Universidad Nacional del Litoral - Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo

08 de Junio de 2020 | 7 ′ 12 ′′


Arquitectura y diseño en los espacios de atención de la salud



La arquitectura es un componente aliado para pensar los edificios destinados a la prevención, el tratamiento y la curación de enfermedades. Bruno Reinheimer, docente investigador de la UNL explica el impacto del entorno y los espacios en los pacientes y los equipos médicos.

En tiempos de coronavirus y mientras los gobiernos disponen espacios especiales para atender a los pacientes mientras dure la emergencia, surgen interrogantes acerca de cuánto incide el diseño de los espacios en el bienestar de pacientes, enfermos y equipos médicos. ¿Es la arquitectura una aliada para pensar los edificios destinados a la prevención, el tratamiento y la curación de enfermedades? ¿Cuál es el impacto del hábitat sobre la salud de las personas?

En un sentido amplio, según la OMS la salud se trata de “un estado de perfecto (completo) bienestar físico, mental y social, y no solo la ausencia de enfermedad”, Bruno Reinheimer, especialista en la temática de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) en diálogo con Argentina Investiga sostuvo que “los espacios asistenciales conforman el continente donde se desarrollan funciones de promoción, prevención y finalmente curación cuando ya se está ante un escenario desfavorable de pérdida de salud. La arquitectura, en su concepción, debe ser rigurosa y a la vez humana, puesto que en sus espacios el ser humano suele atravesar carencias y transitar momentos críticos de su vida”.

Y añadió que la arquitectura tiene un rol central aunque no suficiente en la respuesta asistencial, “puesto que los recursos humanos y el equipamiento médico-tecnológico son componentes fundamentales que inciden en la calidad de atención sea cual sea el nivel de complejidad (baja, media, alta), la modalidad de atención (ambulatoria, con internación) o la práctica específica que se requiera: consulta médica, diagnóstico, terapias, tratamientos, intervenciones”.

Hábitat, entorno y salud

Sin duda el entorno impacta en el estado de salud. Carencias del hábitat como servicios básicos de agua potable o cloacas, que condicionan la calidad de vida, son determinantes en la salud colectiva de la población, y es donde el Estado debe poner los esfuerzos primarios.

Reinheimer aseguró que “el sistema de atención de salud debe hacer su parte. Funcionar en red, como una unidad, definir niveles de atención en función de grados de complejidad, para ordenar las diferentes demandas y permitir que el sistema sea eficiente. La experiencia indica que el 80% de las consultas médicas pueden ser evacuadas en el primer nivel de atención, dedicado a los centros de atención primaria, con lo cual si ese segmento de proximidad a la población se encuentra consolidado, los hospitales y los dispositivos edilicios de mediana y alta complejidad pueden dar una mejor respuesta a los casos de mayor complejidad, y sobre todo a los pacientes que requieren internaciones cortas o prolongadas”.

Los hospitales y los edificios de salud en general, por su condición material, deben dar doble respuesta: urbanística y arquitectónica, aseguró el docente investigador de FADU: “En primer lugar porque son piezas fundamentales del sistema urbano, de la ciudad, del barrio donde se insertan. Son lugares de referencia para la población, deben estar muy bien conectados, ser rápidamente identificables y ampliamente accesibles considerando cualquier medio y modo de circulación, en especial el transporte público. Deben ubicarse en terrenos seguros, no vulnerables, que cuenten con toda la infraestructura de servicios necesaria para su funcionamiento, y en lo posible trasmitir a partir de su espacio público esa condición de cobijo, de protección, de cuidado de la salud que es su razón de ser. En segundo lugar, como organismos arquitectónicos de funcionamiento complejo deben garantizar la accesibilidad y la seguridad del usuario en todo momento, contar con sectores asistenciales claramente distribuidos para una rápida orientación, una adecuada organización intrahospitalaria de proximidad entre sus servicios, desde aquellos que resuelven la demanda espontánea, como una guardia, hasta aquellos que son estrictamente programados, como un consultorio externo de especialidad o un quirófano”.

¿Los hospitales ayudan a sanar?

“Además de cumplir con las condiciones básicas de funcionamiento y a partir del diseño integral de sus espacios, la arquitectura para la salud puede significar un aporte al bienestar psíquico y emocional del paciente o exactamente lo contrario, sobre todo cuando se está hospitalizado y/o en situación de vulnerabilidad de su salud. En la medida en que se pueda contribuir a un mejor estado anímico de la persona que requiere permanencia prolongada en un hospital, las posibilidades de recuperación tienden a fortalecerse. Esto puede lograrse, por ejemplo, incorporando condiciones de habitabilidad al espacio interior que reflejen de alguna manera valores de la vida cotidiana”, sostuvo el especialista.

