Universidad Nacional de Córdoba - Facultad de Ciencias Químicas

02 de Marzo de 2015 | 11 ′ 8 ′′


Sistema inmunológico: una batalla contra el envejecimiento del organismo



Científicos investigan cómo funciona el sistema inmune en organismos envejecidos. La clave es el CpG, una sustancia que ayuda a mejorar la respuesta del cuerpo ante el ataque de microorganismos" data-toggle = "tooltip" title = "También llamados microbios, son seres vivos que tienen una organización biológica elemental y sólo pueden verse a través de un microscopio.">microorganismos. Utilizando esta sustancia, idearon una estrategia para aumentar el nivel de anticuerpos y la defensa celular, un resultado alentador para el desarrollo de vacunas. Antes, habían descubierto que al mezclar el CpG con una proteína específica, los organismos viejos lograban defenderse tan bien como los jóvenes.

Un grupo de científicos del Centro de Investigaciones en Bioquímica Clínica e Inmunología (Cibici-Conicet) de la Universidad Nacional de Córdoba estudia, desde hace varios años, los cambios que sufre el sistema inmune durante el envejecimiento. El objetivo es generar estrategias que permitan a los individuos de edad avanzada “armarse y defenderse” mejor ante el ataque de agentes externos. Para ello, inmunizan a ratones envejecidos y comparan su respuesta con la de roedores jóvenes (grupo de control).

En el mundo, cada vez son más las personas de edad avanzada. La tercera edad (mayores de 65) e incluso la cuarta (a partir de los 100 años) crece paulatina y generalizadamente en casi todos los países, sobre todo en los más desarrollados. En Alemania, por ejemplo, los ancianos superan ampliamente a los jóvenes: sólo el 13,5% tiene menos de 15 años, contra el 20,4% que representan los de 65 años o más, y sólo hay ocho niños por cada mil habitantes. A la vez, por distintas razones, la tasa de natalidad mundial va en descenso. ¿El resultado? Una población envejecida.

El desarrollo de antibióticos y vacunas, junto a una mejora general de la calidad de vida, son los responsables del fuerte crecimiento del promedio de edad que alcanzan las personas. Sin embargo, el aumento de la esperanza de vida trae aparejado un problema básico: el envejecimiento está asociado a una disminución de la salud. Esto se debe, en parte, a que nuestro sistema inmune comienza a trabajar en forma defectuosa con el paso de los años y algunas funciones se alteran: un anciano tarda más tiempo que un joven en recuperarse luego de una infección viral o bacteriana y, a la vez, las vacunas tienen un menor efecto protector.

El equipo del departamento de Bioquímica Clínica de la Facultad de Ciencias Químicas dirigido por María Cristina Pistoresi logró demostrar que si a un organismo viejo se lo estimula en forma adecuada puede responder de manera similar al de un joven. En distintos experimentos, utilizaron CpG (oligodeoxinucleótidos) como adyuvante de vacunas, un aditivo que ayuda a mejorar la respuesta defensiva del organismo. Mezclaron ese adyuvante con ovoalbúmina -proteína que se obtiene del huevo- a la cual utilizaron como antígeno, es decir, aquello hacia lo que se pretende que el cuerpo responda.

Aunque el CpG ya había sido descripto como estimulante del sistema inmune, por primera vez fue empleado en ratones viejos. El resultado fue exitoso: los roedores envejecidos mostraron una capacidad de defensa semejante a la del grupo de control. El trabajo fue publicado hace un tiempo y animó a los científicos a seguir investigando las virtudes del CpG. En la actualidad, este grupo estudia cómo esta sustancia estimula las células mieloides supresoras, un tipo de glóbulo blanco cuya función es regular la defensa de nuestro organismo ante el ataque de patógenos invasores.

“Nuestros resultados indican que la elección correcta del adyuvante podría permitir la implementación de esquemas de vacunación más adecuados que los que hoy se aplican para la tercera edad”, señala Pistoresi a Argentina Investiga. La investigadora principal del Conicet precisa que, para los ancianos, actualmente se emplean las mismas vacunas que para los adultos, pese a que su sistema inmune está desregulado.

El coagel, un vestido protector

En un trabajo interdisciplinario, otro equipo de investigadores de los departamentos de Bioquímica Clínica y de Farmacia recientemente ideó un sistema nanoestructurado que permitiría producir a futuro vacunas más efectivas. Se trata de un desarrollo ideal para situaciones en las que se necesitan respuestas inmunes altas, como en el caso de las personas de mayor edad.

