento de esta enfermedad.

Baculovirus, un delivery de buenas noticias

Baculovirus, un delivery de buenas noticias

Son virus de insectos con aplicaciones biotecnológicas en el campo y en la salud. En el siguiente diálogo, Mariano Belaich repasa sus bondades y, entre otras cualidades, asegura que “al no ser infectivos, pueden manipularse fácilmente para utilizarlos en distintas terapias génicas”.

Científicos de la UNLP advierten que el glifosato está en todos lados

Científicos de la UNLP advierten que el glifosato está en todos lados

Investigadores de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de La Plata advierten que los residuos de este peligroso herbicida con potencial carcinogénico están presenten, en diferentes concentraciones, en la lluvia que cae en el centro de la ciudad, en el algodón, gasas, peces, en las lagunas bonaerenses, en distintos alimentos que consumimos, en todo nuestro sistema ambiental.

De proteínas y tumores

De proteínas y tumores

Investigadores argentinos detectaron la relación de dos proteínas que, combinadas, permiten el desarrollo de tumores situados en la base del cerebro, específicamente en la hipófisis. Los estudios realizados, por ahora en ratones, constituyen el inicio de un largo camino que puede conducir a algún medicamento que, en el futuro, pueda impedir el crecimiento de este trastorno.

Nanopartículas, el caballo de Troya para combatir la epilepsia refractaria

Nanopartículas, el caballo de Troya para combatir la epilepsia refractaria

Un equipo interdisciplinario de investigadores trabaja en el desarrollo de formulaciones para revertir, con la ayuda de la nanotecnología, la resistencia a los medicamentos que presentan los pacientes con epilepsia refractaria. De este modo, las investigaciones llevadas adelante en los laboratorios de la UNLP ofrecerían una alternativa eficaz para quienes no responden a los tratamientos anticonvulsivos convencionales.

Dirección Nacional de Desarrollo Universitario y Voluntariado

Canal de videos 103