Universidad Nacional del Noroeste de la Provincia de Buenos Aires - Departamento de Ciencias Básicas y Experimentales

01 de Julio de 2019 | 5 ′ 52 ′′


Biorremediación: una planta acuática para tratar efluentes



Un equipo de investigadores estudia la introducción de una planta acuática para limpiar aguas con alta carga orgánica.

Las aguas ya utilizadas, también llamadas residuales, son potenciales vehículos de enfermedades y contaminantes del medioambiente. Un equipo de investigadores de la Unidad Integrada UNNOBA-INTA lleva adelante un proyecto de investigación sobre la eficiencia depuradora de una planta acuática para el tratamiento de efluentes.
“La lenteja de agua es una planta acuática flotante que vive en aguas estancadas con materia orgánica en descomposición. Es capaz de crecer y reproducirse de forma extremadamente rápida, con un tiempo de duplicación de dos a tres días. Es justamente esta alta tasa de crecimiento, la que se asocia con la capacidad de extraer nutrientes, principalmente nitrógeno. Se encuentra en la naturaleza combinado en fosfatos inorgánicos y en organismos vivos pero nunca en estado nativo.">fósforo y nitrógeno, del medio”, explica Silvina Portela, doctora en Ciencias Agropecuarias, quien asegura: “Si se manejan adecuadamente, su poder de proliferación, capacidad de absorción de nutrientes y bioacumulación de algunos contaminantes las convierten en una herramienta útil en el tratamiento de aguas residuales”.

El proyecto de investigación está a cargo de Mariana Alegre (por parte de UNNOBA) y Silvina Portela (por parte del INTA). La iniciativa, además, daría lugar, en un futuro, a desarrollar un sistema de transformación de efluentes urbanos, a partir de la utilización de lentejas de agua con potencial uso como biocombustible o bioplástico. Portela describe sus posibles usos: “En ciertas condiciones de crecimiento, las lentejas de agua acumulan almidón en su biomasa. Este sustrato, al igual que el de los granos de maíz, se puede fermentar para obtener etanol o ácido láctico. Por otro lado, tienen un alto contenido de proteínas de buena calidad, pudiendo utilizarse como fuente de alimento para animales domésticos o piscicultura”.

En este momento, el proyecto evalúa, aún a escala de laboratorio y a partir de experimentos controlados, la productividad, la eficiencia depuradora y el potencial fermentativo de ecotipos (genotipos adaptados a un determinado ambiente) de lentejas de agua autóctonas de Argentina.
Portela recuerda los inicios del proyecto: “En 2015, tomamos conocimiento de un emprendimiento Mamagrande, que buscaba desarrollar un sistema de tratamiento de efluentes con lentejas de agua en Rosario de la Frontera, provincia de Salta, y acoplarlo al aprovechamiento de la biomasa producida para fermentación”.

Las lentejas se habían instalado naturalmente en las lagunas de tratamiento de efluentes de esa localidad y, para desarrollar el emprendimiento, era necesario evaluar estrategias de manejo tendientes a maximizar la producción y la concentración de almidón en su biomasa. “Una pregunta que surgió fue: ¿podemos lograr un sistema más eficiente introduciendo un ecotipo diferente al que se encuentra naturalmente en las lagunas de tratamiento?", recuerda Portela. Para responder a esa pregunta, desde la Unidad Integrada UNNOBA-INTA se contactaron con investigadores de la Universidad Estatal de Nueva Jersey en Rutgers, Estados Unidos, que mantienen una colección de ecotipos de todo el mundo. "Trajimos a nuestro país ecotipos de los géneros Lemna y Spirodela, autóctonos de Argentina. Estos ecotipos merecen consideración porque pueden albergar alto crecimiento potencial”, remarca.

Actualmente, el trabajo se centra en la caracterización de los ecotipos, evaluando cómo se comportan en una situación óptima de crecimiento en un medio de cultivo artificial. En una segunda etapa, pretenden utilizar como medio de cultivo efluentes provenientes de lagunas de tratamiento. "Simultáneamente aprovechamos la variabilidad natural que ofrece la colección de ecotipos para estudiar distintos factores ambientales y de manejo que modulan su crecimiento, ya que cuanto más crezcan, mayor será la extracción de nutrientes del efluente. Comprender estos controles es fundamental para avanzar en el desarrollo de sistemas de depuración con lentejas de agua”, explica la investigadora.

