Universidad Nacional del Noroeste de la Provincia de Buenos Aires - Escuela de Tecnología

03 de Febrero de 2014 | 7 ′ 9 ′′


Un robot para enseñar



Estudiantes y docentes desarrollaron un robot programable educativo. Se trata de una plataforma física para que los estudiantes puedan probar los algoritmos desarrollados, y así interactuar con un robot en forma directa. El trabajo de los investigadores se concentra en lograr que se puedan entender y comunicar las computadoras de los estudiantes con el robot.

Con el aspecto de una araña enorme y seis patas para caminar en múltiples direcciones, el robot hexápodo desarrollado en la Universidad Nacional del Noroeste de la provincia de Buenos Aires por un equipo interdisciplinario, se mete de lleno en la experimentación e imaginación tecnológica. La iniciativa surge a partir de un proyecto de investigación llamado “Robot hexápodo de nivel programable”, llevado adelante desde el laboratorio de Robótica del Instituto de Transferencia de Tecnología (ITT) de la Universidad.

El proyecto de investigación es un prototipo de nivel educativo y, como el desarrollo de un robot plantea desafíos en varias áreas -los movimientos mecánicos, el diseño, la programación- la Universidad formó un equipo de trabajo. “El laboratorio de robótica funciona como un espacio interdisciplinario. Hay investigadores de diseño industrial, ingeniería electrónica, programación. Vamos aprendiendo entre todos y así el proyecto también nos enriquece personalmente”, indican los investigadores.

Seis patas para enseñar

Emanuel Llanos, uno de los integrantes del proyecto, explica a Argentina Investiga el objetivo inicial del robot: “La idea es crear una plataforma física para que los estudiantes de programación puedan probar los algoritmos desarrollados, y así interactuar con un robot en forma directa. Ver cómo ejecuta un robot algo que uno ha escrito puede resultar muy estimulante. Es una manera de ver el resultado de la programación a nivel físico y no de modo abstracto como podría ser a través de una pantalla”.

El robot a distribuir en escuelas o instituciones de enseñanza traería resuelta toda la parte física, es decir, lo que tiene que ver con la placa hardware libre, basada en una placa con un microcontrolador y un entorno de desarrollo, diseñada para facilitar el uso de la electrónica en proyectos multidisciplinares.">Arduino, una tecnología relativamente nueva que cuenta con amplia difusión en todo el mundo. Por ser un hardware libre, posee todas las ventajas de las “tecnologías libres”.

Desde el punto de vista técnico, los investigadores sostienen que Arduino soluciona todo lo referido a la electrónica para los programadores, ya que no es necesario soldar ni armar placas: “Te permite conectar sensores, motores, periféricos, todo de una manera simple y sin tener que meterte a resolver lo electrónico. Incluso su lenguaje de programación es muy familiar para los programadores”.

De esta manera, los estudiantes utilizarían entonces algún lenguaje más simple para programar, interactuar y practicar con el robot de seis patas. El equipo de robótica propone usar Python, el lenguaje que está impulsando la Universidad desde sus materias en los primeros años de Informática. El trabajo de los investigadores se concentra en lograr que se puedan entender y comunicar las computadoras de los estudiantes con el robot, sobre todo teniendo en cuenta que hay mucho para traducir. El docente Pablo Luengo explica en ese sentido que “es necesario trabajar mucho para pulir la relación entre el comportamiento de un hardware [robot] y la programación [las órdenes que se dan]. Hay un ida y vuelta necesario en el que se avanza de a poco”.

Robótica, realidad y temores

La robótica tiene una fuerte tradición apuntalada desde la ciencia ficción y escritores como Isaac Asimov han aportado desde ese género literario muchos elementos, como por ejemplo las tres leyes fundamentales de la robótica. En esos imaginarios narrativos, que tienen una larga historia, se fue relacionando a los robots con todo tipo de problemas relativos a la inteligencia y a la voluntad. Quizás sea el film “2001: Odisea del espacio” la ficción que mejor retrata esta temática a partir de los conflictos que tiene la computadora HAL 9000 con los humanos.

En ese sentido, el artefacto robot desafía al humano no por su destreza corporal, sino por su capacidad cognitiva, pese a que también tiene una dimensión mecánica tangible que es la que le da existencia. ¿Hay posibilidad de incorporar niveles de aprendizaje en estas tecnologías o se está lejos de eso aún? Los entrevistados sonríen frente al planteo y Emanuel Llanos responde: “Descubrí en mi carrera que la programación es una de las partes fundamentales de un robot, aunque antes lo veía más desde el lado de lo mecánico. Las redes neuronales son una forma de abordar el tema, ya que intentan imitar las formas de vida, tomar decisiones y dar respuestas ante cualquier estímulo. Son un ejemplo de cómo sería comenzar a pensar, o al menos imitar formas de pensamiento. Pero se está lejos de eso”.

