Ceguera y nuevas tecnologías

Universidad Nacional de Quilmes - Departamento de Ciencias Sociales

02 de Mayo de 2011 | 7 ′ 28 ′′


Ceguera y nuevas tecnologías


En una cultura donde predomina la imagen y el avance de la tecnología es insoslayable, el problema en relación a las personas con discapacidades visuales no reside en la discapacidad, sino en la toma de conciencia por parte de la sociedad acerca de la accesibilidad. Así lo plantean investigadoras docentes, quienes dictan un curso de Braille donde se aborda el acceso y la difusión de la tiflotecnología, como vía de integración social.

¿Cómo hacen las personas ciegas o con discapacidades visuales para usar una computadora, disfrutar una película en el cine o leer mensajes de texto en sus celulares? Los avances de la tecnología, aunque esté basada en el despliegue de imágenes, permiten pensar en la actualidad en una mayor accesibilidad.

El logro de esta accesibilidad por parte de las personas ciegas a la lectura o a la información que circula a través de la web, en la calle, en una reunión social, en un celular, un diario, un documental, es el planteo de docentes de la UNQ, quienes a partir de un proyecto de integración tratan de brindar las herramientas para el acceso a la información y, por lo tanto, a la equidad social.

“En una cultura predominantemente visual como la occidental, la ceguera excluye al individuo del 85 por ciento de la información diaria”, explica a InfoUniversidades Graciela Sedó, directora del proyecto. Graciela sabe de las dificultades de moverse en un mundo que no está pensado para personas con discapacidades visuales porque a los ochos años comenzó a perder la vista. Es profesora en educación especial orientada en discapacidad visual, al igual que María José Schipani, con quien enseña el Braille.

Las docentes dictan el curso de extensión universitaria “Introducción al estudio del Código Braille integral y su implicancia en la vida de las personas ciegas”. En él se aprende el alfabeto Braille y los signos de puntuación y expresión, pero, además del alfabeto, se aborda la temática de la discapacidad visual, el sustento filosófico, las nuevas tendencias, los mitos, la tecnología. Es de nivel inicial porque aprender todo el sistema lleva cuatro años.

El problema no radica en la discapacidad, sino en la toma de conciencia sobre las adaptaciones necesarias para que las personas ciegas asistan a una clase y tengan el material adecuado, entren a un cine y dispongan de los auriculares para escuchar las audiodescripciones, obtengan el software que les verbalice el menú que se despliega en los celulares, o encuentren cartas y juegos marcados en Braille para poder divertirse, estudiar, trabajar y comunicarse.

La audiodescripción, indica Sedó, se trata de “una voz en off que describe las escenas de la película, a las que no les pone emoción. Por ejemplo, la voz dice: se miran. A ella se le cae una lágrima. Él se la seca con la yema de los dedos…”. Eso ayuda a las personas que no ven a tener la información necesaria para imaginar la escena. Este recurso, como otros desarrollos tecnológicos, ofrece importantes posibilidades de adaptación y, en consecuencia, de integración. La ONCE (Organización Nacional de Ciegos Españoles) define a la tiflotecnología como el conjunto de técnicas, conocimientos y recursos aplicados al mundo de los ciegos y deficientes visuales para la correcta utilización de la tecnología, con el fin de favorecer su autonomía personal y plena integración social, laboral y educativa.

La adaptación más lógica es que en vez de mirar uno pueda escuchar. Existen algunos programas mediante los cuales las pantallas son verbalizadas. Por ejemplo, a los teléfonos celulares se les carga un programa que los hace parlantes. Así, las personas ciegas o con disminución visual pueden acceder a los contactos, leer o escribir un mensaje de texto o desplegar y reconocer el menú de aplicaciones disponibles. Hay también un software específico para verbalizar información de una pantalla de computadora, los correos electrónicos o las funciones que se despliegan del Word u otros programas. “Lo único que las personas ciegas no pueden hacer es leer un archivo jpg, porque es imagen y no hay posibilidad de traducirlo a texto con esos programas”, señala María José.

También hay sitios web que cuentan con la opción de aumentar el tamaño de las letras, ascensores que “dicen” en qué piso se encuentran, menúes de restaurantes en Braille y calculadoras científicas con respuesta oral sobre todas las pulsaciones del teclado que permiten oír el contenido de la visualización.

“El diez por ciento de la población mundial tiene una discapacidad (mental, sensorial o motora) y de ese porcentaje un mínimo es discapacitada visual”, señala Graciela. Pero el mundo es en imágenes, aunque esa minoría no pueda percibirlo; se ve y es a todo color. “La información sobre las imágenes y el color existe en el mundo y la persona ciega tiene derecho a conocerla”, sostiene la docente.