En palabras del arquitecto argentino Mario Corea, residente en España y de gran producción hospitalaria a nivel nacional e internacional, “la arquitectura se organiza en planta, se construye en alzado y se cualifica con la luz”, explica Reinheimer.

Los espacios de salud, además de ajustarse estrictamente a las normativas y reglamentaciones que determinan las características de los locales para una óptima organización y funcionamiento, “deben poder incorporar estrategias de humanización que favorezcan la experiencia del paciente: la escala de los locales (armonía en las relaciones entre altura, ancho y profundidad), la proximidad a espacios verdes integrados al edificio, las visuales al entorno inmediato o al paisaje circundante, el diseño del mobiliario y accesorios, el uso del color y las texturas para el tratamiento de las envolventes interiores, son estrategias que estimulan la buena relación espacio-paciente. Y por supuesto la ventilación y la iluminación natural, para bañar de luz solar controlada aquellos interiores que lo admitan”.

Luz natural y espacios verdes

“La incidencia de la luz natural en el interior de los locales es vital como condición irrenunciable del diseño arquitectónico, para el paciente y quizás más para el personal de salud que transita largos periodos de tiempo, muchas veces bajo situaciones críticas de máxima exigencia. La luz natural no solo es el recurso fundamental para cualificar los espacios interiores, sino que también es necesaria para no perder el pulso del día, para mantener una conexión psicológica estrecha con el ritmo natural del tiempo que trascurre”.

Los espacios verdes también se consideran terapéuticos. En ocasiones, en condición pasiva asociados a áreas de espera previas al ingreso a servicios hospitalarios especializados. En otras, suelen cumplir un rol más activo, protagónico, al estar incluidos en trayectos terapéuticos orientados a la recuperación del paciente. “Es el caso de la Red SARAH de hospitales de rehabilitación en Brasil, obra del notable arquitecto recientemente desaparecido João Filgueiras Lima, “Lelé”, en cuyos hospitales la vegetación irriga la experiencia terapéutica del usuario”, finaliza.

Priscila Fernández
priscilaf@unl.edu.ar
Dirección de Comunicación Institucional


Coronavirus: la UNQ será uno de los centros de diagnóstico de casos

Por disposición del Ministerio de Salud bonaerense, la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ) será uno de los 19 centros encargados de realizar pruebas para el diagnóstico de Covid-19. Hasta hace poco tiempo solo el Instituto Malbrán estaba habilitado por la OMS para realizar este tipo de pruebas. Se espera cumplir con el testeo de dos mil muestras diarias.

Zaida Muxí: “Para nuestra sociedad, el cuidado de las personas es una tarea despreciada”

La arquitecta y urbanista reivindica la atención y el cuidado de los demás como “esencial para la vida humana”, y plantea que las ciudades no están pensadas para llevar a cabo este trabajo, históricamente asignado a las mujeres. Apunta contra la actual exacerbación del rol de género masculino en detrimento del femenino, y advierte que la sociedad “no sobrevivirá” si sólo se dedica a trabajar en el ámbito productivo. Cómo pensar la vivienda y el territorio de hoy en clave inclusiva, en la siguiente entrevista.

Una herramienta para mejorar el confort térmico-lumínico de edificios escolares de Resistencia

A partir de una tesis doctoral, una arquitecta investigó la relación entre la disposición y material de zonas vidriadas de instituciones educativas con problemáticas relacionadas al calor y la luminosidad.

Nuevo medicamento desarrollado en argentina mejora el tratamiento de la Tuberculosis

Nuevo medicamento desarrollado en argentina mejora el tratamiento de la Tuberculosis

Este desarrollo de la Universidad Nacional de La Plata para tratar la tuberculosis (TBC) se producirá por primera vez en el país y beneficiará a miles de pacientes.

Claves para pisar firme en el ciclo terciario

Claves para pisar firme en el ciclo terciario

Con base en arquitectura pero también aplicable a otras carreras, una red interuniversitaria propone métodos para suplir las carencias que los alumnos ingresantes acarrean desde la escuela media.

La diabetes gestacional es el problema más frecuente del embarazo

Se trata de la patología más habitual en esta etapa y está asociada a complicaciones maternas y neonatales.La Organización Mundial de la Salud define a la Diabetes Gestacional como una hiperglucemia que se detecta por primera vez durante el embarazo actual y que es inducida por éste. Es uno de los cuatro tipos o grupos de la Diabetes Mellitus (DM), que es el tercer problema de salud pública más importante en el mundo.

Canal de videos 103

Palabras Claves