Universidad Nacional de Cuyo - Facultad de Ciencias Médicas

17 de Octubre de 2011 | 5 ′ 5 ′′




A diferencia de la vacuna, la leche humana posee concentraciones significativas de proteínas y antioxidantes que protegen a los lactantes de diversas enfermedades. Pero esta leche requiere condiciones especiales para su conservación a largo plazo. Un grupo de investigadores trabajó con muestras crudas y pasteurizadas y demostró que en aspectos como la acidez, el método de pasteurización resulta el más apropiado para la conservación de la leche humana.

La leche humana posee ventajas nutricionales e inmunológicas ya que aporta en forma temprana al niño, sobre todo al neonato prematuro, un sistema completo de defensas antioxidantes que lo protegen del daño celular, la destrucción del ADN y la incidencia y severidad de las llamadas “enfermedades de las especies reactivas del oxígeno”.

La leche de madre de niños prematuros tiene altas concentraciones de proteínas y antioxidantes y su conservación debe realizarse a bajas temperaturas para evitar la formación de radicales libres, partículas que se hallan en el medio ambiente y que también provienen de procesos metabólicos en el cuerpo.

Un equipo de investigadores de la UNCuyo comparó la leche materna en estado crudo y la pasteurizada a partir del análisis de tres muestras que permitieron establecer las características de cada una, el grado de contaminación que adquieren al conservarla y el tiempo que se pueden almacenar y permanecer aptas para el consumo del lactante.

Según indicó a InfoUniversidades la bromatóloga Claudia Amadio, integrante del equipo, numerosos estudios determinaron el poder antioxidante de los componentes de la leche y la importancia en el metabolismo del niño prematuro. “No obstante, el uso de los tratamientos térmicos puede ocasionar inconvenientes”, advierte la profesional. “La leche humana fresca tiene una alta concentración de antioxidantes, moléculas que disminuyen el daño ocasionado por los radicales libres en las células y el ADN. Pero esos antioxidantes disminuyen con el tiempo de almacenamiento. Los bebés prematuros tienen una capacidad reducida de antioxidantes y se cree que los necesitan más que los niños que han nacido tras el período normal de nueve meses de gestación, ya que suelen sufrir de infecciones”.

Para su conservación, la leche humana debe someterse a un proceso de pasteurización y a estrictos controles de calidad que aseguran su valor nutricional y seguridad bacteriológica. El método de pasteurización recomendado es el llamado Holder, un proceso más lento que el utilizado para la leche de vaca: se calienta la muestra a baño maría a 62,5 ºC durante 30 minutos y, posteriormente, se enfría rápido (5ºC) y se conserva hasta su utilización a -20ºC.

Según la especialista, si se aplica la misma metodología que con la leche vacuna (70 ºC durante 15 segundos), “se producen pérdidas de factores inmunológicos y vitaminas en mayor proporción que con el método Holder”. Y agrega: “La pasteurización a 62,5 ºC durante 30 minutos es un método recomendado para la destrucción del virus de inmunodeficiencia humana (HIV) y permite el almacenamiento de leche y alimentación de niños prematuros”.

Cruda versus pasteurizada

En su trabajo, los investigadores comprobaron que el tiempo máximo de almacenamiento en refrigeración de la leche cruda es semejante al de la leche pasteurizada: doce horas. Pero la diferencia surge al conservarlas congeladas: 14 días la primera y hasta 6 meses la segunda. “Hasta el momento, se trabajó con sobrantes de leche humana de madres de niños prematuros, cruda y pasteurizada por dos métodos: a 62,5 ºC durante 30 minutos (Holder).y a 72,5ºC durante 15 segundos. En cada tratamiento se determinó humedad, cenizas, peso específico y acidez”, explica Amadio.

“Durante 14 días se evaluó la acidez en los diferentes tratamientos mediante la técnica normalizada utilizada en bancos de leche humana integrantes de la Red Iberoamericana de Bancos de Leche. El análisis mostró que los valores de humedad, cenizas y peso específico fueron semejantes para la leche cruda y para las sometidas a los tratamientos térmicos, y se mantuvieron durante el almacenamiento”, señala la profesional.

Sin embargo, la acidez varía en los tres tratamientos a partir del cuarto día. “La de la leche cruda es mayor que la de la pasteurizada y supera los 8º D, valor máximo que se permite para la alimentación de niños prematuros, a partir del día 10”, explica Amadio. En cuanto a la acidez de las leches tratadas por los dos métodos de pasteurización, el valor promedio es semejante durante el lapso de conservación.

El próximo paso de los investigadores es medir la presencia de radicales libres en las distintas leches, ya que estos elementos químicos se han visto implicados en gran cantidad de enfermedades degenerativas o de tipo cardiovascular en niños prematuros, como retinopatía, encefalopatía y displasia broncopulmonar, entre otras.



COVID-19: claves para entender el virus

COVID-19: claves para entender el virus

Ina Sevic, doctora en Virología e investigadora de la UNNOBA, explica cómo funciona el universo viral: cómo mutan, con qué frecuencia lo hacen y los saltos de especie. “Es mejor aprender el comportamiento adecuado para las pandemias de una vez, porque no va a ser el último virus que aparezca”, asegura.

Nanotecnología y botellas recicladas para purificar el agua de efluentes urbanos

Con botellas de plástico recicladas y nanopartículas, investigadores de la Universidad Nacional de La Plata y de la Universidad Nacional del Litoral desarrollan un sistema de filtros que sirve para purificar el agua residual urbana. De este modo, a muy bajo costo, logran disminuir su carga microbiana y toxicidad para luego utilizarla para el riego en zonas semiáridas.

Producen nanocápsulas de origen natural para conservar alimentos

A partir de plantas aromáticas, como el orégano, el laurel, el romero y otras especies, extraen aceites esenciales con propiedades antioxidantes y antimicrobianas que prolongan la vida útil de los alimentos. Bajo la forma de cápsulas diminutas, lograron incorporar esos aditivos naturales en pescados, nueces y leche de soja. Comprobaron que mantienen el producto en buen estado, entre un 30% y 50% más que los conservantes artificiales. El proyecto es desarrollado por un equipo interdisciplinario, en el marco del Programa Institucional y Multidisciplinar (Primar) en Temas Prioritarios, que impulsa la Secretaría de Ciencia y Tecnología de la UNC.

Una vía para salvar al 90% de los pacientes que fallecen por cáncer

Más de 50 mil muertes por año se podrían evitar en Argentina con terapias efectivas para tratar la metástasis, el proceso causante de la mayor parte de los decesos por cáncer. Científicos y médicos investigan cómo se produce, ya que su conocimiento permitiría buscar terapias para nuevos tratamientos.

Direccionar las drogas; una nueva estrategia terapéutica contra el cáncer

Investigadores del Instituto de Ciencias de la Tierra y Ambientales de La Pampa (INCITAP) buscan, a través de un tipo de molécula, direccionar las drogas al órgano o tejido afectado por la enfermedad e intentar disminuir así los efectos secundarios en pacientes. El trabajo se realiza en un contexto en el que la mortalidad por cáncer de colon en La Pampa, hasta el 2017, registró la mayor tasa ajustada en varones de la Argentina, según datos estadísticos del Instituto Nacional del Cáncer (INC).

Investigadoras crearon microcápsulas que previenen la contaminación del maní

Las probaron con éxito tanto en el laboratorio como en plantas acopiadoras de la zona. Sirven para el tipo de maní confitería, el que va a la industria y el que se utiliza como semilla para nuevas siembras.

Canal de videos 103