“Una persona ciega de nacimiento no va a poder pensar qué es un color, pero lo que sí debe -y es obligación de la familia y los educadores hacerlo- es ser informada acerca de esta temática. Es una información que tiene que saber para moverse en el mundo, para desenvolverse con fluidez en un mundo visual. No hay que agregarle discapacidades ni ponerlo en desventaja”, explica Graciela y cuenta que un chico de cinco años que simpatizaba con el club de fútbol Boca Juniors descubrió un día, en el jardín de infantes, el engaño que lo dejó perplejo: su mochila tenía el escudo de Independiente. “La respuesta de la familia suele ser la misma: como él no ve no se da cuenta”, dice Graciela.

Este hecho que ocurre cotidianamente sirve para pensar que las limitaciones no están en la propia discapacidad, sino en la accesibilidad y, en este caso, en el acceso a la información. Una persona no puede ignorar cuál es el color de su pelo o el de la ropa que lleva puesta, aunque no pueda ver los colores. “Esto es discriminarlo y aprovecharse de su discapacidad. No podrá saber el color pero la información que le brindamos es significativa para moverse más ajustada y naturalmente al mundo que lo rodea”, concluye Graciela.

Aprender Braille

El curso que brindan las docentes en la Universidad pueden tomarlo personas con o sin discapacidades visuales. “Hay terapistas ocupacionales, médicos, enfermeros, psicólogos, docentes que vienen a aprender Braille porque comprenden que es una herramienta necesaria para comunicarse con los otros”, comenta María José.

Además de la UNQ, hay una sola institución que enseña Braille. Se aprende sólo en los profesorados y escuelas especiales. Abrirlo a la comunidad es un desafío para la Universidad, que apunta a garantizar la accesibilidad y la inserción al mundo académico de las personas con discapacidades. El curso de Código Braille es gratuito para alumnos de las Licenciaturas en Educación, Comunicación Social y Terapia Ocupacional de la UNQ.

Leticia Spinelli
prensa@unq.edu.ar
Lic. Erica Lanfranchi
Dirección de Prensa y Comunicación Institucional


La mirada de los jóvenes ante la discriminación

La mirada de los jóvenes ante la discriminación

Un equipo de docentes llevó adelante un estudio que arrojó importantes reflexiones sobre la temática. Al respecto, Victoria Santorsola habla de la importancia de la educación para reconocer los derechos que garantizan la inclusión social y buscar soluciones ante actos discriminatorios.

Chinos continentales y taiwaneses en Buenos Aires: ¿cómo construyen sus identidades?

Chinos continentales y taiwaneses en Buenos Aires: ¿cómo construyen sus identidades?

Los indicadores de los últimos 40 años muestran que una gran cantidad de chinos continentales y taiwaneses llegó a la Argentina. Sus modos de integración crearon nuevos espacios de intercambio y de aportes en la ciudad de Buenos Aires. Los registros de la Embajada de la República Popular China estiman que 120 mil miembros se instalaron en el país, aunque extraoficialmente se habla de más de 200 mil personas, lo que constituye la cuarta corriente migratoria más numerosa de nuestro país.

Tabla ECREP, una herramienta que hace posible medir la creatividad publicitaria

Tabla ECREP, una herramienta que hace posible medir la creatividad publicitaria

Un grupo de investigadores de Mendoza se planteó la necesidad de establecer parámetros que permitan determinar el grado o nivel de creatividad de un soporte de comunicación. Así, surgió el desarrollo de la Tabla ECREP, que combina diversas variables como la originalidad, la conectividad, la lógica, el impacto, la emotividad, la fantasía y el quiebre.

Prevención de la ceguera, promueven una ley de examen visual obligatorio al nacer

Prevención de la ceguera, promueven una ley de examen visual obligatorio al nacer

El desarrollo visual se produce en los primeros cuatro años de vida, muchas enfermedades evitables que derivan en ceguera pueden detectarse desde el nacimiento. Es por esto que desde la Cátedra de Oftalmología de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Rosario se promovió un proyecto de ley que fue sancionado en la Cámara de Diputados de Santa Fe, que establece la obligatoriedad de la realización de un examen llamado “pesquisa del reflejo rojo pupilar” para todos los recién nacidos hasta los cuatro años, en el territorio de esa provincia.

Niños con discapacidad visual, crean un recurso didáctico para complementar su aprendizaje

Niños con discapacidad visual, crean un recurso didáctico para complementar su aprendizaje

Se trata de un sistema de piezas que pueden interconectarse para construir maquetas a escala, en tres dimensiones, de las habitaciones por donde los pequeños suelen desplazarse. Es una innovación que sirve para favorecer procesos de orientación y movilidad a través del sentido del tacto. El recurso, un instrumento efectivo, sencillo, dinámico y económico, estará disponible en jugueterías didácticas.

JUDITH, juego de enseñanza matemática para estudiantes con discapacidad visual

JUDITH, juego de enseñanza matemática para estudiantes con discapacidad visual

Investigadores desarrollaron un juego didáctico para la enseñanza y el aprendizaje de conceptos matemáticos en estudiantes con discapacidad visual. Se llama JUDITH y fue íntegramente fabricado en la Universidad con una impresora 3D. Ya se encuentra disponible para estudiantes y docentes.

Dirección Nacional de Desarrollo Universitario y Voluntariado

Canal de videos 103