Universidad Nacional del Litoral - Facultad de Ingeniería y Ciencias Hídricas

04 de Mayo de 2015 | 4 ′ 26 ′′


Los secretos del tomate se descubren en equipo

Los secretos del tomate se descubren en equipo


Un proyecto interdisciplinario permitió avanzar en el estudio sobre los niveles de vitamina E en los tomates. El trabajo común entre biólogos e informáticos permitió aportar conocimientos fundamentales para el mejoramiento de cultivos, dado que se conocen los mecanismos genéticos, moleculares y bioquímicos que regulan la síntesis de la vitamina E.

La biología molecular y la informática se unieron para descifrar la marea de información generada tras la publicación del genoma del tomate, y tras cinco años de trabajo colaborativo, se publicaron los primeros resultados biológicos de esta investigación que unió a Fernando Carrari del INTA Castelar, con el equipo liderado por Diego Milone del Centro de Investigación en Señales, Sistemas e Inteligencia Computacional (sinc(i)) de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Hídricas de la Universidad Nacional del Litoral (UNL).

“Nos pusimos a investigar algoritmos nuevos en el área informática de minería de datos, y comenzamos con los datos de este proyecto”, indicó Milone a Argentina Investiga. “La cuestión de fondo fue que el equipo del INTA tenía una gran cantidad de datos que había obtenido de diferentes mediciones y debía encontrar relaciones, tarea que era humanamente imposible de realizar”. Lo que siguió fue un verdadero trabajo interdisciplinario que todavía no concluye y sigue sumando publicaciones.

Del genoma al software

El contacto entre biólogos e informáticos comenzó cuando Fernando Carrari estaba trabajando en el proyecto para descifrar el genoma del tomate, una iniciativa internacional que involucró a 300 investigadores de catorce países. “El principal objetivo era obtener el genoma de la especie cultivada de tomate. Trabajamos con esa meta y cada laboratorio aportaba una parte del análisis de la genómica estructural”, indicó Carrari. “Algunos laboratorios trabajábamos además en las secuencias genómicas, identificando aquellos genes relacionados a la calidad nutricional de los frutos y la síntesis de la vitamina E en la planta de tomate”.

Como parte de este proyecto internacional, Carrari tenía acceso a una cantidad de datos muy grande pero sin una herramienta informática iba a ser imposible entenderlos. “Debían encontrar relaciones complejas en una planilla de cálculo con miles de columnas y miles y miles de filas, todas llenas de números. Era humanamente imposible encontrar relaciones en ese mar de datos”, explica Milone.

Con el desafío planteado, lo que siguió fueron años de trabajo colaborativo e interdisciplinario. Carrari y su equipo aportaron los datos biológicos y la información que querían encontrar y Milone y el resto del equipo del sinc(i) diseñaron los algoritmos. “Lo que hicimos fue minería de datos, es decir que investigamos para diseñar un algoritmo que pudiera meterse en esa marea de datos y encontrar patrones de comportamiento y relaciones”.

La colaboración fue mutuamente beneficiosa. El grupo de Milone fue publicando los resultados de su investigación en revistas de bioinformática y Carrari acaba de sacar las primeras conclusiones este mes en “Science Communications”, una revista muy destacada en su sector.

Los tomates y la vitamina E

El trabajo de Carrari se enfocó en la variación de la vitamina E que presentaban los tomates. Esta vitamina es un poderoso antioxidante que protege el tejido corporal del daño causado por sustancias llamadas radicales libres. Estos radicales pueden dañar células, tejidos y órganos, y se cree que juegan un papel en ciertas afecciones relacionadas con el envejecimiento.

La principal conclusión a la que llegaron en el INTA es que si bien hay una relación entre la regulación y la acumulación de la vitamina E, es de tipo epigenético, es decir que no está en la estructura misma de los genes, sino en las regulaciones de estos genes cuando las plantas son cultivadas en ciertas condiciones. “Lo relevante es que explica la baja heredabilidad de este carácter, o sea que el contenido de vitamina E es difícil de ser mejorado porque el componente genético explica muy poco y el componente que más explica es ambiental”.

Este descubrimiento es muy importante porque aporta conocimientos fundamentales para el mejoramiento de cultivos ya que se conocen los mecanismos genéticos, moleculares y bioquímicos que regulan la síntesis de la vitamina E.



Tomates mejorados, de la huerta a la mesa

Tomates mejorados, de la huerta a la mesa

Con la intención de obtener tomates más ricos y nutritivos, ingenieros agrónomos de la UNR trabajan junto a productores de los cinturones hortícolas del país. La iniciativa de producir mejores tomates, a partir de sistemas de horticultura agroecológica, fue seleccionada por el Programa “Ciencia y Tecnología contra el hambre”.

Una solución para potabilizar el agua

Investigadores de la UNR y el Conicet diseñaron un sistema de biofiltración de metales presentes en aguas subterráneas destinadas al consumo humano. El proyecto fue seleccionado por el programa “Ciencia y Tecnología contra el hambre”, del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación.

Un tablero epidemiológico para el seguimiento de poblaciones hospitalizadas por COVID-19

Se trata de un software que realiza el seguimiento y el monitoreo de la gestión de camas y de pacientes en los servicios asistenciales de los municipios de Florencio Varela, Berazategui, Quilmes y Almirante Brown. Esta región del conurbano bonaerense funciona con un sistema de salud en red, que le permitió sistematizar de la mejor manera esta iniciativa.

Fútbol y ciencia: identifican el patrón de posesión de la pelota

A partir de herramientas de la física estadística, una investigación del Instituto de Física Enrique Gaviola (UNC-Conicet) analizó datos de 1.826 partidos jugados en las cinco ligas de fútbol más importantes de Europa. El trabajo permitió reconocer la dinámica que sigue la posesión del balón. El análisis podría emplearse para estimar la demanda física de los jugadores durante un encuentro, o diagramar entrenamientos en espacios reducidos. Tres empresas ya se contactaron con los autores del estudio.

Sensores infrarrojos para controlar la calidad del aire intramuros

Sensores infrarrojos para controlar la calidad del aire intramuros

Con un sistema de sensores infrarrojos, investigadores de la Facultad de Informática buscan monitorear los ambientes interiores para garantizar una buena aireación en espacios cerrados. Un factor clave en tiempos de pandemia.

Las variantes del COVID-19

Las variantes del COVID-19

Cuatro equipos de trabajo de la UNR investigan las variantes del Sars-CoV-2 que circulan en el sur de la provincia. El objetivo es entender el comportamiento del virus en la región para aportar a la construcción de datos que permitan mejorar la eficacia de los kits de diagnóstico y los diseños de vacunas.

Canal de videos 104