Universidad Nacional de Rosario - Facultad de Ciencias Bioquímicas y Farmacéuticas

14 de Mayo de 2018 | 4 ′ 49 ′′




En la lucha que desde la ciencia se sostiene contra el cáncer existe un nuevo paradigma de tratamiento: las inmunoterapias.

Las inmunoterapias estimulan las defensas naturales del cuerpo para que sea capaz de combatir el cáncer. Éste se origina cuando las células anómalas comienzan a crecer sin control y desplazan a las normales. Los tumores que se forman por este desarrollo no dejan de ser parte del cuerpo de la persona enferma, pero al sistema inmunológico se le dificulta reconocerlos como una agresión.

Eliane Piaggio bioquímica de grado y doctora de la Facultad de Ciencias Bioquímicas y Farmacias de la UNR, explica lo novedoso de las terapias inmunológicas en el tratamiento de enfermedades oncológicas: “Tradicionalmente el tumor era el blanco del tratamiento; se lo operaba, se lo irradiaba, se lo trataba con quimioterapia. Actualmente se busca activar el sistema inmune del paciente para que destruya la células cancerosas.”

Para lograr este objetivo se utilizan diferentes herramientas que están en proceso de investigación, algunas ya en práctica clínica, que permiten despertar al sistema inmunológico para que reconozca al cáncer como una agresión.

Una de estas estrategias estudiada actualmente es la vacuna contra neo-antígenos del tumor, que se originan a partir de las mutaciones del mismo. Esta vacuna alerta al sistema inmune para que ataque una proteína en particular que está expresada sólo en el tumor, ya que las mutaciones que desarrollan las células cancerosas les otorgan características distintas al resto del organismo.

El sistema inmune puede reconocer bien un virus o una bacteria porque son extraños al organismo, pero un tumor es parte del mismo organismo, aunque sea una parte mutada, y el sistema inmunológico no está programado para atacarse a sí mismo, sino habría autoinmunidad.
“En cambio las vacunas contra los neoantígenos están dirigidas a antígenos o proteínas que sólo se encuentran en el tumor, entonces, se pueden producir vacunas personalizadas, producidas para atacar un tumor en particular”, explica Piaggio.

Otra gran revolución es el desarrollo de las CAR-T cells, células T portadoras de un receptor quimérico. Se trata de linfocitos T modificados mediante ingeniería genética, de forma tal que puedan reconocer por medio de un anticuerpo a las células cancerosas y destruirlas. Es una terapia genética que se produce por la modificación in vitro de la sangre del mismo paciente. Cuando la sangre se vuelve a inyectar, contiene linfocitos reprogramados para atacar el tumor.
“Estas prácticas dan resultados extraordinarios en tumores líquidos, especialmente en las leucemias; ahora se estudia en los tumores sólidos, aunque está en una primer etapa”, profundiza la investigadora.

Otras inmunoterapias que dieron buenos resultados son los anticuerpos monoclonales inhibidores de los puntos de control del sistema inmune “immune checkpoints”, que son proteínas producidas en laboratorio que bloquean el mecanismo que usan las células cancerosas para desactivar el sistema inmune del paciente. “Estos anticuerpos ya están en uso clínico y tienen la aprobación de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT)”, amplía la investigadora. El costo del tratamiento y el hecho que se trata de una práctica novedosa aprobada sólo en algunos tipos de cáncer, hace que aún no se haya popularizado.

Asimismo, la especialista resaltó que se comprobó la efectividad de este tipo de terapias sólo entre un 20 al 40% de los pacientes con melanomas metastáticos, cáncer de riñón y pulmón tratados con inmunoterapias y agregó que hay que tener precauciones sobre lo que se comunica acerca de estos tratamientos porque pueden generar falsas expectativas.

Los científicos pretenden descubrir los motivos por los que las terapias inmunológicas funcionan en algunos pacientes y en unos tipos de tumores y en otros no. La especialista considera necesario avanzar en estudios que comparen parámetros inmunológicos de los que respondieron y de los que no, para poder evidenciar alguna variable que permita predecir quién va a responder favorablemente al tratamiento.

De la UNR a París

Eliane Piaggio comenzó su investigación junto a la Dra Silvia Revelli en el Instituto de Inmunología Clínica y Experimental Rosario de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNR, dirigida por el Dr. Oscar Bottasso. Mientras la investigadora realizaba la tesis doctoral logró una beca para realizar una primera práctica en el Instituto Curie, un centro de investigación sobre biofísica, biología celular y oncología, al que luego volvió a hacer su posdoctorado y donde actualmente dirige un equipo de investigación.


Ileana Carrizo


Una vía para salvar al 90% de los pacientes que fallecen por cáncer

Más de 50 mil muertes por año se podrían evitar en Argentina con terapias efectivas para tratar la metástasis, el proceso causante de la mayor parte de los decesos por cáncer. Científicos y médicos investigan cómo se produce, ya que su conocimiento permitiría buscar terapias para nuevos tratamientos.

Ácido hialurónico, clave en tumores de mama

En un paper publicado en la revista The Febs Journal, la doctora Laura Alaniz, docente-investigadora del Centro de Investigaciones y Transferencia del Noroeste de la Provincia de Buenos Aires; describió la influencia del ácido hialurónico en la angiogénesis y en la acción sobre los macrófagos, que son un tipo de glóbulo blanco que rodea los microorganismos, los destruye, elimina las células muertas y estimula las respuestas inmunitarias.

El exceso de una proteína en tumores haría más efectiva la acción de un fármaco

La investigacion sostiene que, si bien el Herceptin se aplica clínicamente en los pacientes con cáncer de mama y gástrico, también podrían verse beneficiados otros pacientes con otros tipos de cáncer que sobreexpresen la proteína ErbB-2.

Receptor a Histamina H4 como posible marcador pronóstico en la evolución de enfermedades oncológicas

Docentes investigadores de la Facultad de Ciencias Naturales y Ciencias de la Salud, en colaboración con profesionales de BIOMED -UCA-CONICET, estudiaron el receptor A Histamina H4 como posible marcador pronóstico en la evolución de enfermedades oncológicas como el melanoma.

Direccionar las drogas; una nueva estrategia terapéutica contra el cáncer

Investigadores del Instituto de Ciencias de la Tierra y Ambientales de La Pampa (INCITAP) buscan, a través de un tipo de molécula, direccionar las drogas al órgano o tejido afectado por la enfermedad e intentar disminuir así los efectos secundarios en pacientes. El trabajo se realiza en un contexto en el que la mortalidad por cáncer de colon en La Pampa, hasta el 2017, registró la mayor tasa ajustada en varones de la Argentina, según datos estadísticos del Instituto Nacional del Cáncer (INC).

Un hallazgo inédito promete terminar con el uso de las inyecciones

Hicieron pruebas en ratones con insulina y un antitumoral: los resultados fueron exitosos. Investigadores universitarios hallaron una molécula que, al disolverse en agua, produce unas vesículas que sirven para transportar cualquier tipo de medicamentos por vía oral o a través de la piel mediante parches. Conservan inalterables las drogas que llevan, las protegen de los jugos gástricos y las depositan en las células del organismo.