Universidad Nacional de Lomas de Zamora - Facultad de Ciencias Agrarias

07 de Septiembre de 2020 | 4 ′ 5 ′′


Cardo de Castilla, una alternativa para producir bioenergía



A partir de un proyecto, investigadores buscan caracterizar la especie de maleza cardo de Castilla, con el objetivo de usar el rastrojo y así generar bioenergía. “Lo que más necesita el mundo ahora son alimentos y energía. Esta podría ser una forma de producir energía sin competir con alimentos”, remarca García Stepien, director de la investigación.

En la zona del Gran Buenos Aires abunda una especie de maleza conocida como cardo de Castilla. Frecuente en campos de actividad ganadera, es considerada plaga nacional de la agricultura desde la década del ‘60. También se encuentra en descampados o al borde de las vías. La iniciativa, que nació desde la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora, busca caracterizar este recurso, escasamente estudiado, con el objetivo de determinar si la producción de bioenergía es una posibilidad. El equipo multidisciplinario, cuenta con la participación de Roberto Huarte, docente investigador de la Facultad de Ciencias Agrarias y del Conicet.
En diálogo con Argentina Investiga Ezequiel García Stepien, director del estudio y docente de la unidad académica, explica en qué consiste el trabajo.

–¿Cómo surge la idea del proyecto?
–En mi doctorado en la Universidad de La Plata hice una caracterización del rastrojo del maíz, que es lo que queda después de la cosecha del grano y que no sirve para alimentación, en cuanto a su calidad de biomasa. Esa biomasa puede ser utilizada como celulosa para hacer papel, para fermentar y producir alcohol y hacer bioetanol, o para quemarlo y hacer energía desde el proceso de pirólisis. Puede tener distintos fines. Con esa experiencia presenté el proyecto de investigación “Lomas CyT sobre cardos”.

–¿De qué se trata el estudio?
–El cardo es una maleza, una especie que no es considerada de producción sino que es una especie marginal. El objetivo es caracterizarla y evaluar qué aprovechamiento bioenergético puede hacerse de esa especie. Por ejemplo, en el caso de tener una alta infestación en un campo, o considerar la posibilidad de que sea sembrada con fines bioenergéticos en áreas no convencionales, o escasamente productivas. Lo que más necesita el mundo ahora son alimentos y energía. Esta podría ser una forma de producir energía sin competir con alimentos.

–¿Cómo se realiza esa caracterización?
–Lo que hacemos es ver cuánto produce y qué composición tiene en celulosa, hemicelulosa y lignina, que son los principales componentes de la pared celular de las plantas. En base a eso podemos determinar si es más o menos productivo para generar bioenergía de segunda generación.
Se trata de un proyecto multidisciplinario para ver qué hacemos con ese recurso que está escasamente estudiado y que abunda en nuestra zona de influencia. Lo caracterizamos y decimos si la producción de bioenergía es una posibilidad.

–¿Cuál es el proceso para producir bioetanol?
–La producción de bioenergía de segunda generación o lignocelulósica es un proceso de fermentación. Lo que hacemos es romper las estructuras de celulosa y hemicelulosa en moléculas más sencillas, azúcares, para que los microorganismos que producen alcohol los fermenten produciendo bioetanol.

–¿En la Argentina ya se produce este tipo de energía?
–En la actualidad es una tecnología que no se utiliza mucho en nuestro país por su costo. El bioetanol en la Argentina es producido a través de tecnologías de primera generación, proviene de la fermentación de caña de azúcar, del almidón del grano de maíz y otros cereales. Todo lo que tenga almidón es más fácil de traspasar a azúcares. Lo que tiene celulosa y hemicelulosa es más difícil de degradar; hay que realizarle un pretratamiento para poder romperla más y lograr un mejor aprovechamiento. Para lograr una aplicabilidad inmediata hay que ajustar procesos industriales y dimensionar bien las plantas para un uso regional.

Noelí Cristti
comunicacion@unlz.edu.ar
Secretaría de Comunicación Institucional


Nueva tecnología que prolonga la vida de las plantas

Es un procedimiento que permite mejorar las características agronómicas de las plantas, aumentar su ciclo de vida, de producción y resistencia, al a vez que reducir la huella ecológica. Fue desarrollado por investigadoras de la UNL – Conicet y licenciado a la empresa Infira SA.

Transforman los residuos de la soja en productos de alto valor nutricional

Transforman los residuos de la soja en productos de alto valor nutricional

Un grupo de investigadores de la Universidad Nacional de La Plata descubrió la fórmula para reutilizar el okara y sacar provecho de su enorme valor nutricional y efecto prebiótico. La reutilización del okara, uno de los principales subproductos obtenidos de la soja, además, beneficia al medioambiente.

Tecnología de pulsos eléctricos para acelerar el proceso de vinificación

Se trata de una técnica que permite extraer polifenoles de las uvas durante el proceso de fermentación de los vinos. Es un desarrollo de investigadores españoles en el que colaboró el ingeniero agrónomo de la UNCUYO, Marcos Maza. Recientemente, la Organización Internacional de la Viña y el Vino autorizó su uso a escala industrial.

Científicos argentinos fueron elegidos para experimentar en un acelerador de partículas

El acelerador se encuentra en un laboratorio en Francia y cuesta 15 mil euros por día. El experimento de un equipo de científicos argentinos fue seleccionado entre un millar y por eso accedieron gratuitamente a hacer mediciones de cambios de fase durante ocho días para una investigación sobre ciencia de materiales.

Bioetanol a partir del rastrojo de maíz y sorgo

A través de modelos estadísticos, matemáticos y de ingeniería, investigadores de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora determinaron que la localidad de Unión, en la provincia de Córdoba, resulta el lugar más propicio para instalar una planta de producción de bioetanol de segunda generación.

Diseñan placas para construcción a partir de colillas de cigarrillos

Un equipo de estudiantes de arquitectura de la UNR creó “Cigadrillo”, una propuesta de recolección, saneamiento y reutilización de las colillas de cigarrillo que se desechan en espacios públicos. El equipo desarrolla placas melamínicas y de aislación, a partir del reciclado de la celulosa contenida en las colillas de cigarrillo. Cada colilla contamina entre 50/70 litros de agua y tiene entre 7 y 8 mil sustancias tóxicas.

Canal de videos 104