Una frutilla blanca silvestre en Argentina

Universidad Nacional de Tucumán - Facultad de Bioquímica, Química y Farmacia

03 de Septiembre de 2018 | 5 ′ 31 ′′


Una frutilla blanca silvestre en Argentina


Es el primer registro de esta especie en Sudamérica y, según los investigadores, su estudio genético puede servir para mejorar la frutilla roja comercial al fortalecer su resistencia a enfermedades y a condiciones ambientales adversas.

Seduce por su forma, aroma y sabor. Se la utiliza para decorar postres, se destaca en la ensalada de frutas o con crema; y sola aporta pocas calorías porque tiene gran porcentaje de agua. La mayoría de las veces pequeña, de forma redondeada o cónica y de color rojo brillante, la frutilla se deshace en la boca a la más mínima presión. En esta ocasión, investigadores tucumanos la encontraron de color blanco, en la zona boscosa de Raco, una localidad ubicada 55 kilómetros al noroeste de San Miguel de Tucumán.

La Duchesnea indica f. albocaput -tal su nombre científico; del Latín, albo (blanco) y caput (cabeza)- es una especie silvestre, relacionada con la de color rojo (Fragaria x ananassa), que es la que se cultiva y que suele hallarse en los mercados locales. Esta especie blanca fue reportada como endémica en Japón; y el trabajo de los tucumanos describe su existencia por primera vez en Sudamérica y, más precisamente, en el Noroeste Argentino.

La especie estudiada es blanca, inclusive cuando crece (porque la roja también suele presentar esta coloración antes de su maduración). Su fruto es apenas más grande que una moneda de diez centavos y posee numerosas semillas, similares a pequeños puntos de color crema. Si bien no es tóxica, igualmente es poco consumida porque resulta insípida, debido a su baja acumulación de azúcares.

En Chile, y extendiéndose hacia algunas zonas de Argentina crece otra especie de frutillas silvestres, que es casualmente una de las progenitoras de la especie cultivada denominada Fragaria chiloensis. Esta especie incluye plantas de frutos rojos y blancos. Las blancas chilenas son de mayor tamaño y mejor sabor que las encontradas en el norte argentino. Sin embargo, la importancia de la especie local radica en que presentan un abanico de genes que pueden utilizarse para mejorar agronómica o comercialmente las variedades cultivadas. Algunas de las características que pueden transferirse son el color de sus frutos y la resistencia a enfermedades o a determinadas condiciones ambientales .

Los investigadores publicaron su trabajo recientemente en el American Journals of Botany donde analizan morfológica y molecularmente en forma comparativa las frutillas de fruto rojo y las de fruto blanco. Estudiaron los genes implicados en los procesos de síntesis de los antocianos, que son los pigmentos responsables de dar la coloración a la fruta. La investigación describe que los frutos rojos tienen la ruta de la biosíntesis completa, en tanto que, en los frutos blancos el proceso se encuentra interrumpido en la última etapa.

El doctor en Ciencias Biológicas, Mario Debes es el primer autor del paper y el trabajo formó parte de su tesis doctoral. Los otros integrantes fueron Marta Arias, Carlos Grellet-Bournonville, Arturo Wulff, Martín Martínez Zamora, Atilio Castagnaro y Juan C. Díaz Ricci. El grupo se completa con Catalina Luque, Griselda Podazza y Delfina Ávila. Los investigadores pertenecen a distintas instituciones: la Facultad de Ciencias Naturales e Instituto Miguel Lillo, el Instituto Superior de Investigaciones Biológicas (INSIBIO) que depende de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT) y del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET),y la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres).

Arias describió que el material genético silvestre es muy valioso porque cumple un rol fundamental en el ecosistema en donde se desarrolla. “Por ejemplo las frutillas blancas sirven de alimento a ciertos pájaros no por sus componentes nutritivos en sí mismos, sino por la cantidad de agua que poseen”, precisó.

Luque precisó que muchas especies silvestres pueden ser resistentes a determinadas enfermedades de una región, en tanto que la frutilla cultivada -tras numerosos procesos de mejoramiento genético- puede comportarse de forma más susceptible a algunos patógenos. Citó el caso de ciertos hongos que atacan a las frutillas cultivadas y no así a las especies silvestres, como Duchesnea indica, que son más resistentes.

