Universidad Nacional de General Sarmiento - Instituto del Conurbano

15 de Mayo de 2017 | 5 ′ 47 ′′


Un arroyo Claro oscuro

Un arroyo Claro oscuro


Conocer el estado actual de la calidad del agua del arroyo Claro y su impacto en la población del conurbano es el objetivo principal de una investigación que llevan adelante ecólogos del Instituto del Conurbano de la UNGS.

Escombros, heladeras viejas, restos de automóviles y bolsas de residuos son algunos de los desechos que hoy pueden encontrarse a simple vista en el cauce y al costado del arroyo Claro, cuenta el biólogo Gabriel Zunino, del área de Ecología del Instituto del Conurbano de la Universidad Nacional de General Sarmiento (UNGS). Zunino dirige una investigación para conocer el estado actual de la calidad del agua de este arroyo y su impacto en la población.
El arroyo Claro, de unos 16 kilómetros de longitud, nace en José C. Paz, atraviesa zonas residenciales e industriales de los municipios de Malvinas Argentinas, Escobar y Tigre, y desemboca en el Río Luján. Durante su recorrido recibe también dos pequeños afluentes: el Cuzco y el Albuera. Según datos del Censo 2010, sólo en Malvinas Argentinas 42.794 vecinos viven en los radios censales que tocan el arroyo Claro y sus afluentes, es decir, en el área de influencia más próxima. “Si el arroyo se desborda estos vecinos son los que tienen mayor riesgo de inundación y además son los que están más en contacto con el agua contaminada. En Tigre la cantidad de vecinos es menor, porque es una zona más industrial”, cuenta Lorena Gómez, estudiante de Ecología que realiza su tesis de grado en el marco de esa investigación.
Para determinar la calidad de agua, los investigadores tomaron, entre junio y diciembre de 2014, muestras de agua superficial de 10 estaciones de muestreo, ubicadas en el canal principal del arroyo Claro y en sus afluentes: los arroyos Cuzco y Albuera. También se tomaron muestras de agua subterránea provenientes de los hogares para conocer la calidad del agua de consumo humano y se realizaron encuestas a vecinos de la región para recopilar información sobre las formas de acceso al agua, el tipo de almacenamiento y la eliminación de desechos orgánicos, entre otros temas, en una zona que cuenta con bajo porcentaje de viviendas con servicio de agua corriente y red pública de cloacas.
Los resultados preliminares de la investigación dan cuenta de una “severa contaminación del agua superficial del arroyo”, con elevadas concentraciones de nitratos, nitrógeno amoniacal y fósforo provenientes de desechos cloacales domiciliarios y descarga de detergentes de hogares o de las propias industrias. Con respecto al agua de consumo humano, “se determinó contaminación de origen orgánico”, causada posiblemente por la escasa distancia entre la toma de agua y los pozos ciegos o la falta de mantenimiento de cañerías y tanques de agua. “El grado de contaminación que encontramos es relativamente alto. Hay contaminación orgánica por los desechos cloacales de los casas”, explica Zunino.
En cuanto a la contaminación industrial, Zunino explica que es muy difícil detectarla, ya que el arroyo esta entubado por unos 4 kilómetros y no se puede determinar quién arroja las sustancias ni en qué lugar: “En ocho meses y en diferentes ocasiones encontramos mucha espuma, mucho olor y algún color extraño que salía del caño. Pero el volcado es esporádico y hay que estar continuamente en el lugar para poder detectarlo. Encontramos detergente volcado de papeleras, pinturas o anilinas, no sabemos de dónde vienen, pero aparecen”.

