Los pampeanos y su relación con los bosques nativos

Universidad Nacional de La Pampa - Facultad de Ciencias Exactas y Naturales

20 de Abril de 2015 | 5 ′ 35 ′′


Los pampeanos y su relación con los bosques nativos


En el campo de la Ecología surgieron movimientos de investigadores que comenzaron a comprender a los ambientes naturales como socioecosistemas, es decir, a reconocer la historia del ser humano integrada a la evolución de los ecosistemas. Desde esta perspectiva, un grupo de especialistas realizó un estudio que determinó el alto impacto de las actividades humanas sobre los bosques de caldén pampeanos durante los últimos 250 años

La técnica utilizada por los científicos de las facultades de Ciencias Exactas y Naturales y Agronomía para realizar esta investigación fue la dendrocronología, que consiste en el análisis de las características de los anillos de los troncos de los caldenes para determinar sus edades y los factores ambientales que impactaron en su desarrollo a lo largo de los años. Se tomaron muestras de las zonas de Toay, Telén, Quehué y de la Reserva “Parque Luro” porque representan distintas condiciones ecológicas del caldenal y, además, eran los lugares de paso de las comunidades ranqueles.

El estudio sugiere que el caldén influye en la cultura de los pampeanos y, a su vez, éstos inciden en su desarrollo. Por eso, los especialistas trabajaron en conjunto con arqueólogos e historiadores, entendiendo que estos árboles son mucho más sensibles al accionar humano (por ejemplo, con el manejo ganadero, los desmontes o los incendios forestales) que a condiciones climáticas desfavorables. El biólogo Esteban Dussart, director del equipo de investigación, indicó a Argentina Investiga: “A nuestro entender, no hay forma de separar lo natural y lo histórico”.

La ingeniera agrónoma Claudia Chirino, quien también participó del análisis, aporta que es fundamental tener en cuenta la historia del ser humano porque eso ha hecho que se modifiquen (o no) las áreas naturales; es una variable que no puede descartarse en esta investigación. Esta mirada les permitió obtener nuevos resultados acerca de la transformación de los bosques nativos. Y uno de ellos consistió en determinar que estos cambios en el caldenal comenzaron en el siglo XVIII debido a las actividades humanas.

A partir de este trabajo de investigación se desprende que, desde los primeros pobladores de la provincia, el caldén forma parte de la vida cotidiana de los pampeanos. Por ello, es necesario que la sociedad entienda que el bienestar humano y el de la naturaleza van de la mano y que es posible generar estrategias que permitan el desarrollo integral de los grupos humanos mientras se busca el desarrollo sustentable de los recursos naturales.

Contribución a la ley de Bosques

La investigación sobre la transformación del caldenal realizada por los investigadores de la UNLPam tiene como propósito contribuir al establecimiento de pautas de manejo para los bosques nativos de La Pampa. Según Dussart, miembro de la cátedra de Ecología II de la Facultad de Exactas y Naturales, este es uno de los principales pasos para difundir la problemática que presenta la conservación de los bosques y lograr una articulación y un diálogo con todas las partes involucradas en ella.

En Argentina, en 2009, se aprobó la ley 26331 de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques Nativos, que establece que las provincias deberán realizar el ordenamiento territorial de sus bosques nativos (OTBN) a través de un proceso participativo. Además, categoriza los usos posibles para las tierras boscosas: desde la conservación hasta la posibilidad de transformación para la agricultura, pasando por el uso sustentable del bosque.

Dussart sostiene que en la provincia no se llevó a cabo un proceso participativo y la gente que se involucra es poca. Y agrega: “Antes de comenzar a ejecutar proyectos de ley o legislaciones tendría que haber una ventana de varios años de investigaciones; éstas deberían ser no sólo agrícolas o forestales, sino también incluir aspectos sociales y económicos”. Esto permitiría llevar adelante mecanismos de participación reales y con bases teóricas concretas que lograrían que la ley de Bosques sea una herramienta totalmente adecuada para asegurar la conservación de los bosques nativos de La Pampa.

