Universidad Nacional de La Plata - Facultad de Ciencias Exactas

09 de Agosto de 2021 | 6 ′ 15 ′′


Transforman los residuos de la soja en productos de alto valor nutricional

Transforman los residuos de la soja en productos de alto valor nutricional


Un grupo de investigadores de la Universidad Nacional de La Plata descubrió la fórmula para reutilizar el soja que quedan en el filtro cuando las semillas trituradas se filtran para producir leche de soja.">okara y sacar provecho de su enorme valor nutricional y efecto prebiótico. La reutilización del okara, uno de los principales subproductos obtenidos de la soja, además, beneficia al medioambiente.

En la mayoría de los procesos de producción industrial de alimentos se generan subproductos derivados de las materias primas originales que, al ser descartados como desechos, terminan por afectar al medioambiente. Por ello, uno de los grandes desafíos de la ciencia es encontrar los mecanismos para poder aprovechar esos residuos, darles utilidad y sumarles valor agregado. En la Universidad Nacional de La Plata, un equipo de investigadores descubrió la fórmula para reutilizar el okara, uno de los principales subproductos obtenidos de la soja, y sacar provecho de su enorme valor nutricional y efecto prebiótico.

Durante la producción de alimentos derivados de la soja se origina una gran variedad de desechos. Desconocido por muchos, el okara es -en volumen- uno de los más importantes residuos sólidos remanentes de la molienda de los granos, después de la extracción de la fracción acuosa utilizada para producir bebidas de soja. Un equipo de científicos del Centro de Investigación y Desarrollo en Criotecnología de Alimentos (CIDCA), dependiente de la UNLP, el Conicet y la CIC, encontraron la fórmula para reutilizar este subproducto para la protección y el crecimiento de una bacteria prebiótica, beneficiosa para el ser humano.

Para ponerlo en números: por cada kilogramo de soja utilizado, se obtienen aproximadamente entre 1.1 y 1.2 kilogramos de okara fresco. Normalmente, las industrias descartan este tipo de subproductos del procesamiento de alimentos, una práctica que ocasiona serios problemas ambientales y pone en peligro la salud.

El doctor Esteban Gerbino, codirector del proyecto, explicó a Argentina Investiga que “el okara es un subproducto generado en grandes cantidades, cuyo elevado contenido de agua lo hace propenso a la descomposición. Teniendo en cuenta su elevado valor nutricional y efecto prebiótico, encontrar tecnologías alternativas para su tratamiento constituye una excelente opción para agregarle valor como potencial ingrediente a nivel industrial. Es decir que podría ser comercializado como medio de fermentación para hacer crecer y para proteger bacterias lácticas durante su vehiculización, en lugar de descartarse. En nuestros laboratorios descubrimos que la fermentación del okara con bacterias lácticas, proporciona una alternativa interesante y de relevancia para la industria lo que nos permitió patentar su uso como medio de cultivo”.

Las bacterias lácticas tienen estatus GRAS, es decir, son generalmente reconocidas como seguras y la mayor parte de ellas, como Lactobacillus plantarum, se encuentran incluidas en la lista de Presunción Cualificada de Seguridad (QPS) de la Unión Europea (EFSA Panel on Biological Hazards (BIOHAZ) 2012). Estas características y su acción como probióticos permiten que puedan ser utilizadas en la producción y la preservación de alimentos y en aplicaciones biotecnológicas relacionadas con la salud (medicina, industria farmacéutica, nutracéuticos).

Sin embargo, para que las bacterias ejerzan su efecto probiótico deben llegar en concentraciones adecuadas a su lugar de destino, luego de ser consumidas. En otras palabras, las bacterias lácticas, antes de llegar al intestino deben superar diferentes factores que afectan su viabilidad como el procesamiento y el almacenamiento de los alimentos y el pasaje a través del tracto gastrointestinal.

“Nuestro trabajo, que fue realizado como parte de la tesis doctoral del licenciado Gabriel Quintana, con la dirección de la doctora Andrea Gómez-Zavaglia, se dividió en tres etapas principales: en primer lugar, se aprovechó la disponibilidad del okara para ser utilizado como medio de cultivo y protección de Lactobacillus plantarum CIDCA 83114. Durante el estudio de la composición del okara y la formulación del medio de cultivo se obtuvo un subproducto adicional como el aceite de okara (obtenido por un proceso de desengrasado del okara).