¿Cómo afecta la contaminación de este arroyo a los vecinos de la región? “La gente interactúa con el agua de este arroyo, en verano los chicos se refrescan, también vemos gente que busca lombrices para la pesca. Estas son aguas rudas, que no están tratadas y en donde puede circular salmonella y hepatitis. Por otro lado, no sabemos el riesgo que pueden estar causando las contaminaciones de origen industrial. Pero la realidad es que son un riesgo y posiblemente afecten la salud de la población”, responde Zunino. “Con las inundaciones algunos vecinos sufren el ingreso del agua a sus casas y están un tiempo largo en contacto con el agua, y eso también es muy perjudicial para la salud”, agrega Gómez.
“El punto de partida de un diagnóstico ambiental es dar cuenta del estado ambiental de la región, en este caso, saber con qué está contaminado el arroyo, cuáles son las fuentes de contaminación, qué tipos de contaminantes hay y a partir de ahí recomendar estrategias a desarrollar”, dice el investigador, que cuenta que ya se pusieron en contacto con funcionarios del municipio de Malvinas Argentinas.
Zunino explica que según el tipo de contaminación hay algunas soluciones sencillas y que no requieren mucha inversión. Un ejemplo de esto es el Cuzco, un arroyo de poco más de un kilómetro y medio, que circula entre dos calles en un barrio rodeado de casas. “En este caso la contaminación es prácticamente domiciliaria: son desechos orgánicos que se degradan fácilmente y que se puede solucionar con un tratamiento estándar de aguas”. Pero la estrategia a implementar también incorporaría la recuperación de espacios para la comunidad. “En este tipo de arroyos que corren entre dos calles se puede hacer un buen corredor verde con un boulevard y bancos para sentarse. Se puede mejorar entonces la calidad del agua y también la calidad de vida de los vecinos”, afirma el biólogo.


Marcela Bello


Emplean residuos de la cerveza para eliminar metales tóxicos del agua

Un equipo de investigadores trabaja en la disminución de la disponibilidad de metales tóxicos a través del uso de residuos de la producción artesanal de cerveza y biomasas bacterianas. Disminuyen la disponibilidad de metales tóxicos como el aluminio, el cobre y el zinc, que afectan el desarrollo y el rendimiento de cultivos de importancia agrícola y hortícola.

Fitotoxicidad en el agua de riego del arbolado mendocino

Fitotoxicidad en el agua de riego del arbolado mendocino

Investigadores llevan adelante un proyecto para evaluar el riesgo de fitotoxidad del agua que nutre las especies arbóreas de la ciudad de Mendoza. Detectaron la presencia de un riesgo de moderado a severo en zonas del microcentro y aquellas donde se concentra la actividad gastronómica.

Investigación pionera sobre la porcelana

Para ampliar el horizonte expresivo del arte ancestral de la cerámica, investigadores de la UNCUYO experimentan con distintos métodos de cocción de la porcelana, formulando nuevas pastas y tratamientos de superficie, además de explorar temáticas como migración, género y ecología. Son reconocidos a nivel nacional por estos estudios.

Científica argentina seleccionada para campaña ambiental internacional en el Pacífico

Integró durante casi dos meses una misión de investigación con participantes de nueve países para estudiar un área de alto interés de la industria energética sustentable a bordo del impactante Maersk Launcher. Fue la única argentina del equipo que analizó la fauna y la flora marinas y las propiedades del suelo.

Novedosa herramienta tecnológica para monitorear la calidad del agua

La herramienta beneficiará a los dos millones de personas que beben agua de los diques San Roque, Los Molinos y Río Tercero. Es para el monitoreo en tiempo real de los embalses de mayor importancia económica, ecológica y social de la provincia de Córdoba. Su finalidad es el acceso al agua segura. Podrá extrapolarse a otros sistemas acuáticos del país.

Ozono: una opción amigable con el medio ambiente para incorporar a la cadena agroalimentaria

La investigación busca demostrar cómo el uso del ozono puede tener un efecto beneficioso, tanto ecológico como económico, en las industrias de la agricultura y la avicultura. El ozono posee una capacidad antimicrobiana que permitiría evitar el empleo de productos químicos nocivos.

Canal de videos 104