Pablo Luengo agrega: “La robótica no puede hacer las cosas que el hombre aún no ha descubierto en su totalidad, y entre ellas está el funcionamiento del cerebro, los sentimientos o cómo funciona la memoria, entre otros”. Sin embargo, el avance de la robótica está en el cotidiano de las personas, más allá de las narraciones e imaginarios, por eso afirma: “En la actualidad, cuando se programa un lavarropas automático estás dejando que una máquina realice un trabajo que sólo unas décadas atrás se hacía a mano con una tabla de madera, mientras tanto vos te vas a hacer otra cosa, en este sentido la disminución del trabajo mecánico es una constante en el proceso evolutivo humano. Es por los beneficios que implica que no le tememos al avance del automatismo”.

“Creo que el principal temor a la robótica está relacionado con lo laboral”, afirma Luengo. Para el docente de la materia Representación gráfica, la escena de un taller totalmente automatizado gracias a los robots es la figura que puede aparecer como más amenazante para muchas personas. Sin embargo, “aquí aparece el rol de la Universidad y la educación, porque en realidad las personas deben tener cada vez más conocimientos y convertirse en trabajadores calificados”. “El operario debe manejar equipamientos complejos y creo que ese es el mensaje que nos da la robótica, poder pensar estos desafíos”, sostiene Luengo.

El equipo de trabajo que impulsa el desarrollo del robot hexápodo está compuesto por Eduardo Álvarez, docente de la cátedra de Electrónica digital y director del proyecto; Pablo Luengo, diseñador industrial y docente de Representación gráfica; Emanuel Llanos, estudiante del último tramo de la carrera Ingeniería en Informática; Juan Irusta, estudiante de la Tecnicatura en Desarrollo de Sistemas Informáticos. También participan Gustavo Euseglio y Germán Osella. Colabora en lo relativo a la web, Eliana Serrano. En tanto, Claudia Russo y Mónica Sarobe están a cargo de la gestión del proyecto.


Marcelo Maggio


Mediante inteligencia artificial buscan mejorar el diagnóstico de osteoporosis

El proyecto apunta a generar estructuras sintéticas que no son reales, pero lo parecen, y así entrenar algoritmos para mejorar las técnicas de diagnóstico actuales. El desarrollo fue seleccionado por una empresa de software entre más de 180 propuestas de 30 países.

Un cañón de ozono para desinfectar espacios públicos

Científicos de la Universidad Nacional de La Plata finalizaron la construcción del prototipo de un cañón de ozono, un equipo que permite generar altas concentraciones de ese gas para, posteriormente, diseminarlo en diferentes espacios públicos y así eliminar de forma rápida y segura virus como el COVID-19, bacterias y otros gérmenes.

Desarrollan un método que optimiza el rendimiento de paneles solares

El objetivo es ofrecer una herramienta aplicable a los procesos de conversión de energía fotovoltaica. El método desarrollado permite reducir al máximo las variables que se miden para optimizar la energía. Fue diseñado e implementado por investigadores del Grupo de Control Aplicado de la Facultad de Ingeniería de la UNLP.

Cómo reducir la vulnerabilidad sísmica en estructuras civiles

Investigadores de la UNCUYO y del Conicet llevan a cabo pruebas experimentales con amortiguadores de masa sintonizados (AMS). Buscan reducir los daños que puedan sufrir las estructuras civiles por la acción de una falla cercana. El potencial uso resulta atractivo por los bajos costos en comparación con otras alternativas de protección sísmica.

Estudiantes crearon un sistema para desinfectar colectivos en cinco minutos

Estudiantes crearon un sistema para desinfectar colectivos en cinco minutos

Son ocho jóvenes que, en sólo tres meses se conectaron, idearon, consiguieron los materiales, armaron el prototipo, lo probaron, lo mejoraron, lo patentaron, proyectaron cómo implementarlo en caso de que la demanda sea alta. Hoy están abiertos a la propuesta de proveedores, empresarios y transportistas interesados en el sistema, y confían en que puede transformarse en una oportunidad y fuente de trabajo para muchas personas.

Producción de orquídeas a partir de Internet de la Cosas (IoT)

Desde la Universidad de Belgrano investigadores trabajan en un proyecto para la producción de orquídeas a partir de IoT. Para llevarlo a cabo se interconectaron invernaderos con la nube, donde una aplicación realiza el análisis de los datos generados por los sensores de cada uno para regular parámetros que permitan el desarrollo sustentable de la especie.

Canal de videos 104