Teniendo en cuenta la relevancia nutricional de los ácidos grasos insaturados, el aceite de okara fue aprovechado para abordar la segunda etapa de este trabajo, la microencapsulación. A partir del aceite obtenido se logró formular emulsiones aceite en agua (O/W) y agua en aceite (W/O) para encapsular a L. plantarum CIDCA 83114, manteniendo estables las bacterias durante los procesos de deshidratación y almacenamiento y protegiéndolas de ambientes adversos”, detalló el investigador.

Por último, los científicos realizaron un análisis del ciclo de vida para evaluar el impacto ambiental del proceso principal de este trabajo que fue la obtención de okara (entero y desengrasado es decir sin el aceite), deshidratado fermentado con L. plantarum.

Gerbino manifestó: “A la hora de seleccionar los procesos en la elaboración de un producto, el consumo de energía, los materiales y el equipamiento utilizado son temas importantes que no deben ser ignorados. En otras palabras, no tiene sentido aprovechar el okara como medio de cultivo y deshidratación si los procesos involucrados para llegar al producto final no son sustentables”.

Por esta razón, la optimización de las condiciones de deshidratación de sistemas alimentarios en materia de sustentabilidad es esencial para la valoración exitosa de los subproductos, garantizando su calidad y minimizando costos económicos, ambientales y sociales. “En resumen, este trabajo fue de gran relevancia ya que permitió agregar valor al okara, utilizándolo como medio de cultivo y deshidratación de L. plantarum CIDCA 83114. De manera adicional, la extracción del aceite de okara permitió la formulación de emulsiones que lograron estabilizar L. plantarum durante los procesos de deshidratación. Las implicancias de aprovechar el okara como medio de cultivo y deshidratación resultan ventajosas siempre que los procesos involucrados para llegar al producto final tengan un bajo impacto ambiental. Esto representa un importante punto de partida para el diseño estratégico de productos factibles de llevar a escala piloto o industrial”, concluyó el científico.

Eduardo Spínola
espinola72@gmail.com
Dirección General de Comunicación Institucional
Dirección General de Comunicación Institucional


Tomates mejorados, de la huerta a la mesa

Tomates mejorados, de la huerta a la mesa

Con la intención de obtener tomates más ricos y nutritivos, ingenieros agrónomos de la UNR trabajan junto a productores de los cinturones hortícolas del país. La iniciativa de producir mejores tomates, a partir de sistemas de horticultura agroecológica, fue seleccionada por el Programa “Ciencia y Tecnología contra el hambre”.

Una solución para potabilizar el agua

Investigadores de la UNR y el Conicet diseñaron un sistema de biofiltración de metales presentes en aguas subterráneas destinadas al consumo humano. El proyecto fue seleccionado por el programa “Ciencia y Tecnología contra el hambre”, del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación.

Tecnología de pulsos eléctricos para acelerar el proceso de vinificación

Se trata de una técnica que permite extraer polifenoles de las uvas durante el proceso de fermentación de los vinos. Es un desarrollo de investigadores españoles en el que colaboró el ingeniero agrónomo de la UNCUYO, Marcos Maza. Recientemente, la Organización Internacional de la Viña y el Vino autorizó su uso a escala industrial.

Cardo de Castilla, una alternativa para producir bioenergía

A partir de un proyecto, investigadores buscan caracterizar la especie de maleza cardo de Castilla, con el objetivo de usar el rastrojo y así generar bioenergía. “Lo que más necesita el mundo ahora son alimentos y energía. Esta podría ser una forma de producir energía sin competir con alimentos”, remarca García Stepien, director de la investigación.

Infecciones gástricas: aportan nuevos datos para su tratamiento

Una de cada dos personas en el mundo sufre infecciones gástricas causadas por la bacteria Helycobacter pylori. Investigadores trabajan en identificar los genotipos prevalentes de esta bacteria en el Centro y Norte santafesinos. Además, analizan su estructura genética para estimar su nivel de virulencia o si ha adquirido resistencia a antibióticos. De esta manera buscan aportar datos que permitan generar una medicina personalizada.

Estudian superbacterias para combatir infecciones intestinales

Estudian superbacterias para combatir infecciones intestinales

Las bacterias probióticas son conocidas en el mundo por su potencial para estimular el sistema inmunológico. En Argentina, se difundieron a partir del trabajo del científico Guillermo Oliver, que perteneció al CERELA y desarrolló la leche Bio, un alimento probiótico que combatía la desnutrición y mejoraba el sistema inmunológico, comercializado por Sancor. La doctora Perdigón integraba su equipo y hoy continúa con la línea de investigación.

Canal de videos 104