Recomendaciones para las épocas de sequía

Universidad Nacional del Sur - Departamento de Agronomía

07 de Diciembre de 2009 |


Recomendaciones para las épocas de sequía


En 2009 el sudoeste bonaerense y el norte patagónico pasaron por una sequía sin precedentes. Tres investigadores de la UNS reflexionaron sobre la importancia de un buen manejo del pastizal, para evitar la mortalidad de las especies preferidas por el ganado y la consecuente disminución del rendimiento. Algunos de los consejos: no sobrecargar el campo de animales, pastorear en forma rotativa para permitir la recuperación de las plantas y "estar atentos a la invasión de especies indeseables como arbustos y pajas".

“La pérdida de plantas de las especies consumidas por el ganado como consecuencia de la sequía ocurre porque las plantas pastoreadas son más propensas a morir cuando están sufriendo estrés por falta de agua”, señalaron los doctores Roberto Distel, Ricardo Rodríguez Iglesias y Daniel Peláez, del departamento de Agronomía de la UNS a InfoUniversidades.

Que se pierdan más o menos plantas durante la sequía depende del manejo previo del pastizal. Una planta sobrepastoreada desarrolla un tamaño chico, tanto en la parte aérea como en la parte subterránea, es decir, las raíces. Estas plantas son las primeras en morir cuando falta el agua. Por el contrario, una planta pastoreada en forma prudente, es decir, con descansos apropiados luego del pastoreo para permitir su recuperación, desarrolla mayor tamaño y es menos susceptible a la falta de agua. Según los investigadores “el sobrepastoreo se origina usualmente por exceso de animales en el campo y pastoreo continuo. Un manejo prudente se basa en mantener una carga conservadora y pastorear en forma rotativa para permitir la recuperación de las plantas”.

La consecuencia de que se pierdan más o menos plantas durante la sequía queda reflejada en las posibilidades de recuperación del pastizal y en la pérdida de receptividad ganadera. “Cuando durante una sequía se pierde una gran cantidad de plantas de las especies de mayor valor forrajero, al revertirse la situación quedan más recursos, como agua y nutrientes, disponibles para el crecimiento de especies perennes de menor valor forrajero que, al ser menos pastoreadas, resistieron mejor la sequía, como pajas y arbustos, o para el crecimiento de pastos de estación, que tienen productividad estacional y muy dependiente de las precipitaciones. “En ambas situaciones, tanto la factibilidad de recuperación del pastizal como la receptividad ganadera resultan comprometidas. Por el contrario, si la pérdida de plantas de las especies más consumidas por el ganado no fue tan marcada, la recuperación del pastizal y de la receptividad ganadera es más factible y más rápida”, ilustraron los especialistas.

La clave de la forma más apropiada de manejar el pastizal después de la sequía a fin de recuperarlo es mantener la carga animal en el nivel más bajo posible. Además de implementar un sistema de pastoreo rotativo para favorecer la recuperación de las plantas sobrevivientes y el establecimiento de nuevas a partir de semillas.

“También habrá que estar atentos a la invasión de especies indeseables como arbustos, pajas y procurar medidas para su control. De lo contrario, podrían ocurrir cambios muy difíciles y costosos de revertir, como por ejemplo la formación de fachinales o pajonales”, concluyeron los investigadores.

Marcelo C. Tedesco
prensa@uns.edu.ar
Marcelo Tedesco
Dirección de Prensa y Ceremonial


Hoja de mandioca, potencian su valor forrajero

Hoja de mandioca, potencian su valor forrajero

Este estudio no tiene como protagonista a la raíz de la planta de mandioca, sobre la que mucho se ha escrito, sino que la atención de los investigadores está puesta en la hoja, en donde curiosamente la presencia de ciertos nutrientes la hacen óptima para ser utilizada como forraje. El proyecto apunta a generar conocimiento para dejar de desperdiciar las hojas de mandioca que no se utilizan en el campo y que guardan altos porcentajes de proteínas para la nutrición animal.

Hieracium, una maleza nociva que preocupa al sector agropecuario

Hieracium, una maleza nociva que preocupa al sector agropecuario

Investigadores de la Unidad Académica Río Turbio realizan pruebas experimentales para limitar el avance de especies vegetales que reducen drásticamente la receptividad ganadera de los campos. En una primera etapa de investigación, los especialistas se ocuparon de generar conocimiento sobre la biología, la forma de reproducción y la adaptación de la maleza Hieracium que, desde hace más de diez años, degrada amplias áreas de pastoreo.

Los pampeanos y su relación con los bosques nativos

Los pampeanos y su relación con los bosques nativos

En el campo de la Ecología surgieron movimientos de investigadores que comenzaron a comprender a los ambientes naturales como socioecosistemas, es decir, a reconocer la historia del ser humano integrada a la evolución de los ecosistemas. Desde esta perspectiva, un grupo de especialistas realizó un estudio que determinó el alto impacto de las actividades humanas sobre los bosques de caldén pampeanos durante los últimos 250 años

Biotecnología ovina: crean un nuevo centro en Chascomús

Biotecnología ovina: crean un nuevo centro en Chascomús

El proyecto tiene el objetivo de recuperar la gran pérdida que sufrió la industria ganadera patagónica tras la sequía de 2009 y la erupción del volcán Puyehue en 2011. Se prevé que el centro tendrá la capacidad de producir 100.000 dosis de semen anuales para inseminación artificial y trasplante embrionario y 4.000 embriones, tanto para la recuperación como para el mejoramiento de la ganadería ovina.

Ovejas y cabras: pequeños rumiantes antiincendios

Ovejas y cabras: pequeños rumiantes antiincendios

El valor que tiene la especie ovina y caprina en ciertas regiones con potencialidad en la propagación de incendios, principalmente en Europa y EEUU, es de gran utilidad tanto desde el punto de vista productivo como en la prevención de este tipo de siniestro. El empleo del pastoreo de estas especies en los sistemas silvopastoriles constituye una forma de uso multipropósito de la tierra, dado que controla la vegetación de cobertura en áreas boscosas.

Una proteína que resiste a las sequías

Una proteína que resiste a las sequías

Es aparentemente multifacética, andariega dentro de la célula vegetal, y sólo es posible verla con microscopía de avanzada. Se trata de una proteína llamada ASR, que otorga resistencia a la sequía. Su eficacia ya fue probada al introducirla en plantas como el maíz y el arroz. Según los investigadores, esta proteína “vedette” entra en escena cuando la planta está en una situación límite de sequedad que pone en juego su supervivencia.

Dirección Nacional de Desarrollo Universitario y Voluntariado

Canal de videos 103

Palabras Claves