La estrategia está centrada en el uso del CpG y otros agregados para mejorar la acción del adyuvante, uno de los dos componentes principales con los que se produce una vacuna, además del antígeno. Hasta ahora, los adyuvantes aprobados para uso en humanos son sólo tres, ya que deben reunir estrictas condiciones de seguridad.

Aunque el CpG está siendo probado como adyuvante en el mundo con muy buenas perspectivas, presenta falencias cuando se lo usa solo o “desnudo”; específicamente, tiene una reducida bioactividad. Esto significa que presenta problemas de inestabilidad, ya que es atacado por enzimas que lo destruyen, y de distribución, debido a que al inyectarlo se esparce por todo el organismo, sin concentrarse en una determinada área, entre otras deficiencias.

Frente a estas fallas, los científicos pensaron en desarrollar una especie de mecanismo de ensamble: incorporaron un sistema llamado coagel -formado por componentes biocompatibles- y lo unieron con el CpG (adyuvante) y la ovoalbúmina (antígeno). La tríada funcionó muy bien. Se observó que el coagel tiene un efecto protector del CpG y que, además, hay una liberación más lenta y controlada de este componente. “Funciona como una especie de vestido que recubre al adyuvante y al antígeno -grafica Belkys Maletto, directora del proyecto de investigación-. Actualmente estamos tratando de comprender los mecanismos por los cuales el coagel tiene esta propiedad. Lo que vemos es que produce un efecto enhancer, es decir, potencia al CpG”.

Respuesta celular

Una vez ideada la estrategia de ensamble, los investigadores llevaron a cabo experimentos con animales, diferenciados en dos grupos de comparación. Un grupo de ratones fue inyectado con CpG, ovoalbúmina y coagel, mientras que otro sólo con CpG y ovoalbúmina. Encontraron que los animales que habían sido inmunizados con los tres componentes desarrollaron niveles de anticuerpo superiores, pero además aumentaron su defensa celular. “Cuando el sistema inmune identifica a una célula que tiene algo extraño, reacciona provocando la muerte de esa célula. Eso es lo que llamamos una respuesta celular”, explica Fernanda Sánchez Vallecillo, becaria doctoral del Conicet.

Los investigadores señalan que los adyuvantes aptos para uso humano son efectivos pero presentan una deficiencia en común: generan buena reacción a nivel de anticuerpos, pero producen una respuesta celular muy débil. Ésta es la clase de respuesta necesaria, por ejemplo, para combatir enfermedades como el cáncer o las infecciones intracelulares. “Esto es muy importante, porque ninguno de los adyuvantes aprobados para humanos es capaz de generar una respuesta de este tipo. Nosotros obtuvimos resultados que sí la generan”, destacan.

Por su relevancia, las conclusiones del estudio fueron publicadas en la revista científica internacional “Biomaterials”.

Qué es el coagel

Macroscópicamente, se trata de un semisólido de aspecto parecido a un coágulo. Se define como un agregado supramolecular de tamaño nanométrico, es decir, es la estructuración de moléculas que se combinan y forman una supramolécula. Está formado por palmitato de ascorbilo, que incluye ácido ascórbico (vitamina C) y un ácido graso, ambos biocompatibles y presentes en el organismo humano.

“Partimos de un material que ya está aprobado por las autoridades sanitarias para otros usos, es decir que es seguro. Eso nos da una ventaja extra porque estamos probando con algo que es totalmente inofensivo para el ser humano, está en nuestro organismo”, explica Santiago Palma, codirector del proyecto de investigación perteneciente al departamento de Farmacia e investigador independiente de Conicet. El bioquímico comenta que desde esa área venían trabajando con coagel ya hace tiempo para el transporte de fármacos, pero no como principio activo. Por sus características, pensaron que esa estructura podía servir como escudo protector del CpG.

El científico aclara que, pese a los resultados alentadores, todavía falta mucho por investigar. “Estamos dando los primeros pasos en la producción de un sistema adyuvante que permitiría mejorar las vacunas existentes”, concluye.

Pocos pero seguros

El adyuvante es uno de los principales “ingredientes” de una vacuna. Tiene una función amplificadora de la respuesta inmune y contribuye a que nuestro sistema inmunitario aprenda a defenderse mejor de los patógenos. Desde que se creó el primer adyuvante, hace más de cien años, sólo fueron autorizados tres para uso en humanos. Los utilizados inicialmente consistían en productos químicos basados en sales de aluminio. Pero hace un tiempo se aprobaron dos más, las emulsiones de aceite en agua y el MPL (Monophosphoryl Lipid). Éste último fue el primer adyuvante admitido para uso clínico de origen biológico: proviene de fragmentos muy pequeños y modificados de endotoxinas bacterianas.

