Un biosensor para detectar plaguicidas

Universidad Nacional de General Sarmiento - Instituto de Ciencias

21 de Abril de 2014 | 3 ′ 44 ′′


Un biosensor para detectar plaguicidas


Investigadores trabajan en el desarrollo de un sensor capaz de detectar la presencia de plaguicidas en el lugar del cultivo y por una persona que no requiera de un alto nivel de entrenamiento profesional. Los expertos emplean la electroquímica para que el diseño del sensor permita detectar en condiciones de campo a la deltametrina, un insecticida que se utiliza dentro del paquete de aplicación de la soja transgénica.

La utilización de plaguicidas ha sido considerada como una revolución en la agricultura por su capacidad para atacar determinadas plagas e insectos que atentan contra la salud vegetal de los cultivos, en general, de los cultivos comerciales.

El problema es que con una aplicación inadecuada el plaguicida entra en contacto con la tierra y el agua, lo que acarrea efectos sobre la salud de las personas y también sobre el ambiente. Es importante, entonces, medir y entender qué pasa con los plaguicidas no sólo en el cultivo, en una planta de tomates por ejemplo, sino también en el suelo y en el agua que sustenta esa producción.

Si bien hay varias técnicas que se utilizan en la actualidad para medir la influencia de plaguicidas en el sistema productivo, un equipo de investigadores de Química ambiental del Instituto de Ciencias de la Universidad Nacional de General Sarmiento (UNGS) trabaja en un método alternativo.

“El objetivo de la investigación es diseñar un biosensor que permita detectar en condiciones de campo a la deltametrina, un insecticida que se utiliza dentro del paquete de aplicación de la soja transgénica. En un biosensor hay una capa de reconocimiento, algo que es ‘sensible’, en este caso, a la deltametrina. En otras palabras, el problema sería como tener un conjunto de llaves diferentes dentro de una caja de zapatos y diseñar una cerradura para tratar de pescar sólo una llave de ese conjunto”, explica a Argentina Investiga el químico Javier Montserrat, director de la investigación llamada “Sensores aptaméricos de base electroquímica para deltametrina”.

El trabajo del biosensor será reconocer esa llave, en este caso la molécula de deltametrina presente en el plaguicida, y generar una señal eléctrica, cuya intensidad varía según la cantidad de deltametrina que haya detectado.

“El biosensor tiene una capa de biorreconocimiento, que estamos tratando de diseñar, formada por aptámeros. Básicamente, los aptámeros son secuencias de ADN o de ARN que tienen la capacidad de reconocer moléculas específicas. Cuando la deltametrina entra en contacto con esta capa de biorreconocimiento, el sensor genera una señal que es de tipo eléctrica y es lo que nos interesa medir”, describe Silvana Ramírez, química y codirectora del proyecto de investigación.

La idea es utilizar a la electroquímica para traducir ese evento molecular en una señal eléctrica: “Tal vez la electroquímica sea un campo menos conocido para muchos de nosotros pero nos da excelentes oportunidades porque, por ejemplo, nos permitiría miniaturizar este dispositivo y hacerlo transportable al campo”, cuenta Ramírez.

Según afirma Montserrat, una de las características distintivas de esta investigación es que reúne saberes de tres campos especializados: el de la química de los productos fitosanitarios, el de la química de los ácidos nucleicos y el de la electroquímica, con el único objetivo final de generar un método alternativo para medir la influencia de los plaguicidas no sólo en la laboratorio, sino en el lugar del cultivo y por una persona que no requiera de un alto nivel de entrenamiento profesional.

Comunicación
prensa@ungs.edu.ar
Marcela Bello
Comunicación y Prensa UNGS


Tuberculosis: los argentinos son más resistentes

Tuberculosis: los argentinos son más resistentes

Una variante genética que está presente en el 85% de nuestra población brinda mayor protección contra la bacteria Mycobacterium tuberculosis. El hallazgo, efectuado por un equipo multidisciplinario de investigadores, también muestra que esa variación genética protectora no discrimina por sexo o por etnia.

ADN cordobés: fuerte presencia aborigen y 4500 años de antigüedad

ADN cordobés: fuerte presencia aborigen y 4500 años de antigüedad

El 76 por ciento de los cordobeses proviene, por línea materna, de antepasados nativoamericanos, y aproximadamente el 15 por ciento pertenece a un linaje local y propio de América, que se habría desarrollado específicamente en la región central de Argentina hace miles de años. Así lo demuestra evidencia hallada por científicos del Instituto de Antropología de Córdoba (Idacor) dependiente de la UNC y el Conicet, a partir del análisis de muestras genéticas actuales y antiguas recogidas en 20 localidades de la Provincia durante los últimos 10 años.

Un kit sencillo y portable para detectar mercurio en el agua

Un kit sencillo y portable para detectar mercurio en el agua

Investigadores de la Fundación UADE transforman bacterias genéticamente para detectar este metal peligroso para la salud en el agua. El dispositivo es del tamaño de la palma de una mano para simplificar su transporte y puede ser operado con facilidad. Su método es más rápido que los basados en reacciones químicas.

Bacterias vs. plaguicidas

Bacterias vs. plaguicidas

Con el propósito de recuperar los suelos utilizados para explotación hortícola, de uso intensivo y contaminados con distintas mezclas de plaguicidas y derivados de hidrocarburos, investigadores analizan qué bacterias autóctonas pueden ser utilizadas para el desarrollo de biofertilizantes.

Investigan a las vinchucas para controlar la enfermedad de Chagas

Investigan a las vinchucas para controlar la enfermedad de Chagas

La UNNOBA trabaja en colaboración con otros organismos en proyectos orientados a develar aspectos del vector de la enfermedad de Chagas. La resistencia a insecticidas, el desarrollo embrionario y la interacción entre el insecto y el parásito son los ejes prioritarios de iniciativas de interés sanitario.

El molde para fabricar proteínas

El molde para fabricar proteínas

Para que una célula pueda producir una proteína debe entrar en acción una compleja maquinaria, encargada de poner a punto la molécula de ARN mensajero, que opera como molde. Ahora, una investigación describe por primera vez cómo las proteínas involucradas en esa puesta a punto, al ser modificadas por otras moléculas, influye en la eficiencia con que se realiza el proceso.

Dirección Nacional de Desarrollo Universitario y Voluntariado

Canal de videos 103