Universidad Católica de Cuyo - Facultad de Filosofía y Humanidades

07 de Enero de 2013 | 5 ′ 27 ′′


Procesos de aprendizaje en los conductores de vehículos



Una investigación determinó que los factores emocionales influyen en forma decisiva en el conductor al manejar un vehículo, al incluir o suprimir conductas de riesgo. Los resultados del estudio, que incluyó el análisis de aspectos cognitivos, emocionales, y socio-culturales, resultarán un aporte para el diseño de estrategias preventivas y educativas para la problemática de la seguridad vial.

Es el hombre quien decide y determina los factores de riesgo, a partir de sus propios conceptos de riesgo que van más allá del buen estado de la ruta o del vehículo. El factor humano siempre está involucrado y transforma a los demás elementos en simples medios al servicio del hombre. Esta fue una de las conclusiones a las que arribó el equipo de investigación que dirige María Lucía Quiroga Yanzi con las investigadoras Claudia Iranzo, Yasmín Salvador y María Laura Noguera, junto a un grupo de becarios, todos de la Facultad de Filosofía y Humanidades.

La propuesta planteada por este equipo hace referencia a la implementación, mediante diferentes estrategias pedagógicas y educativas, de un cambio en el modelo de asimilación-decisión-acción que aparece de manera predominante en los hábitos de conducción de los conductores del Gran San Juan.

Los aspectos emocionales subyacentes al momento de conducir surten un efecto motivador o inhibidor, que regula la inclusión o exclusión de conductas de riesgo, así lo determinó la investigación que se desarrolló en la provincia de San Juan. El estudio tuvo como objetivo ampliar la comprensión de conductas viales, a través de una mirada integradora que posicionó al ser humano como protagonista del hecho vial. Son las personas quienes, a partir de las conductas aprendidas, construyen con los otros el espacio vial.

Hasta el momento, la mayoría de las investigaciones o acciones que se emprenden en torno de lo vial tienen como objetivo la accidentología, lo que llevó a las investigadoras a considerar los aspectos que se ponen en juego en el proceso de aprender a conducir un automóvil, considerando que tal hecho no se resume sólo en la formación de una serie de hábitos motores coordinados, sino que incluye otras funciones: cognitivas, emocionales, sensoperceptivas, aprendizaje socio-culturales, etc.

Para realizar la investigación se trabajó en la oficina encargada de otorgar las licencias de conducir en la provincia de San Juan (EMICAR). Fueron encuestadas 2.200 personas que hubieran obtenido la licencia en los últimos seis meses, es decir conductores noveles y fueron entrevistados quienes se dedican a la enseñanza de la conducción.

Las investigadoras concibieron al espacio vial como un lugar compartido, un contexto de convivencia y de respeto, en el que se pone en juego la expresión de las personas. “Constituimos un sistema organizado en el que cada uno de nosotros como conductores, junto a otros conductores, conformamos los elementos que lo componen. Todas las personas que circulan por la vía pública se convierten en parte de éste, en interdependencia unos de otros” señalaron a Argentina Investiga las especialistas.

Este espacio vial se construye a partir de la trilogía formada por los factores ambiental, vehicular y el factor humano. Esta investigación se centró en el factor humano y en él se profundizaron tres componentes principales que son el dominio afectivo motivacional (las fuerzas actuantes en el comportamiento), el dominio cognitivo (la asimilación de la información y la toma de decisiones) y el dominio sensoriomotriz (en el que se incluyen acciones manifiestas y todas las experiencias mediadoras entre los canales sensoperceptivos y motores).

En la dimensión afectivo-motivacional se detectó que los aspectos emocionales subyacentes al momento de conducir surten un efecto motivador o inhibidor que regula la inclusión o exclusión de conductas de riesgo. Es por ello que la presencia natural de estas emociones desafía a la búsqueda de una aceptación que permita, en vez de un control omnipotente y fantaseado, una gestión realista de las emociones como recurso positivo al servicio de la conducción.

Esta dimensión se encuentra vinculada de manera íntima con la dimensión cognitiva, respecto de la percepción del riesgo, la toma de decisiones y la elección de respuestas. Ante las problemáticas detectadas, como por ejemplo, la falta de coherencia entre la percepción objetiva y subjetiva del riesgo, que lleva a hablar de modalidades ofensivas o defensivas al momento de conducir, se plantea la necesidad de generar espacios de reflexión y autocrítica que permitan la diversificación de los esquemas cognitivos, como así también resulta necesario replantear los procesos de aprendizaje que posibilitaron la adquisición de estos modelos.

En cuanto al área o dimensión sensorio-motriz, la posibilidad de percibir el riesgo real y objetivo y la ejecución de los esquemas flexibles traducidos en maniobras adaptadas, dependerá de la capacidad perceptiva y atencional con la que se cuente.

Los resultados que se obtuvieron mediante esta investigación pretenden constituirse en un aporte empírico local para la comprensión de la situación de aprendizaje de la conducta vial, el análisis de la problemática de la seguridad vial y las bases para el diseño de estrategias preventivas y educativas.


Eduardo Tello


Niños y niñas, el grupo social más vulnerable frente al aislamiento

José García Riera, psiquiatra y docente de la UNR, sostiene que los niños y las niñas son el grupo social más vulnerable desde el punto de vista psíquico ya que están en plena etapa de desarrollo. La experiencia inédita que trajo la pandemia precariza la estructura psíquica en un sujeto. Los niños procesarán esta situación según el momento evolutivo que atraviesen y de acuerdo a cómo se administre esta carga en el sistema familiar.

Nuevos fármacos para tratar uno de los tipos de epilepsia infantil más raros y agresivos

El Laboratorio de Investigación y Desarrollo de Bioactivos (LIDeB), perteneciente a la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de La Plata, será el primero de América Latina en integrar una red de investigación del “Síndrome de Dravet”, un tipo específico de epilepsia que resulta especialmente agresivo en bebés y niños.

Investigan cómo se relaciona el déficit cognitivo con el estrés

Se comprobó que el déficit congnitivo en ratones estresados estaba acompañado de alteraciones en el hipocampo y en el sistema inmune. En la actualidad se espera encontrar biomarcadores en humanos para así anticipar tempranamente un déficit cognitivo que puede devenir en el Mal de Alzheimer.

Qué dicen las probabilidades sobre los accidentes de aviones

Esta semana conmocionó al mundo la noticia de la caída del avión que transportaba al equipo brasileño Chapecoense y surgieron nuevamente las estadísticas sobre los accidentes aéreos y la seguridad. Un especialista de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) explicó a Argentina Investiga qué dicen las probabilidades sobre el transporte catalogado como el más seguro de todos.

Zika, la primera muerte por un caso autóctono en el país

Investigadores de todo el mundo estudian las relaciones de esta enfermedad con la microcefalia, la debilidad y la parálisis muscular. La primera muerte por Zika en el país, el primer caso autóctono, se dio en Tucumán y se trató de una bebé de diez días. Los profesionales insisten en la necesidad de incrementar las medidas preventivas en la población.

Entrenamiento cognitivo, podrían predecirse sus efectos en niños para mejorar el rendimiento escolar

Diversos estudios destacan el rol clave de la memoria de trabajo para el aprendizaje escolar, el desempeño académico y su relación con la atención ejecutiva. Estudios que utilizan sistemas predictivos basados en redes neuronales artificiales permiten determinar si habrá niveles de mejoras en el entrenamiento cognitivo en niños de entre cuatro y seis años de edad.

Canal de videos 104