Universidad Nacional del Sur - Departamento de Biología, Bioquímica y Farmacia

06 de Enero de 2020 | 8 ′ 56 ′′


Una vía para salvar al 90% de los pacientes que fallecen por cáncer



Más de 50 mil muertes por año se podrían evitar en Argentina con terapias efectivas para tratar la metástasis, el proceso causante de la mayor parte de los decesos por cáncer. Científicos y médicos investigan cómo se produce, ya que su conocimiento permitiría buscar terapias para nuevos tratamientos.

¿Cómo una célula viaja desde un tumor original a otros órganos y se inicia el proceso de metástasis? Esa es la pregunta que busca responder un grupo de científicos de Bahía Blanca, en colaboración con el Instituto Max Planck, de Alemania, y con médicos de un hospital local. Comenzaron con el cáncer de mama, y extienden los estudios a otro tipo de tumores.
“Muchas células del cuerpo deben moverse para cumplir su función, pero ese mismo mecanismo se ve exacerbado en las células tumorales y es lo que permite el proceso de metástasis, que es lo que mata al 90% de los pacientes que fallecen de cáncer. La metástasis es la capacidad de las células de moverse e invadir otros órganos. Con este trabajo se aportan conocimientos muy importantes de cómo es el mecanismo que permite el movimiento y esa invasión exagerada, lo estudiamos fundamentalmente en el cáncer de mama, y comenzamos con el de tiroides", detalló la doctora Georgina Coló, investigadora del Instituto de Investigaciones Bioquímicas de Bahía Blanca (INIBIBB), dependiente de la Universidad Nacional del Sur (UNS) y el CONICET.
“El cáncer no es una enfermedad, son muchas, con un mecanismo común: la proliferación descontrolada de células. Por eso, mientras que algunas son curables, en otras estamos muy lejos de hallar una cura”, explicó el doctor Alejandro Curino, uno de los directores del laboratorio donde se desempeña la doctora Coló, a Argentina Investiga (http://argentinainvestiga.edu.ar/noticia.php?titulo=alejandro_curino_nunca_vamos_a_hallar_una_cura_para_el_cancer&id=1880).
“El término ‘cáncer’, en singular, está mal usado. Ello fue nocivo en la historia de las terapias y la investigación y, sobre todo, para las expectativas de la sociedad. Con una palabra quiso agruparse a un conjunto de patologías, que hoy sabemos que son totalmente distintas en sus mecanismos, en sus manifestaciones y en las terapias para su tratamiento”, agregó el investigador. Él y su esposa, la doctora María Marta Facchinetti, codirectora del mencionado Laboratorio, regresaron en 2006 luego de trabajar en institutos de Estados Unidos, gracias a la repatriación de científicos llevada a cabo por el Conicet a partir de 2003.

Por su parte, Coló es licenciada en Biotecnología, egresada de la Universidad Nacional de Quilmes y se doctoró en la UBA, con especializaciones en los Estados Unidos, España y -recientemente- en el Instituto Max Planck de Alemania. Aseguró que más del 90% de los pacientes que mueren por cáncer lo hacen por efectos de la metástasis y no por el tumor primario. Hasta el momento, los tratamientos para detenerla son escasos y poco exitosos. “Hoy, gracias a los muchos años de investigación, existen tratamientos para algunos cánceres de mama, pero aún no para las metástasis, que mayormente se dan en el pulmón, hueso, hígado y cerebro”, detalló. Gracias a estos estudios se podría desarrollar algún tipo de tratamiento que logre frenar la migración y la diseminación de células tumorales al resto del cuerpo.
"Este trabajo se desprende de esa estancia en Alemania, donde fui a hacer mi posdoctorado. Ahí comencé a estudiar las señalizaciones específicas de las células. Cuando decidí volver a la Argentina quise continuar con esta línea de trabajo sobre el cáncer y me incorporé al Laboratorio de Biología del Cáncer, en el INIBIBB. Comenzamos a estudiar cómo estos procesos eran importantes en la metástasis, en la colonización de otros órganos, para lo que no hay cura. Este estudio se enfocó en los mecanismos de ciertos receptores, que son los que ayudan a las células a moverse, y cómo viajan en el cuerpo humano. Comenzamos con el cáncer de mama porque en los hospitales de la zona teníamos biopsias y muchas líneas celulares”, explicó. Dentro del equipo que lleva adelante esta investigación también participan los médicos Sergio Recio y Pamela Pichel, del Hospital Municipal de Bahía Blanca.
“Ahora estamos iniciando los estudios en cáncer de tiroides, de lo que también tenemos muchas biopsias de distintos pacientes, y hemos visto resultados muy buenos, no hay nada descripto hasta ahora", detalló Coló, y agregó: "Entendiendo los mecanismos específicos, podemos buscar terapias que detengan ese proceso: al detectar un tumor que se sabe que puede hacer metástasis, se puede tratar para que no la inicie, y luego poder extirparlo".

Recientemente, una investigación presentada por el grupo y titulada “El rol de la mecanoseñalizacion dependiente de integrinas en la activación de GTPasas pequeñas y el cáncer”, de la que es autora Coló junto a Lucía Fernández Chávez, Karen Schweitzer, Nazarena Barrera Lamas, Ariel Gandini, Exequiel Gonzalo Alonso, Marilina Mascaró, Pamela Pichell, Sergio Recio, Reinhard Fassler, María Marta Facchinetti y Alejandro Curino, fue premiada en el último congreso de la Sociedad Argentina de Investigación Clínica. Esta es una de las organizaciones científicas más numerosas y prestigiosas del país, que ha tenido como presidentes a investigadores notables, como Christiane Dosne de Pasqualini, Eduardo Charreau, Martín Isturiz y Roberto Sica, entre otros. Obtuvo 100 mil pesos, que por unanimidad decidieron dedicar a comprar insumos de laboratorio.

