Universidad Nacional de La Plata - Facultad de Ingeniería

08 de Septiembre de 2014 | 4 ′ 8 ′′




La producción de hidrógeno a partir de fuentes renovables, aquella que puede obtenerse de fuentes naturales infinitas para ser aplicada en la industria automotriz, en telefonía y hasta en generadores de energía para empresas, escuelas u hospitales, es el objetivo de un equipo de investigadores platenses. Para ello analizan catalizadores que posibilitarán la producción de hidrógeno a partir de biomasa.

El proyecto busca la producción de hidrógeno a partir de tecnologías catalíticas sustentables, que puedan mantenerse en el tiempo sin agotar recursos ni afectar el medio ambiente. Para lograrlo, se estudian procesos que necesiten cada vez menos temperatura, con lo cual se disminuyen los requerimientos de energía e impacto.

El hidrógeno no se encuentra libre en la naturaleza, por eso es necesario producirlo a partir de otros compuestos químicos. Pueden utilizarse compuestos que provengan de fuentes fósiles (derivados del petróleo) o que provengan de la biomasa. Todos los granos, semillas, vegetales y residuos animales, agrícolas, pueden ser considerados biomasa, ya que ésta consiste en todo compuesto orgánico natural, proveniente de las fuentes vegetales y animales, ya sea porque son sustancias que ellos fabrican, o que se generan como consecuencia de sus procesos vitales.

Al ser compuestos orgánicos, están formados por átomos de carbono e hidrógeno principalmente. De este modo, al aplicar métodos capaces de degradar dichos compuestos y convertir todo el hidrógeno presente en ellos en hidrógeno gaseoso, la biomasa se convierte en una fuente muy importante de energía y en la solución al problema de los combustibles fósiles que son recursos no renovables.

El hidrógeno puede utilizarse en varias aplicaciones, entre ellas las celdas o pilas de combustible. Las aplicaciones de las pilas de combustible abarcan una amplia variedad de productos, desde dispositivos portátiles -como teléfonos móviles- a vehículos de todo tipo (coches, autobuses, barcos) e incluso, generadores en fuentes fijas de energía para empresas, hospitales o escuelas.

Los investigadores que llevan adelante el proyecto pertenecen al PIDCAT (Programa de Investigación y Desarrollo en Catálisis) de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de La Plata –UNLP. Nora Nichio, directora del proyecto, explicó a Argentina Investiga que “las celdas o pilas de combustibles son dispositivos muy simples que generan electricidad: están formadas por dos electrodos separados por un electrolito, material que permite el paso de iones. En el electrodo negativo (ánodo), tiene lugar la oxidación del hidrógeno y en el positivo (cátodo), la reducción del oxígeno del aire. De este modo, si alimentamos una celda o pila de combustible con aire e hidrógeno, obtenemos electricidad y agua como subproductos”.

También aclaró que “para llegar al hidrógeno que alimenta una celda o pila de combustible, son necesarias varias etapas previas: la generación, purificación y el almacenamiento del hidrógeno, y el desarrollo de las pilas de combustible”.

Con la implementación de este trabajo se busca reemplazar las tradicionales materias primas obtenidas a partir del petróleo por materias primas renovables compuestas por biomasa. En este sentido, el eje central es el aprovechamiento de subproductos de bajo valor comercial y que no compitan con la industria de alimentos.

El grupo de investigadores de la UNLP y el Conicet señaló que “el proyecto está enfocado a la etapa de generación de hidrógeno y a investigar los catalizadores que harán posible su producción a partir de derivados de la biomasa. En este sentido, estamos en la etapa final del proyecto de generación de hidrógeno. Hemos seleccionado las condiciones operativas, el soporte y la fase metálica activa”.

La UNLP tiene una preocupación constante por el desarrollo, investigación y utilización de fuentes de energía renovable. Desde hace varios años desarrolla proyectos e iniciativas relacionadas al uso racional de la energía, al tiempo que fomenta la investigación científica asociada al cuidado del medio ambiente y los recursos naturales.


Unidad de Prensa


Simulan el telgopor con hongos

Simulan el telgopor con hongos

Desarrollan una tecnología que permite que los hongos entretejan materiales de baja densidad, ignífugos e hidrófobos, que pueden reemplazar al poliestireno expandido (telgopor) y que puede ser aplicado en las industrias de la construcción y automotriz, y en embalajes.

Tres jóvenes se atrevieron a innovar y ganaron 100 mil pesos

Ingenieros electricistas recién graduados crearon un novedoso dispositivo para inyectar a la red pública la energía producida por paneles solares, con un valor de tensión de corriente continua menor al requerido por los equipos comerciales. Son los ganadores del Premio Fundación YPF, perfil emprendedores e inventores.

Un proyecto de educación ambiental que premia a las escuelas que reciclan

Universitarios y alumnos de primaria y secundaria de Bahía Blanca participarán de “Re creo”, una iniciativa basada en la recolección de material recuperable, con beneficios económicos y capacitación.

Una herramienta para mejorar el confort térmico-lumínico de edificios escolares de Resistencia

A partir de una tesis doctoral, una arquitecta investigó la relación entre la disposición y material de zonas vidriadas de instituciones educativas con problemáticas relacionadas al calor y la luminosidad.

Producción de Arroz: utilizan drones para saber dónde aplicar herbicidas y combatir malezas

Un proyecto articulado de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNNE y el Ministerio de la Producción de Corrientes realiza ensayos con tecnología de dron en campos arroceros para identificar sólo los sitios específicos que requieren aplicación de herbicida contra malezas y evitar la aplicación en el total de la superficie del cultivo, como se realiza actualmente.

Un cuarto del rastrojo de maíz del departamento alcanza para cubrir el mercado eléctrico de Río Cuarto

Investigadores evaluaron la biomasa agrícola residual para su transformación energética y arribaron a promisorias conclusiones. Analizaron 53 años productivos, en una superficie de 914.800 hectáreas del departamento Río Cuarto. La sustentabilidad del sistema agropecuario es eje de la propuesta.