Por su parte, Debes señaló que el objetivo de esta línea de investigación es transferir la resistencia a enfermedades -observadas en las especies silvestres- a las variedades cultivadas. Para conseguir la meta emplean un modelo de mejoramiento genético convencional, es decir que, buscan y seleccionan los progenitores para cruzarlos entre sí y obtener semillas, que originen nuevas plantas con las características genéticas deseadas.

Los investigadores describieron y clasificaron esta especie de frutilla blanca y publicaron los resultados en el boletín de la Sociedad Argentina de Botánica de este año. El trabajo incluyó una minuciosa revisión de materiales de herbarios nacionales e internacionales y discusiones con expertos de Japón. La investigación contó con el financiamiento de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica a través de los proyectos (PICT) y de la UNT, a través de los proyectos PIUNT. También recibió el aporte del CONICET y del CIUNT por medio de los becarios, que realizaron y realizan sus tesis de grado y de posgrado en esta temática.

Daniela Orlandi

Dirección de Medios y Comunicación Institucional


Extractos de lisianthus para combatir hongos del durazno

Extractos de lisianthus para combatir hongos del durazno

Investigadores de Esperanza utilizan un destilado de flores azules de Eustoma grandiflorum. Se trata de una flor de gran importancia económica por su uso en ornamentación, pero los especialistas estiman que puede tener valor agregado por su actividad biológica contra un hongo que es patógeno de frutas y puede ser una alternativa a los antifúngicos de síntesis química.

Antioxidantes naturales

Antioxidantes naturales

Un equipo de investigadores se dedica al estudio de antioxidantes en alimentos y daño oxidativo en sistemas biológicos. Los especialistas apuntan a aprovechar las sustancias naturales presentes en especies de cactáceas para aplicarlas como colorantes alimentarios. Este tipo de sustancias tiene efectos benéficos comprobados en la salud, dado que previene distintas enfermedades como las cardiovasculares y las vinculadas al sistema nervioso central.

En 2020 Córdoba producirá más de 17 millones de litros de leche por día

En 2020 Córdoba producirá más de 17 millones de litros de leche por día

Los datos surgen de la investigación de un grupo de trabajo multidisciplinario. Respecto del saldo exportable, calculan que sería de 378.251 toneladas, y el ingreso de divisas de 2.712 millones de dólares para el mismo año. El estudio se realizó para el Plan estratégico agroalimentario y agroindustrial participativo y federal, por medio del cual se busca definir la orientación de este sector hacia los próximos años.

La relación intraindustrial de Argentina y Brasil

La relación intraindustrial de Argentina y Brasil

A nivel nacional, el crecimiento del comercio industrial repercute en la interacción con el país vecino. Es por esto que un equipo de investigadores analiza esta relación e indaga en un posible reemplazo del mercado internacional tradicional de productos agroalimentarios. A partir del estudio se podrá determinar de qué manera se promueve el desarrollo industrial nacional y cómo puede aplicarse a otras áreas de la economía.

Los líquenes de la Patagonia tienen su libro

Los líquenes de la Patagonia tienen su libro

El licenciado Oscar Pérez de la Torre, especialista en Ciencias Biológicas, escribió el libro “Líquenes de la provincia del Chubut”, que ganó el primer lugar del certamen del Fondo Editorial de Chubut en 2009 y se encuentra en etapa de preedición. El libro, donde se incluyen imágenes e información sobre la variedad de plantas del paisaje autóctono, resultará de gran utilidad para los distintos niveles del sistema educativo.

Descubren compuestos bioactivos en frutos regionales

Descubren compuestos bioactivos en frutos regionales

Se trata del primer estudio que logró determinar la capacidad antioxidante y el contenido de los principales compuestos bioactivos presentes en frutos de guayaba, mora y guayibú, tres frutos silvestres de la región cuyo consumo sería favorable para prevenir enfermedades crónicas. Se espera que el trabajo sirva de base para avanzar en el conocimiento de las potencialidades de estos frutos para el consumo masivo y su aprovechamiento industrial en productos derivados de ellos.

Dirección Nacional de Desarrollo Universitario y Voluntariado

Canal de videos 103

Palabras Claves