Más datos sobre esta especie

Los bosques de caldén (Prosopis caldenia Burkart) cubren unas dos millones de hectáreas en la provincia de La Pampa, representando la porción más seca y austral del Espinal. El caldén pertenece a una familia de leguminosas que consiguen conformar bosques en la mayoría de las áreas áridas y semiáridas del continente americano. Los caldenales constituyen las formaciones arbóreas naturales de tierras bajas más australes del mundo, por su excepcional adaptación combinada a las condiciones de suelos arenosos pobres en nutrientes minerales, con clima semiárido y fuertes heladas que caracterizan esta región.

Estos ecosistemas han sido fuertemente marcados por las actividades socioeconómicas rurales de su territorio, tales como las grandes talas y la introducción masiva del ganado ovino a fines del siglo XIX, el paso a la ganadería de cría bovina a partir de los años 1940-50, y la intensificación del régimen de fuegos a partir de los años noventa. Este último constituye, en este momento, el mayor factor de degradación de estos montes, como agente transformador de estos bosques en los renovales y fachinales impenetrables que hoy dominan el paisaje local.

Lic. Mariano Pineda Abella
comcientifica@unlpam.edu.ar
Rocío Distel
Departamento de Comunicación Científica


Pueblos fumigados, un viaje a San Andrés de Giles

Pueblos fumigados, un viaje a San Andrés de Giles

Con el objetivo de estudiar de cerca el conflicto ambiental desencadenado por las fumigaciones, estudiantes de la licenciatura en Ecología viajaron a San Andrés de Giles. En un informe destacaron que en esta localidad, como en otras de la provincia de Buenos Aires, los reclamos son llevados principalmente por docentes de escuelas rurales que fueron fumigadas.

Relevan plantas nativas y comidas tradicionales pampeanas

Relevan plantas nativas y comidas tradicionales pampeanas

El extremo noroeste de La Pampa es árido y seco. Es una zona de monte en la que vive poca gente y las pautas culturales tienen un fuerte arraigo en la actividad pastoril. Las plantas son un complemento importante en la dieta y forman parte de platos dulces y bebidas tradicionales. Walter Muiño, doctor en Ciencias Naturales, realizó un registro de los recursos vegetales de la dieta de esta población, los métodos de obtención y las formas de conservación de estos alimentos.

Alarma por mortandad masiva de aves rapaces en el oeste de La Pampa

Alarma por mortandad masiva de aves rapaces en el oeste de La Pampa

Investigadores del Centro para el Estudio y Conservación de las Aves Rapaces en Argentina y del Instituto de Ciencias de la Tierra y Ambientales de La Pampa registraron durante las últimas semanas la muerte por electrocución de casi un centenar de águilas mora en el tendido eléctrico que comunica las localidades de Chacharramendi y La Reforma en el oeste de la provincia. Los especialistas advierten sobre la viabilidad de las poblaciones silvestres de esta y otras especies de rapaces en La Pampa si no se toman medidas urgentes para evitar nuevos casos de electrocución.

Biotecnología para la sustentabilidad agrícola

Biotecnología para la sustentabilidad agrícola

Mientras se espera la llegada de una nueva generación de plantas más eficientes para controlar plagas y malezas, advierten que un desarrollo tecnológico sustentable debería incluir cambios radicales en los sistemas de producción para responder a problemas actuales de la agricultura, como la aparición de resistencias, y para aumentar la productividad de los cultivos sin afectar el área de siembra y los recursos ambientales.

Hacia un replanteamiento de la agricultura argentina

Hacia un replanteamiento de la agricultura argentina

A casi veinte años de la llegada de la soja transgénica a la agricultura argentina, acompañada por el glifosato y la siembra directa, referentes de los sectores productivos y académicos se plantean cómo encontrar respuestas a nuevos desafíos económicos y productivos. Los especialistas remarcan la necesidad de que las estrategias productivas orientadas a aumentar el rendimiento de los cultivos tengan en cuenta aspectos ambientales y sociales.

Por el cambio climático, vamos en dirección a una “zona de vulnerabilidad”

Por el cambio climático, vamos en dirección a una “zona de vulnerabilidad”

El doctor Roberto Seiler, experto en Agrometeorología, señaló que, como consecuencia del cambio climático que experimentamos, en nuestro país, como organismos y seres biológicos estamos entrando en una “zona de vulnerabilidad”. El arribo a esta zona, implicará la búsqueda de variedades más resistentes a las temperaturas más altas, de razas de ganado más apropiadas a los nuevos fenómenos y la ocurrencia de valores que podrían afectar el proceso productivo.

Canal de videos 103