Coló regresó en 2017 a la Argentina como una de las pocas científicas repatriadas en ese período por el CONICET, con una beca de reinserción. En noviembre de 2019 pudo ingresar a la carrera de Investigador. Actualmente, también es docente en el Departamento de Biología, Bioquímica y Farmacia de la UNS. “Quería aplicar todo mi conocimiento adquirido en el exterior en la búsqueda de una solución a un problema grave para el que todavía no hay cura”, reflexionó. “En Bahía Blanca pudimos estar más cerca de casos reales utilizando biopsias humanas, y comparar nuestro resultados in vitro con lo que sucedía en pacientes”, continuó. “Gracias a la llegada de la doctora Coló a nuestro Laboratorio pudimos comenzar esta colaboración con el Instituto Max Planck, que es fundamental para llevar adelante este trabajo”, reconoció Curino. “Tenemos en proyecto numerosas líneas de investigación relacionadas con la que obtuvo este premio, pero no podemos encararlas por falta de fondos”, se sinceró el investigador. Como ejemplo, explica que el grupo obtuvo hace tres años un subsidio bilateral argentino-germano para este proyecto, pero todavía no tuvieron acceso a los fondos que debía aportar el gobierno argentino. “Afortunadamente, pudimos costear algunas aplicaciones con fondos de otro proyecto y con las contrapartes de nuestros socios en Alemania, pero seguimos esperando la parte argentina”, explicó. Coló agregó que, gracias a este vínculo, es posible realizar allí los experimentos más caros y complejos “ya que en nuestro país no contamos con el aporte de fondos necesarios del Estado”.
“No es cierto que por ser un país en desarrollo estamos atrasados. Hoy la ciencia es global, y cualquier descubrimiento en otro país del mundo en pocos días ya se conoce en Argentina, por la movilidad de los investigadores y el acceso mundial a las publicaciones científicas”, manifestó Curino a Argentina Investiga.

Según las estadísticas del Instituto Nacional del Cáncer (https://www.argentina.gob.ar/salud/instituto-nacional-del-cancer/estadisticas/mortalidad), en Argentina hubo 65 mil fallecimientos por tumores en 2017, último año con datos publicados. La mortalidad por esta enfermedad registrada en el país ese año fue de 118 varones y 87 mujeres por cada 100 mil habitantes, respectivamente. Esta enfermedad es la segunda causa de muerte (19,2%), junto a las enfermedades cardiovasculares (28,5%) y la diabetes (19%) dentro de las enfermedades no transmisibles más relevantes; las cuales concentraron el 50% de todas las defunciones registradas ese período, con tasas que se evidencian sostenidas en niveles similares por muchos años. Comprender los mecanismos de la metástasis y elaborar tratamientos podría salvar más de 55 mil vidas por año, y generar enormes ahorros a los sistemas de salud estatal, privado y las obras sociales, además de un ahorro no cuantificable: el emocional para pacientes y familiares. Los datos y las razones justifican ampliamente la inversión que se requiere; y, sobre todo, el esfuerzo de un equipo científico que -con proyección internacional- hace ciencia de primer nivel mundial.


Marcelo C. Tedesco


Galgo: un algoritmo que identifica firmas genéticas en múltiples tipos de cáncer

El desarrollo contribuye a aportar mayor precisión en el tratamiento del cáncer. Se trata de un estudio de inteligencia artificial que no sólo permite caracterizar tumores de forma más específica, sino que también tiene el potencial de guiar en la búsqueda de tratamientos personalizados.

Nanotecnología y botellas recicladas para purificar el agua de efluentes urbanos

Con botellas de plástico recicladas y nanopartículas, investigadores de la Universidad Nacional de La Plata y de la Universidad Nacional del Litoral desarrollan un sistema de filtros que sirve para purificar el agua residual urbana. De este modo, a muy bajo costo, logran disminuir su carga microbiana y toxicidad para luego utilizarla para el riego en zonas semiáridas.

Mejoran el rendimiento de terapias nanotecnológicas contra el cáncer de mama

En experimentos con ratones, investigadores de la UNC y de la UNL lograron optimizar la efectividad del tratamiento contra este tipo de tumores. Lo hicieron al reducir químicamente el tamaño de las nanopartículas que transportan y depositan la droga en el tejido tumoral. De esta manera, el tratamiento podría ser más corto, menos costoso y reduciría los efectos secundarios adversos de las terapias tradicionales.

¿Qué aprenden los que educan en unidades penitenciarias?

Brindar formación en contextos de encierro fue el punto de partida para la reflexión sobre lo que reciben médicos y enfermeras que salen de la tradicional educación hospitalaria y se animan a insertarse en otros ámbitos de la sociedad.

El exceso de una proteína en tumores haría más efectiva la acción de un fármaco

La investigacion sostiene que, si bien el Herceptin se aplica clínicamente en los pacientes con cáncer de mama y gástrico, también podrían verse beneficiados otros pacientes con otros tipos de cáncer que sobreexpresen la proteína ErbB-2.

Receptor a Histamina H4 como posible marcador pronóstico en la evolución de enfermedades oncológicas

Docentes investigadores de la Facultad de Ciencias Naturales y Ciencias de la Salud, en colaboración con profesionales de BIOMED -UCA-CONICET, estudiaron el receptor A Histamina H4 como posible marcador pronóstico en la evolución de enfermedades oncológicas como el melanoma.

Canal de videos 104