¿Por qué en cien años sólo fueron aprobados tres adyuvantes? Deben reunir altos estándares de efectividad y seguridad, con capacidad para desencadenar una respuesta inmune sin poner en peligro la salud. Por ello, la licencia para la obtención de uno nuevo es muy restringida.

Actualmente hay en estudio distintas sustancias para ser usadas como adyuvantes, el CpG es una de ellas. Su estudio superó los ensayos preclínicos y ahora se lo está probando en exámenes clínicos en humanos, con resultados alentadores.

Sin embargo, tiene problemas de bioactividad. La utilización del coagel como escudo protector del CpG mejora las perspectivas de obtener un nuevo adyuvante, y con ello, la posibilidad de desarrollar vacunas más efectivas, con mayor acción a nivel celular.

Un combo exitoso

Los ensayos preclínicos en ratones vacunados con la nanoestructura formada por coagel, CpG y ovoalbúmina arrojaron muy buenos resultados:

Mayor defensa. Aumento de anticuerpos y respuesta a nivel celular. Los adyuvantes autorizados para uso humano producen respuesta celular escasa.
Dosis reducida. Disminución de la dosis de CpG y del número de inmunizaciones, requiriendo sólo dos para mantener el mismo título de anticuerpos.
Respuesta de memoria. Inmunización de efecto prolongado, un aspecto importante en las vacunas, que apuntan a una protección por un largo período. Seis meses después de ser inmunizados, los ratones mantenían elevados niveles de respuesta (representan un tercio de su vida, que llega a los 18-24 meses).
Toxicidad. Se registró muy buena tolerancia, sin toxicidad aparente. Se realizaron análisis histológicos de muestras de órganos de ratones y análisis de suero (enzimas intracelulares) para determinar si hubo daño específico, con resultados normales.
Componentes naturales. El coagel está formado por compuestos no extraños para seres humanos y ratones. Incluye ácido palmítico y vitamina C.


Candela Ahumada


Científicos de la UNLP descubrieron por qué el coronavirus evade al sistema inmune

Ayudar a disminuir los efectos perjudiciales y las secuelas de la infección y diseñar virus atenuados para el desarrollo de vacunas, se cuentan entre las posibilidades del hallazgo. Los especialistas establecieron que el COVID-19 tiene un nuevo mecanismo viral que le permite controlar la respuesta inmune de las células invadidas.

Lavado de manos en la pandemia: con la frecuencia adecuada, pero sin la duración suficiente

Una encuesta realizada por investigadores de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNC detectó que pese a conocer el procedimiento correcto, tres de cada cuatro personas no respeta el tiempo recomendado por la OMS: entre 40 y 60 segundos. Un 42% de los encuestados tiene niños a su cargo, y de ese grupo un tercio no siempre controla que ellos se laven las manos en momentos adecuados.

Una herramienta epidemiológica para detectar coronavirus en aguas residuales

Expertos de la UNCUYO, el Conicet y organismos gubernamentales investigan la presencia del SARS-CoV-2 en aguas cloacales y residuales de Mendoza. El objetivo es conocer la circulación del virus para contribuir a la adopción de políticas públicas socio-sanitarias orientadas a hacerle frente a la pandemia.

Desarrollaron un dispositivo que elimina el Covid-19 del ambiente

Desarrollaron un dispositivo que elimina el Covid-19 del ambiente

Cinco ingenieros egresados de la Facultad de Ciencias Exactas de la UNR desarrollaron el Darpas, un artefacto basado en tecnología de radiación ultravioleta, capaz de eliminar el 99% de virus de cualquier ambiente, incluido el Covid-19. El dispositivo se maneja de forma remota y no utiliza productos químicos, por lo que no genera residuos.

Los anuncios del Alzheimer

Los anuncios del Alzheimer

Una investigación apunta a encontrar un método rápido y sencillo para detectar la enfermedad de manera temprana. Esto permitiría generar estrategias preventivas en los grupos de riesgo. Los investigadores analizan la correlación entre ciertas moléculas halladas en sangre y el déficit cognitivo leve que antecede a esta enfermedad neurodegenerativa.

Análisis de la pandemia más allá de sus metáforas

Especialistas de la UNL plantean algunas claves para pensar la pandemia causada por el virus COVID-19 desde las ciencias sociales. La necesidad de estudiar un escenario de crisis y profundas desigualdades, donde vuelven a pensarse las redes comunitarias, el rol del Estado y las políticas públicas. Un análisis sobre la dimensión de esta pandemia que coloca a la ciencia frente a un escenario inédito.

Canal de videos 104