Universidad de Belgrano - Facultad de Ciencias Exactas y Naturales

20 de Julio de 2020 | 6 ′ 30 ′′


Cuánto sabe la población de Buenos Aires acerca del COVID-19



Investigadores llevaron adelante un cuestionario encuesta para conocer qué tanto aprendió la comunidad acerca del COVID-19. La directora del proyecto, licenciada en Ciencias Biológicas Marisa Rodríguez, aclaró que “el uso de barbijo protege al portador de un posible contagio, la intensificación de normas de higiene, el distanciamiento social y la cuarentena son hasta el momento las únicas herramientas disponibles para evitar el contagio”.

Marisa Rodríguez es licenciada en Ciencias Biológicas, profesora de la Universidad de Belgrano en las Facultades de Ciencias Exactas y Naturales y de Ciencias de la Salud. Su pasión es sin dudas la Microbiología y, en esta oportunidad, motivó y dirigió a estudiantes de Biología para diseñar y administrar un cuestionario de encuesta que permita medir cuánto sabemos y no sabemos del COVID-19.

En entrevista con Argentina Investiga, la especialista señaló que en 2009 el mundo que conocemos atravesó la primera pandemia del siglo XXI, el virus de la influenza tipo A H1N1. Once años después, nos enfrentamos a una nueva pandemia, el COVID-19, frente a la cual no hay hasta el momento ni vacunas ni tratamiento antiviral específico. Las armas que posee la población son el aislamiento y la distancia social como métodos de prevención del contagio.

Se cuestiona además “si en 2009 aprendimos cómo lavarnos las manos, qué productos usar como desinfectantes, cómo toser, ¿por qué olvidamos tan fácilmente las buenas costumbres incorporadas en ese momento?”. Y lo más importante, señala la investigadora, una vez pasada la cuarentena, cuando no exista el miedo al contagio de un nuevo virus, ¿relajaremos nuevamente las medidas sanitarias que incorporamos hoy? “Esperemos que esto no sea así, aprendimos que es necesario que estas nuevas costumbres convivan con nosotros para protegernos, para prevenir, para atravesar nuevos tiempos de una forma más segura”.

–¿Cuáles fueron los objetivos planteados y cómo los fueron plasmando en el cuestionario?
–Nos planteamos conocer qué tanto había aprendido la comunidad acerca del COVID-19. Hace más de 90 días que los medios gráficos y audiovisuales nos brindan una continua información sobre el tema. Nuestro objetivo fue saber si nos informábamos o nos estábamos desinformando.

–¿Cuáles son los resultados sobresalientes y, en particular, cuál es el dato que más te sorprende?
–Se encuestaron 766 personas, 42% de la provincia de Buenos Aires, 30% de CABA y 28% del Gran Buenos Aires. El 85% de las personas encuestadas conocía el origen de la pandemia, y el 98% es capaz de reconocer los síntomas del COVID-19.
Para todos ellos, observamos que el método de higiene más frecuente resultó ser el lavado de manos con agua y jabón; donde un 68,7% de los encuestados manifestó lavarse las manos más de 5 veces al día, mayoritariamente después de ir al baño y al ingresar al hogar (92,5%); suponemos que este alto porcentaje se debe a que intensificaron las medidas de higiene durante la pandemia, específicamente.
Imaginamos que, en cuestiones de hábitos, habría un antes y un después de la pandemia de COVID-19. Cuando preguntamos qué hábitos modificó la pandemia, observamos que el incremento en el lavado de manos resultó ser la respuesta más frecuente; la desinfección de productos primó frente al distanciamiento físico y por último (y en menor medida) el evitar los saludos con besos, abrazos y contacto corporal.
En su mayoría los encuestados ubicaron como focos de contagio los medios de transporte (colectivos, trenes y subtes), conglomeraciones públicas, y un pequeño porcentaje identificó a las farmacias como posibles focos de contagio.
En cuanto a las medidas de protección, el 82% de los encuestados menciona el uso de barbijos como prevención de la enfermedad, lo cual representa un error pues previene la transmisión, no previene el contagio.
La distancia física que señalaron sostener los encuestados corresponde a 0,5m (40%) y a más de 2 m (45%).
El 95% de las personas encuestadas cree que las vacunas son un método eficaz de prevenir y combatir enfermedades, con un 5% de los encuestados opinó que las vacunas no eran eficaces.
Un 58% opinó que la cuarentena debería terminar, y un 20% se manifestó en contra de su finalización porque cree que incrementaría el número de contagios. Cuando se les consultó acerca del cumplimiento de la cuarentena, el 71% de los encuestados afirmó cumplirla, el 27% eran trabajadores esenciales, pero el 2,37% admitió estar incumpliendo la cuarentena.
Al preguntar si consideraban que la pandemia de coronavirus era una amenaza para la salud, las personas de entre 50-80 años consideraban que era una enfermedad extremadamente grave, mientras que los jóvenes de entre 20-30 no la consideraron de gravedad.
–Los sentimientos generados en el mayor porcentaje de encuestados durante esta cuarentena son preocupación, ansiedad, aburrimiento e incertidumbre. Con estos datos, ¿cómo consideran necesario avanzar?
–Aunque la información circula constantemente por los medios de difusión, y cada vez se verifica más, y se solicita el respaldo de personal de salud para explicar correctamente temas que pueden ser complejos para la población en general, la preocupación y la ansiedad dejaron paso a la incertidumbre y el aburrimiento. Esto puede llevar a que la gente relaje las medidas sanitarias que aprendió o incorporó a su rutina, y dichas acciones contribuyen a darle un camino libre a la transmisión del virus.

