Universidad Nacional de Luján - Sede Central Luján

13 de Septiembre de 2021 | 5 ′ 25 ′′


Nanopartículas para la producción de antivenenos ofídicos



Producir antivenenos de serpientes a partir del desarrollo de nanovenenos es el objetivo de un equipo de investigadores del Laboratorio de Inmunología de la Universidad Nacional de Luján. Los especialistas planean extender la utilización de los nanovenenos para estudiar su posible aplicación en el tratamiento de diferentes patologías humanas.

Enmarcarcado en la línea de investigación posdoctoral del doctor Federico G. Baudou, el proyecto se llama “Producción de nanopartículas asociadas a venenos de serpientes de Argentina con potencial uso en la producción de antivenenos ofídicos. Evaluación de sus efectos inmunomoduladores” y es realizado en conjunto con la Universidad Nacional de Corrientes, el Instituto Clodomiro Picado de Costa Rica y con la colaboración de investigadores del Instituto ANLIS-INPB Carlos G. Malbrán.

Las nanopartículas, como su nombre lo indica, son partículas extremadamente pequeñas e invisibles al ojo humano. Su nombre proviene de la palabra “nano”, prefijo griego que significa “pequeño” y que en el campo de las nanociencias representa la mil millonésima parte de algo. Así, un nanómetro es la mil millonésima parte de un metro; lo que es igual a dividir un milímetro un millón de veces.

En los últimos años las nanopartículas cobraron gran importancia tanto en el campo de la electrónica como en la medicina. En esta última tienen muchos usos, pero uno de los más importantes es el transporte de moléculas, es decir una nanopartícula puede llevar una molécula hasta un punto para que ejerza una acción. Por molécula entendemos aquí un antibiótico, una droga oncológica, un antiinflamatorio o los mismos componentes del veneno de serpientes.

“Nosotros, en el laboratorio, hace muchos años que venimos trabajando con nanopartículas, fundamentalmente con las de silicio. Y hemos estudiado cómo los diferentes tamaños de las nanopartículas desde 10 nanómetros hasta 500 nanómetros, y algunas micropartículas de 1000 nanómetros influyen sobre el sistema inmune”, explica a Argentina Investiga Mauricio de Marzi, director del proyecto.

“Analizamos no sólo la dependencia en cuanto al tamaño, sino también la carga (positiva, negativa o neutra), y el potencial de esta nanopartícula para, de alguna manera, modificar la respuesta inmune. Y esto tiene un montón de implicancias, porque una nanopartícula que ayuda a la respuesta inmune podría ser útil en el desarrollo de vacunas. O podría disminuir la respuesta inmune y quizás ser útil en enfermedades autoinmunes, es decir, cuando la respuesta inmune del propio cuerpo nos ataca”.

A partir de estos trabajos con nanopartículas los investigadores pensaron en la posibilidad de desarrollar nanovenenos, un complejo de nanopartículas con veneno de serpientes de cascabel (Crotalus durissus terrificus) para el desarrollo de nuevos antivenenos, o incluso para el tratamiento de diferentes patologías humanas.

Uno de los objetivos es producir antivenenos, es decir, los sueros antiofídicos, proceso que normalmente se hace en caballos y es bastante dañino para el animal ya que produce un proceso inflamatorio grande, que va en detrimento de la calidad de vida de los animales destinados a este fin.

“Nosotros observamos nanopartículas que mejoran la respuesta inmune, y por otro lado sabemos que hay diferentes tipos de enzimas y toxinas en los venenos con diferentes actividades; entonces, nuestra idea es asociar alguno de estos compuestos modificados con nanopartículas para utilizarlos en inmunoterapia, es decir, dirigir la respuesta inmune contra alguna patología específica”, explica de Marzi.

“Los nanovenenos están desarrollados y se realizaron varias pruebas sobre esos componentes una vez que el veneno fue adsorbido superficialmente sobre las nanopartículas, y encontramos que la actividad que tienen es muy alta, manteniendo su actividad biológica. Ahora comenzamos a estudiar el efecto sobre la respuesta inmune, y vemos que el veneno adsorbido a las nanopartículas (nanoveneno) es activo y podría generar una estimulación de la producción de diferentes citoquinas pro/antinflamatorias en modelos con cultivos celulares”.