Mecanismo de depuración

Los efluentes de tipo urbano o pecuario tienen una alta carga orgánica. El objetivo de los sistemas de tratamiento es reducir esta carga orgánica, para poder devolver el agua residual a la naturaleza a través del vertido en cursos de agua o al suelo.
Las lagunas de estabilización constituyen el tratamiento más utilizado en pequeñas comunidades de Latinoamérica: consiste en mantener el efluente en las lagunas por un período de retención suficiente para lograr la estabilización de la materia orgánica y la sedimentación de los sólidos en suspensión, llamado tratamiento primario. La materia orgánica del efluente es parcialmente removida o transformada en moléculas sencillas como dióxido de carbono y formas inorgánicas de nitrógeno y fósforo. Esto ocurre naturalmente en las lagunas de tratamiento de efluentes, y constituye el tratamiento secundario. Una vez que se redujo el contenido orgánico y se liberaron nutrientes en forma inorgánica, parte de estos nutrientes se disipan, por ejemplo, a través de la volatilización. “La incorporación de esta planta acuática promueve la remoción de nutrientes del efluente a través de la absorción, lo que sería el tratamiento terciario. Explorar los mecanismos directos (absorción de nutrientes) e indirectos (mediados por microorganismos) a través de los cuales las lentejas de agua favorecen la depuración en efluentes es otro objetivo de nuestro proyecto”, detalla la investigadora.
La investigación se desarrolla dentro del ámbito del Laboratorio de Calidad de Alimentos, Suelos y Aguas de la Estación Experimental de INTA Pergamino. Además de Alegre y Portela, participa de este trabajo un grupo interdisciplinario de investigadoras: la bioquímica María Juliana Torti (jefa de área del Laboratorio), la licenciada en Biología Patricia Araujo (investigadora de Conicet) y las licenciadas en Genética Guadalupe Capriotti y Andrea Peñas Ballesteros (becarias de la UNNOBA).


Gricelda Incerti


Nanotecnología y botellas recicladas para purificar el agua de efluentes urbanos

Con botellas de plástico recicladas y nanopartículas, investigadores de la Universidad Nacional de La Plata y de la Universidad Nacional del Litoral desarrollan un sistema de filtros que sirve para purificar el agua residual urbana. De este modo, a muy bajo costo, logran disminuir su carga microbiana y toxicidad para luego utilizarla para el riego en zonas semiáridas.

Crean un portal de datos abiertos con las características de los suelos cordobeses

La plataforma aporta información fundamental para la toma de decisiones en el sector socio-productivo. El relevamiento, que cubre un área de aproximadamente 20 mil kilómetros cuadrados, demandó más de cuatro años de trabajo e implicó tomar 354 muestras en distintos puntos del territorio provincial. Creada por investigadores de la Facultad de Ciencias Agropecuarias, la herramienta organiza cifras actualizadas sobre numerosas variables de suelo, como pH, conductividad eléctrica, materia orgánica, textura, constantes hídricas y diversos nutrientes presentes en la geografía mediterránea.

Reducen la carga contaminante de la vinaza

Reducen la carga contaminante de la vinaza

En ensayos de laboratorio, investigadores tucumanos mejoran la composición de uno de los principales efluentes de la actividad sucroalcoholera

Desarrollan biofertilizantes a partir de una bacteria de las manzanas

Desarrollan biofertilizantes a partir de una bacteria de las manzanas

Investigadores crearon un método innovador para optimizar el crecimiento de plantas a pequeña y gran escala. Se trata de perlas biofertilizantes que tienen como ventaja ser promotoras de crecimiento, controladoras biológicas y soportan un amplio espectro de temperatura. Están creadas a partir de bacterias inocuas, obtenidas de la parte exterior de las manzanas.

Censo de arbolado urbano en la ciudad de Junín

El estudio determinó que en la ciudad existen 28 mil árboles, un número alto si se lo compara con superficies similares censadas en otras ciudades. El fresno aparece en primer lugar. Lo secunda el ligustro disciplinado y el liquidámbar. Sin embargo: ¿son apropiados esas especies para el casco urbano?

Con la ayuda de microorganismos antárticos, investigadores buscan eliminar colorantes vertidos en los arroyos

Un equipo de investigadores desarrolla un tratamiento para descontaminar los efluentes industriales que las empresas textiles vierten en ríos y arroyos de la región, y que contienen una gran presencia de colorantes. Para ello recurren a la ayuda de pequeños microorganismos antárticos que podrían tener distintas aplicaciones biotecnológicas. Se trata de una colección de levaduras que fueron aisladas durante una expedición al continente blanco, realizada en el año 2016.

Canal de videos 104