Aún existe el error conceptual de que el uso de barbijo protege al portador de un posible contagio, insistimos que la intensificación de normas de higiene, el distanciamiento social y la cuarentena son hasta el momento las únicas herramientas disponibles para evitar el contagio, mientras esperamos una vacuna efectiva. El uso del barbijo disminuye la circulación de microgotas en el aire, de aquellos pacientes que sean positivos asintomáticos. Es necesario brindar información clara a la población, explicar la importancia de los mecanismos de prevención y seguir divulgando la ciencia, lo llamamos alfabetización científica.

La encuesta fue realizada por Matías Belluno, Fanny Navarra, Cindy Masud, Sebastián Mora y Magalí Rivas Chueca, estudiantes de 3° año de la carrera Ciencias Biológicas.

María Claudia Degrossi
claudia.degrossi@ub.edu.ar
Dra. María Claudia Degrossi
Secretaria coordinadora de investigación


Los aportes de la Economía Social después de la pandemia

Las cooperativas, las mutuales, las empresas recuperadas transformadas en cooperativas, los clubes sociales y todo lo que genera asociativismo con el fin de producir y desarrollar actividades sociales y culturales integran la Economía Social. Cuál será su rol, cuando pase la pandemia, para contribuir al trabajo y a la economía.

Los peligros de ingerir dióxido de cloro

La sustancia química se utiliza como desinfectante y blanqueador industrial. Aseguran que lo único que está probado acerca de las soluciones con dióxido de cloro que se promocionan para curar enfermedades es que provocan casos de intoxicación y muerte, ya que son “absolutamente tóxicas y bajo ningún punto de vista está recomendada su ingestión”.

Emplean optimización combinatoria para diseñar la vuelta a clases

Se estima que próximamente en algunas zonas del país que se encuentren en la fase cinco de la cuarentena, niñas, niños y jóvenes puedan regresar progresivamente a las aulas. Esta vuelta a clase incluye una serie de pautas, como el uso del barbijo, y recomendaciones de horarios escalonados de ingreso y salida, recreos y almuerzo, elaboradas por un investigador docente de la UNGS con herramientas de la matemática y la computación.

Científicos de la UNLP descubrieron por qué el coronavirus evade al sistema inmune

Ayudar a disminuir los efectos perjudiciales y las secuelas de la infección y diseñar virus atenuados para el desarrollo de vacunas, se cuentan entre las posibilidades del hallazgo. Los especialistas establecieron que el COVID-19 tiene un nuevo mecanismo viral que le permite controlar la respuesta inmune de las células invadidas.

Estudiantes crearon un sistema para desinfectar colectivos en cinco minutos

Estudiantes crearon un sistema para desinfectar colectivos en cinco minutos

Son ocho jóvenes que, en sólo tres meses se conectaron, idearon, consiguieron los materiales, armaron el prototipo, lo probaron, lo mejoraron, lo patentaron, proyectaron cómo implementarlo en caso de que la demanda sea alta. Hoy están abiertos a la propuesta de proveedores, empresarios y transportistas interesados en el sistema, y confían en que puede transformarse en una oportunidad y fuente de trabajo para muchas personas.

La vacuna contra el coronavirus se aplicará en Argentina

Frente a la incertidumbre que produce la eclosión de información acerca de la competencia por la generación de una vacuna efectiva contra el coronavirus, nada mejor que conversar con los que saben. Y si hay alguien que sabe de vacunas es Mario Lozano, ex rector de la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ) y virólogo molecular de la casa.

Canal de videos 104