Se realizarán ensayos en modelo de caballo, trabajando en conjunto con investigadores del Instituto Clodomiro Picado de Costa Rica, para comparar los diferentes efectos que pueden tener en la producción de nuevos antivenenos respecto del uso de adyuvantes convencionales para su fabricación.

“Lo que esperamos son dos tipos de resultados: uno es analizar cómo los diferentes complejos de nanovenenos impactan si los inoculamos en caballos, tanto desde el punto de vista de la sanidad del animal como desde el punto de vista del rendimiento del antisuero que uno podría obtener, para luego hacer el seguimiento de los pacientes que son mordidos por serpientes”, dice de Marzi.

Por otro lado, los investigadores realizan una serie de experimentos en el laboratorio con diferentes líneas celulares, para analizar todos los efectos que pueden darse en la respuesta inmune. “Gracias a la variada farmacología que los venenos de animales ofrecen, como el de serpientes ponzoñosas argentinas en este caso, sumado al efecto que las nanopartículas producen per se, un punto interesante del uso de los nanovenenos es poder extender su utilización para estudiar su posible aplicación en el tratamiento de diferentes patologías humanas, como el caso de enfermedades infecciosas, autoinmunes o incluso cáncer”, finaliza De Marzi.

Agostina Marazzo
produccioncepa@unlu.edu.ar
Agostina Marazzo
Centro de Producción Audiovisual - (CePA UNLu)


Las personas con síndrome de Down tienen un alto riesgo de padecer enfermedades autoinmunes

Un trabajo del Centro de Investigaciones en Bioquímica Clínica e Inmunología de la UNC y Conicet demostró que las personas con síndrome de Down, aunque estén sanas, tienen un sistema inmune hiperreactivo, es decir, que trabaja todo el tiempo como si estuviera combatiendo una infección viral. Esto explicaría por qué, mientras están más protegidas que el resto de la población contra la mayoría de los tumores sólidos, tienen una mayor incidencia de enfermedades autoinmunes.

Sensores infrarrojos para controlar la calidad del aire intramuros

Sensores infrarrojos para controlar la calidad del aire intramuros

Con un sistema de sensores infrarrojos, investigadores de la Facultad de Informática buscan monitorear los ambientes interiores para garantizar una buena aireación en espacios cerrados. Un factor clave en tiempos de pandemia.

Investigan el vínculo entre la desincronización del reloj biológico y el cáncer

Un equipo del Laboratorio de Cronobiología publicó un trabajo que vincula el desacople del reloj interno y el crecimiento de los tumores en ratones. Los especialistas sostienen que hay pruebas muy claras de la incidencia de ciertas modalidades laborales, puntualmente de los turnos de trabajo rotativos, sobre la aparición de diversos tipos de cáncer.

Un investigador de la UNQ publicó un trabajo en “Nature Nanotechnology”

En entrevista con Argentina Investiga Sebastián Fernández Alberti, profesor del Departamento de Ciencia y Tecnología y uno de los autores del trabajo publicado en la prestigiosa revista, narra los detalles del aporte. Se trata de una investigación que busca optimizar la transformación de la energía lumínica en corriente eléctrica.

Identifican moléculas clave para el desarrollo y la malignidad de los cánceres de cabeza y cuello

Investigadores argentinos y españoles lograron describir una ruta biológica asociada a la inducción y el mantenimiento de la malignidad de los tumores de cabeza y cuello, enfermedad con muy baja tasa de supervivencia. Se comprobó que la eliminación de algunos elementos de esta ruta biológica hace que las células cancerosas reviertan a un estado similar al de las células sanas.

Científicos de la UNLP descubrieron por qué el coronavirus evade al sistema inmune

Ayudar a disminuir los efectos perjudiciales y las secuelas de la infección y diseñar virus atenuados para el desarrollo de vacunas, se cuentan entre las posibilidades del hallazgo. Los especialistas establecieron que el COVID-19 tiene un nuevo mecanismo viral que le permite controlar la respuesta inmune de las células invadidas.

Canal de videos 104